RecreaTico

Ágape en San José: Cuando el amor es desinteresado, hasta una entraña sale con un camarón

Dice el menú que este plato es donde el mar y la tierra se encuentran, pero ¡qué va! Es más que eso.

Sobre una cama blanca perecean una jugosa y apasionada entraña junto a un enamorado camarón jumbo.

Ella: proveniente de una distinguida familia Angus. Él: un crustáceo de familia carroñera.

A ambos se les ve bien. Es ágape, un tipo de amor incondicional y reflexivo, en el cual el amante le desea sólo el bien al ser amado.

Los observan unas papas fondant con limón y miso. ¿Extraño, no? ¿Qué hacen allí? No importa… Una cremosa salsa Dijon con hierbas está anuente —en un recipiente aparte— a brindarles una lluvia de sabor.

Juntos, pero no revueltos, todo esto se trata de una obra de arte culinario en el restaurante Julián, en Rohrmoser.

Un video:

Ágape.

Si bien la palabra ‘ágape’ tiene un sinónimo de ‘banquete’ (comida para celebrar algún acontecimiento —como San Valentín—), esta va más allá de los alimentos y significa ‘amor’ en idioma griego.

El sociólogo canadiense John Alan Lee (1933–2013) definió en su libro “The Colours of Love” seis tipos de amor al basarse en palabras griegas relacionadas con este sentimiento de afecto universal.

En resumen, se refiere a (1) ‘eros’ como el erótico, romántico y pasional; (2) ‘ludus’ como el lúdico, de diversión y aventuras; (3) ‘storge’, que hay mucha madurez y lealtad.

El (4) amor ‘maniático’ surge de la obsesión, lo pasional y los celos. En el (5) ‘pragmático’, la pareja aborda su relación desde intereses comunes en cuanto a lo realista y práctico.

Y finalmente, el amor (6) ‘ágape’ que es el desinteresado, con un compromiso inquebrantable, donde no hay celos ni se busca reciprocidad, ya que la base de este es el bienestar del otro.

Volviendo a la delicia de comida fusión, debo mencionar que Julián es un restaurante de autor, con muchas recetas francesas, debido a que sus dueños son una pareja integrada por una chef pastelera francesa y un hombre de negocios panameño.

Su nombre se debe a uno de los hijos de ambos y todo lo degustado es exquisito.

11 fotografías:

Vale la pena darse un banquete en un sitio como estos de vez en cuando, para una ocasión especial o con mayor frecuencia si la billetera lo permite, ya que es de precios altos.

Sin embargo, la relación entre costos y calidad está pareja. “Teniendo amor no se pierde la luz. No hay ceguera donde hay amor” y “es cierto que nos cuesta dinero, pero, en fin, hay que hacer algo por amor a Dios”, escribió el dramaturgo francés Víctor Hugo en su obra maestra “Los Miserables” (por si gusta leerla).

Fin.

En Instagram acostumbro subir fotos y videos relacionados con comida, árboles, animales, deportes y naturaleza. Algunas de ellas terminan convirtiéndose en publicaciones de este blog.

Estas otras lecturas podrían ser de su interés:

El cóndor pasa por San José y deja una enorme leche de tigre con salsa huancaína

Sustancia con jarrete levanta muertos en cantina de barrio Amón. ¿Requisito? “Venir de goma”

Gua bao: las hamburguesas asiáticas al vapor que probé en San José

Comida de la Cochinchina en Costa Rica: probé rollos con salsa de maní, sopa Pho e historia

​Rösti: el plato típico de la comida suiza que se consigue en Cartago

​Mamalila: una casa antigua de más de 100 años es hoy un restaurante argentino en Cartago

¿Por qué debe ir a barrio Escalante a probar la hamburguesa Chuck Berry de Lupulus?

​Terraza italiana en Alajuela sorprende por sus espagueti frutti di mare

Pizzería napolitana en San José es la ‘Madre’: por su larga fermentación, bajo precio y exquisito sabor

Cafetería en Curridabat deleita con más de 16 sabores de cannoli, el postre de Sicilia

​Una milpa desgrana antojos en La Cali con esquites y mazorcada: ¡qué rico ser maicero!

Un ceviche en Escazú embruja el paladar: Es el mejor que he probado

Con esta comida callejera, quien peca y peca gana: es saludable, sabrosa y barata

Postres de Golden Sugar solo se ven con el corazón: lo esencial es invisible a los ojos

Nueva oferta gastronómica en Cartago

​Terraza italiana en Alajuela sorprende por sus espagueti frutti di mare

De un viejo parqueo josefino a un sitio donde la comida es la obra de arte

Del cielo caen pargo fresco y patacones: un barco encalló en Cartago y amenaza a las papas

Jacó alternativo, sensible al arte y amigo de la naturaleza

Chocolatería en San José ofrece comida de dioses: ya probé la mitad del menú para alcanzar la salvación​

En San José preparan un espagueti ‘en llamas’: lo probé y esta es la ardiente historia

​Cocina al vacío en Rohrmoser: la tica también es comida gourmet

El postre de Drácula se consigue en San Pedro: mágico, barato y hasta en sánguche tocino-chipotle

El restaurante escondido en un segundo piso donde el aguacate es la estrella del menú

​¡Bumm! Mi paladar explotó en San José con los exóticos sabores de Oriente Medio

Osvaldo Calderón

Osvaldo Calderón

Periodista con grado de licenciatura en Comunicación y Mercadeo. Gestiona redes sociales de las marcas de Grupo Nación desde el año 2014. Apasionado de la fotografía digital.