Irene Rodríguez. 20 diciembre, 2018
Este es el sismógrafo que la NASA utilizará en la superficie marciana como parte de la misión Mars InSight. Fotografía: NASA/JPL-Caltech
Este es el sismógrafo que la NASA utilizará en la superficie marciana como parte de la misión Mars InSight. Fotografía: NASA/JPL-Caltech

Luego de casi cuatro semanas de haberse posado en Marte, la sonda Mars InSight logró, la noche de este miércoles, instalar exitosamente su sismógrafo (SEIS, por su diminutivo en inglés) sobre la superficie.

Así lo hizo saber la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) a través de la cuenta de Twitter de la misión.

“¡Fiu! Descansando después de un largo día, pero lo he logrado: ¡he instalado mi sismógrafo en la superficie de Marte! Con esto, podré sentir los ‘marciamotos’ y ayudaré a revelar los verdaderos latidos de Marte”, cita el tuit, en el que también se compartió el video de la instalación de este dispositivo.

Según explicó la NASA en un comunicado de prensa, para “descargar” el sismógrafo y el dispositivo para probar el calor, temperatura y propiedades físicas (HP3), los ingenieros primero debieron verificar que el brazo robótico que recoge y posicione los instrumentos en la superficie marciana funcionara corrrectamente.

También analizaron las imágenes que se habían enviado hasta el momento de la superficie del planeta y vieron cuál era el mejor lugar para ubicar el SEIS.

Después de varias pruebas con otro tipo de instrumentos, supieron que ya era tiempo de instalar el sismógrafo. Y lo lograron sin el menor problema.

“El sismógrafo es el instrumento de principal prioridad dentro del InSight. Necesitamos tenerlo en orden para completar cerca de tres cuartas partes de nuestros objetivos científicos”, expresó en el comunicado Bruce Banerdt, investigador principal de la misión.

Durante los próximos días, el equipo que trabaja con el InSight se dedicará a calibrarlo y a ponerlo en la posición correcta, ya que en este momento tiene una inclinación de dos a tres grados. Los primeros datos se tendrán apenas se logre tener al SEIS en la posición correcta, pero la NASA no precisa cuándo pueda ocurrir esto.

“Ya estamos esperando abrir una botella de Champagne para cuando tengamos los primeros datos del sismógrafo. Tengo una botella lista para la ocasión”, concluyó Banerdt.