Ivannia Varela. 5 junio
Shutterstock
Shutterstock

Respirar un aire contaminado hace que anualmente mueran en el mundo 7 millones de personas, para un total de 800 seres humanos cada hora.

La mayoría de estos decesos tienen lugar en la región de Asia y el Pacífico, donde las muertes ascienden a 4 millones al año.

Sin embargo, ningún lugar del planeta pareciera estar libre de este problema. En América, por ejemplo, más de 300.000 fallecimientos anuales ocurren por la mala calidad del aire.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades relacionadas con esta situación son muchas y complejas.

Por ejemplo, el 43% de las muertes atribuidas a la obstrucción de las vías respiratorias obedecen a esta causa, así como el 24% de las defunciones por dolencias cardíacas, el 25% de los fallecimientos por apoplejías, el 50% de las muertes por neumonía infantil y un 29% de los óbitos por cáncer de pulmón.

Asimismo, esta situación se relaciona con un incremento en casos de asma, enfisema y la bronquitis crónica.

Existen estudios que, de igual manera, mencionan un bajo coeficiente intelectual en los niños que crecen en ciudades ambientalmente enfermas y algunos científicos indagan cómo respirar este tipo de aire puede afectar el cerebro para desencadenar males como la demencia y episodios psicóticos en adolescentes.

Ni qué decir de los estragos que esta situación genera en otros índices de salud vitales. Al respecto, el estudio Estado Global del Aire 2019, difundido en abril por el Instituto de Efectos sobre la Salud, con sede en Boston, Estados Unidos, mencionó que la esperanza de vida de los menores que nacen en este momento se acortaría en promedio 20 meses, debido al aire contaminado.

Para la ONU, junto con las implicaciones en la salud humana, la contaminación atmosférica también acelera el calentamiento global y debe ser vista como un serio problema de justicia social y desigualdad ya que existen poblaciones que están más expuestas que otras.

En ese sentido, los niños, las mujeres, los adultos mayores y quienes poseen menos recursos económicos son los grupos más vulnerables. El 90% de las muertes relacionadas con la contaminación del aire ocurre en países de ingresos bajos y medios.

De acuerdo con el Banco Mundial, este tipo de contaminación también es visto como un duro golpe a la economía ya que sus costos, en asistencia social, exceden los US$ 5 billones anuales.

Aire dañino

Para estudiar si el aire que respiramos no es saludable, los científicos se basan en dos tipos de partículas clave: las PM10 y las PM2,5.

FUENTE: OMS Y ARCHIVO LN    || C.F. / LA NACIÓN.

Conciencia global

El Día Mundial del Medio Ambiente 2019, dedicado a este tema, insta a los gobiernos, las industrias, las comunidades y los individuos en todo el mundo a unirse para explorar las soluciones contra la contaminación del aire a través de las energías renovables y las tecnologías sostenibles.

El Gobierno de China, país anfitrión de la celebración este año, se comprometió a organizar actividades en múltiples ciudades, con un evento principal en Hangzhou, provincia de Zhejiang.

De acuerdo con Joyce Msuya, directora ejecutiva adjunta de ONU Medio Ambiente, China se ha convertido en un líder de la acción climática, con un creciente sector de energía limpia. El país asiático posee la mitad de los vehículos eléctricos del mundo y 99% de los autobuses eléctricos.

De acuerdo con un nuevo informe de Naciones Unidas sobre la contaminación del aire en Asia y el Pacífico, la implementación de 25 políticas de tecnología en esa región podría generar una reducción de hasta 20% en las emisiones de dióxido de carbono y de 45% en las emisiones de metano a nivel mundial, lo que evitaría 0,3˚C de calentamiento global.

¿Qué causa la contaminación del aire'

En el sitio oficial del Día Mundial del Medio Ambiente de Naciones Unidas (https://www.un.org/es/events/environmentday/) se explica, cuáles son las principales fuentes que contaminan el aire que respiramos. A continuación la lista:

Hogar: la principal fuente de contaminación en el ambiente de las casas es la quema en interiores de combustibles fósiles, madera y otros combustibles de biomasa para cocinar, calentar y encender fuegos. Alrededor de 3.8 millones de muertes prematuras son causadas por la contaminación del aire interior cada año, la gran mayoría en países en desarrollo.

Industria: en muchos países la producción de energía es una fuente importante de contaminación del aire. Las centrales eléctricas que queman carbón son un emisor importante, mientras que los generadores diesel suponen una preocupación creciente en áreas desconectadas de la red eléctrica.

Transporte: el sector del transporte mundial representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, una proporción que está aumentando. Las emisiones del transporte se han relacionado con casi 400,000 muertes prematuras.

Agricultura: hay dos fuentes principales de contaminación del aire proveniente de la agricultura: el ganado, que produce metano y amoníaco, y la quema de residuos agrícolas. Alrededor del 24% de todos los gases de efecto invernadero emitidos en todo el mundo provienen de la agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo.

Residuos: la quema de residuos a cielo abierto y los desechos orgánicos en los vertederos liberan a la atmósfera dioxinas nocivas, furanos, metano y carbono negro. A nivel mundial, se estima que 40% de los residuos se quema al aire libre, un problema que resulta más grave en las regiones que se están urbanizando y en los países en desarrollo.

Otras fuentes: no toda la contaminación del aire proviene de la actividad humana. Las erupciones volcánicas, las tormentas de polvo y otros procesos naturales también causan problemas.