RecreaTico

Cerdo mechado que probé en Tibás está para un cómic de ñangazos

Cuando almorcé un sánguche de cerdo mechado y ensaladita de repollo, a la vuelta de La Nación, supe que tenía que contarlo. Más aún por la salsa y los camotes fritos que acompañaban el plato.

Diálogo:

—Ñan, ñam, mmm, ñom-ñom—, exageraba al comer.

—¡Qué! ¿Está bueno? ¿Le gusta?—, me preguntaba Natalia.

Yo terminaba de masticar mi primer bocado de la forma más incrédula al tiempo que preparaba mi respuesta.

—Ñom-ñom... ¿Por qué no me recomendó este sánguche la vez que hice la reseña acerca de su restaurante?—, hablé con la boca medio llena.

—Diay, no sé. Es que, por dicha, Melissa y yo tenemos mucha comida que ofrecer. No sólo postres.

—¡Qué bárbaras! Eso no se hace—, les dije admirado y en son de broma a las propietarias de Golden Sugar, local que está a la vuelta de La Nación, sobre calle Central.

Aquellos golpes entre el sánguche y mis dientes eran particulares porque realmente trataba de entender su composición, texturas, aromas y demás.

Prestaba mucha atención al crujir de mis bocados y al sonido de mi voz cuando hablaba.

Si los puñetazos se han exagerado y se les han creado palabras cuya forma fónica imitan el sonido de aquello que las representan, ¿por qué no hacerlo con los ñangazos? Que por cierto, ‘ñangazo’ debe provenir del sonido ‘ñamm’ que generamos al momento de alimentar a un bebé.

Y así fue:

‘¡Crash!’

Primera onomatopeya de las historietas de Batman y Robin que recuerdo y asocio al morder el crujiente y recién salido pan de cerveza del horno.

No duele ni raspa el cielo de la boca.

‘Boff!’

La segunda imitación de sonido se produjo cuando mis dientes llegaron a la jugosa y deliciosa carne mechada.

Una suavidad indescriptible que salta al aire como lo hacían tan graciosas palabras de impacto en la introducción de la serie protagonizada por Adam West en la década de los sesenta.

Estos ñangazos resucitan lenguas dormidas y dan con el sabor umami tan deseado.

¡Rayos y centellas!

No sólo se trataba de sánguches. Esta preparación llamada “pulled pork”, en inglés, también sorprende en gallos con tortillas de harina, cáscaras de papa rellenas o en los infaltables nachos Tex-Mex.

Como en este sitio abundan personajes de caricaturas, animés, películas, libros o la mezcla de ellos, había escrito que los postres de Golden Sugar solo se ven con el corazón, ya que lo esencial es invisible a los ojos, en referencia al amor de las hermanas Vega Soto por la lectura de El Principito, al trabajo y a su familia.

Las bebidas son obras de arte y las prepara Natalia por lo que ella ha visto en otras latitudes, películas o libros. De la comida se encarga Melissa.

Para terminar el antojo, aquí les dejo un video que hice en julio de 2019 y algunas fotografías recientes del lugar y su comida:

Video:

Fotos:

Fin.

En Instagram acostumbro subir fotos y videos relacionados con comida, árboles, animales, deportes y naturaleza. Algunas de ellas terminan convirtiéndose en publicaciones de este blog.

Estas otras lecturas podrían ser de su interés:

Postres de Golden Sugar solo se ven con el corazón: lo esencial es invisible a los ojos

Restaurante escondido con vista al Valle de Orosi también es hotel: destaca por sus carnes y pizzas

Chocolatería en San José ofrece comida de dioses: ya probé la mitad del menú para alcanzar la salvación​

​Ágape en San José: Cuando el amor es desinteresado, hasta una entraña sale con un camarón

El cóndor pasa por San José y deja una enorme leche de tigre con salsa huancaína

Sustancia con jarrete levanta muertos en cantina de barrio Amón. ¿Requisito? “Venir de goma”

Gua bao: las hamburguesas asiáticas al vapor que probé en San José

Comida de la Cochinchina en Costa Rica: probé rollos con salsa de maní, sopa Pho e historia

​Rösti: el plato típico de la comida suiza que se consigue en Cartago

​Mamalila: una casa antigua de más de 100 años es hoy un restaurante argentino en Cartago

¿Por qué debe ir a barrio Escalante a probar la hamburguesa Chuck Berry de Lupulus?

Pizzería napolitana en San José es la ‘Madre’: por su larga fermentación, bajo precio y exquisito sabor

Cafetería en Curridabat deleita con más de 16 sabores de cannoli, el postre de Sicilia

​Una milpa desgrana antojos en La Cali con esquites y mazorcada: ¡qué rico ser maicero!

Un ceviche en Escazú embruja el paladar: Es el mejor que he probado

Con esta comida callejera, quien peca y peca gana: es saludable, sabrosa y barata

Nueva oferta gastronómica en Cartago

​Terraza italiana en Alajuela sorprende por sus espagueti frutti di mare

De un viejo parqueo josefino a un sitio donde la comida es la obra de arte

Del cielo caen pargo fresco y patacones: un barco encalló en Cartago y amenaza a las papas

Jacó alternativo, sensible al arte y amigo de la naturaleza

En San José preparan un espagueti ‘en llamas’: lo probé y esta es la ardiente historia

​Cocina al vacío en Rohrmoser: la tica también es comida gourmet

El postre de Drácula se consigue en San Pedro: mágico, barato y hasta en sánguche tocino-chipotle

El restaurante escondido en un segundo piso donde el aguacate es la estrella del menú

​¡Bumm! Mi paladar explotó en San José con los exóticos sabores de Oriente Medio

Osvaldo Calderón

Osvaldo Calderón

Periodista con grado de licenciatura en Comunicación y Mercadeo. Gestiona redes sociales de las marcas de Grupo Nación desde el año 2014. Apasionado de la fotografía digital.