De viaje con Jairo

Auschwitz, así es visitar el campo de concentración nazi en Polonia

Oswięcim, Polonia. Todo el día estuvo oscuro y la lluvia dio poca tregua. Llegamos a esta ciudad de Polonia alrededor del mediodía, para visitar lo que fue el campo de concentración más grande y mortal de la Alemania nazi.

Nuestro horario de entrada era las 12:30 p. m. y llegamos justos, pues habíamos alquilado un vehículo en Alemania para movernos con mayor facilidad, pero fue difícil hallar espacio en un parqueo.

Al final pudimos ingresar, soportando la lluvia pertinaz. Adquirimos boletos para uno de los grupos en idioma español.

Es cierto, se percibe una sensación extraña al recorrer este complejo que integraba diversos campos de concentración y exterminio, sobre todo al ver fotografías de las víctimas y estar en las barracas.

Quienes estuvieron presos aquí, más o menos 1,3 millones de personas, de las cuales murieron 1,1 millones (la mayoría judíos), debieron soportar las gélidas temperatura, con una raquítica alimentación que consistía en una sopa preparada con verduras descompuestas, por lo que las diarreas eran comunes.

Auschwitz se ha convertido en uno de los mayores sitios turísticos de Polonia, un país con mucho para visitar a precios muy accesibles. Localizado a unos 70 km de la fascinante ciudad de Cracovia y a unos 330 km de la capital, Varsovia.

En el siguiente video les doy los detalles de cómo visitar este sitio.

Jairo Villegas S.

Jairo Villegas S.

Editor de Deportes y fiebre viajero a bajo costo, por eso estudio con detenimiento cada destino. He visitado 63 países y de cada uno conservo recuerdos espectaculares mientras sueño con el próximo periplo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.