26 abril, 2011

El futuro del plan fiscal es una de las principales preocupaciones que aquejan a la mandataria Laura Chinchilla en caso de que las cinco fracciones opositoras conquisten el directorio del Congreso el 1° de mayo.

Así lo manifestó ayer la presidenta tras ser consultada sobre la posibilidad de que el Partido Liberación Nacional (PLN) no alcance el apoyo mínimo de 29 votos para presidir el Directorio legislativo.

“Esperamos que con responsabilidad ellos (opositores) le digan al país cómo esperarían resolver el tema fiscal, porque sino sabemos que quienes van a pagar el costo de la factura serán los sectores populares del país”, dijo Chinchilla durante la inauguración del Ebais de San Miguel de Desamparados.

Las bancadas de Acción Ciudadana (PAC), Movimiento Libertario, Unidad Social Cristiana (PUSC), Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) y Frente Amplio, conforman el bloque de oposición de 31 diputados y coinciden en el rechazo hacia el plan fiscal.

Para lograr la aprobación del proyecto tributario, la mandataria aseguró estar anuente a realizarle los cambios necesarios al texto.

“Hay muchas vías (para los cambios). Podemos hacer las modificaciones vía mociones o texto sustitutivo”, dijo la gobernante.

Además, Chinchilla criticó a los congresistas de oposición que le atribuyen toda la responsabilidad fiscal al Ejecutivo.

Asimismo, la mandataria afirmó que continuará promoviendo la reforma fiscal en las comunidades, tal y como lo ha hecho en sus visitas a Guanacaste y Limón.

“El problema fiscal es uno de los más serios, sino hacemos algo serio en esta Administración serán mucho más graves las consecuencias sobre los sectores populares”, expresó la mandataria.