Archivo

Viene la boda

Lynda Díaz lucirá un vestido dorado en su matrimonio, el 13 de julio

"Lynda Díaz Suárez y Clarence Gary Austin tienen el agrado de invitar a su matrimonio...". Así empieza la leyenda de las invitaciones que repartió hace unos días la modelo y animadora de televisión Lynda Díaz, quien apura los preparativos de su enlace.

Su boda con el estadounidense será el próximo 13 de julio, a las seis de la tarde, en el Hotel Camino Real-Intercontinental y, como requisito, la pareja solicitó un vestuario "estrictamente formal".

Luego de la ceremonia habrá una cena, a las 8:30 p. m., en el Salón Real del mismo hotel.

Los preparativos de una boda son difíciles y Díaz pretende hacer de esa noche un momento muy especial; por eso contrató a la empresa Total Wedding para que se hiciera cargo de todo: desde la selección de los anillos y el vestido, hasta los contratos con los músicos y el menú de la cena.

La decoración estará en las manos de Tobías Karolicki, quien fue contratado por esa misma empresa.

"Lynda ha planificado una boda no tradicional y en función de eso hemos trabajado", comentó Gabriela Arrieta, de Total Wedding, quien está a cargo de toda la organización del enlace.

La pareja colocó su lista de bodas en Arte Mármol, un lugar de regalos para el hogar que se ubica en Escazú.

Novia deslumbrante

Saliéndose de esos esquemas, Lynda escogió un vestido dorado que compró en Nueva York, Estados Unidos.

A su enlace asistirán poco más de 300 invitados. La pareja permitirá el ingreso a la prensa; para ello repartió ya invitaciones entre algunos medios de comunicación.

En la boda sonarán las notas del grupo Éditus y de 26 músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional. Para la fiesta, la pareja contrató a Expresso y Rrequete.

Díaz conoció a su futuro esposo, Clarence Gary Austin, en uno de los viajes del empresario a Costa Rica. Debido a sus negocios, Austin ha vivido entre las ciudades de Los Ángeles y Las Vegas.

Este es el segundo matrimonio de la modelo, quien nació en Puerto Rico y vive hace unos ocho años en el país.

La prioridad para ella son sus hijas: Lynda, de ocho años, y Nicole, de seis. "Primero están mis hijas y mi casa, luego viene el trabajo", dijo en una entrevista con La Nación , en marzo del año pasado, antes del inesperado giro en su vida.

El programa Siete Estrellas , de Canal 7, del cual ella fue una de las animadores principales, presentará este jueves un especial sobre el esperado matrimonio.