Agencia AP. 29 agosto
Esta foto muestra una perspectiva general del cañón Cooper's Ferry en el oeste de Idaho. (Loren Davis/ AP)
Esta foto muestra una perspectiva general del cañón Cooper's Ferry en el oeste de Idaho. (Loren Davis/ AP)

Nueva York. Los científicos dicen que encontraron artefactos en Idaho que indican que personas vivían allí hace unos 16.000 años, proporcionando nueva evidencia de que los primeros habitantes del continente ingresaron siguiendo la costa del Pacífico.

El descubrimiento apunta a Japón como un origen posible o influencia de la migración, dijo el líder del estudio, Loren Davis, de la Universidad Estatal de Oregon.

Otros expertos estaban divididos en torno al significado de los hallazgos y su antigüedad, una reacción no inusual en el polémico tema de los primeros humanos en el Nuevo Mundo.

Davis y sus colegas reportaron el jueves en la revista Science sobre su excavación en el cañón de Cooper's Ferry, en el occidente de Idaho.

En la parte más vieja del sitio, los investigadores encontraron 43 trozos que evidentemente habían sido desprendidos de piedras en el proceso de crear herramientas como las halladas en áreas menos antiguas del sitio. Hallaron además cuatro de esos trozos que habían sido modificados para ser utilizados para cortar o raspar, y trozos de hueso que indican comida desechada, dijo Davis.

El sitio tiene una antigüedad de entre 15.280 y 16.560 años, según se determinó en los análisis. Fue ocupado repetidamente a lo largo del tiempo.

Otra teoría

¿Qué significa todo esto? Para empezar, señalaron los investigadores, la edad calculada favorece un lado del debate sobre cómo arribaron los primeros habitantes de las Américas.

La teoría tradicional es que el continente americano comenzó a poblarse luego que un grupo de migrantes cruzó un puente de tierra ahora sumergido llamado Beringea que se extendía de Siberia a Alaska. A partir de allí, el avance de la migración hacia el sur fue bloqueado durante cierto tiempo por enormes masas de hielo en Canadá, pero a la larga se abrió una brecha y la gente pasó por ese “corredor sin hielo”.

Pero en años recientes, a medida en que los científicos han descubierto indicios cada vez más antiguos de seres humanos viviendo en el continente americano, algunos han argumentado que las primeras personas comenzaron a arribar antes de la apertura de ese corredor. Así que quizás viajaron por el Pacífico, por bote o a pie, o de ambas formas.

Davis dijo que su estudio indica que había personas viviendo en Idaho mucho antes de la apertura del corredor, citando otros estudios que dicen que ello ocurrió hace unos 14.800 años. La mejor explicación, dijo, es que “ellos bajaron por la costa y giraron hacia la izquierda al sur del hielo, y ascendieron por la Cuenca del Río Columbia”.

Durante las excavaciones se encontró un tipo de punta de flecha de piedra parecida a artefactos de similar edad hallados en la isla japonesa de Hokkaido. (Loren Davis/ AP)
Durante las excavaciones se encontró un tipo de punta de flecha de piedra parecida a artefactos de similar edad hallados en la isla japonesa de Hokkaido. (Loren Davis/ AP)

En el sitio pudo hallarse un tipo de punta de flecha de piedra parecida a artefactos de similar edad hallados en la isla japonesa de Hokkaido. Eso respalda la idea de que la migración que llevó a la llegada de los primeros humanos al continente americano pudiera haber comenzado en esa área, cuando Hokkaido formaba parte de una masa de tierra más grande, dijo Davis. O pudiera haber comenzado en otra parte del noreste de Asia, pero aun así reflejar una contribución cultural del área de Hokkaido, agregó.

Una migración proveniente del área de Hokkaido pudiera haber bordeado la costa sur de Beringea antes de dirigirse al sur a lo largo del Pacífico, dijo.

Dennis Jenkins, arqueólogo del Museo de Historia Natural y Cultural de la Universidad de Oregon, dijo que el sitio en Idaho parece tener 16.000 años de antigüedad. Señaló además que el estudio proporciona “un gran avance” al vincular a los primeros habitantes del continente con Japón de una forma más firme que antes.

Pero Ben Potter, de la Universidad de Alaska en Fairbanks, cuestionó la edad reportada de los objetos. Dijo que los cálculos de edad más seguros no preceden a la apertura del corredor sin hielo, así que el nuevo estudio no descarta ese posible punto de entrada. Agregó que la comparación con los artefactos japoneses no le convence.