Archivo

País gana lío de textiles a EE.UU.

Expertos exigen libre comercio

Costa Rica saltó la barrera de las cuotas impuestas por Estados Unidos para el comercio de ropa interior, luego de la resolución preliminar de la OMC, emitida ayer, que obliga a liberalizar el comercio de esas prendas.

La decisión preliminar fue conocida ayer en medios empresariales costarricenses y, aparentemente, fue comunicada por la Organización Mundial del Comercio (OMC) al Ministerio de Comercio Exterior (COMEX).

Ahora la recomendación de los especialistas pasa a espera para recibir observaciones de las partes, período que vence el 4 de octubre próximo. A mediados de octubre se hará el reporte definitivo que pasa de inmediato al órgano de solución de controversias, el cual debe ratificarlo y darlo a conocer públicamente el 8 de noviembre próximo. Estados Unidos puede apelar ante este órgano, el que resolverá en un período máximo de 60 días.

Ese fallo es del panel de expertos, aceptado por el órgano de solución de controversias de la OMC, ante solicitud de Costa Rica, el 5 de marzo de este año. Los tres especialistas --un suizo, un surafricano y un neozelandés--, integrados en panel para estudiar el litigio entre los dos países, concluyeron que Estados Unidos violó varios artículos del Acuerdo sobre los Textiles y el Vestido (ATV) cuando impuso cuotas a nuestro país y recomienda que retire esas trabas.

El exitoso salto nacional se logró tras una carrera de año y tres meses, luego de que Estados Unidos impuso, el 16 de junio de 1995, una cuota inicial de 14,4 millones de docenas al año para el ingreso de ropa interior procedente de Costa Rica. Esa cuota subiría un 6 por ciento anual, con lo que para 1996 estaba en 15,2 millones de docenas.

La carrera costarricense comenzó primero con consultas entre los dos países ante el Organo de Supervisión de los Textiles y, tras la imposición definitiva de las cuotas, con una demanda ante la OMC.

Este es el cuarto panel de expertos en el seno del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT), luego convertido en la OMC a partir del 1 de enero de 1995, en que Costa Rica obtiene éxito. Primero fue en dos diferencias bananeras contra la Unión Europea (UE) cuando fungía el GATT. Luego, en la OMC, en un diferendo atunero junto con varios países contra las restricciones de Estados Unidos, y ahora en el textilero.

De gran impacto

La decisión del panel de expertos no solo tiene un gran impacto para Costa Rica, sino que representa un precedente muy claro, tanto para el futuro del intercambio de prendas de vestir como de otras productos entre las naciones pequeñas y las grandes potencias, declaró el presidente del Consejo de Cuotas Textiles de Costa Rica, Miguel Schyfter.

Aunque el ministro de Comercio, José Rossi, no confirmó la resolución preliminar, declaró que ello significaría un gran respaldo y credibilidad al sistema multilateral de comercio.

En esto coincidió con el viceministro, Francisco Chacón, y la jefa de negociaciones comerciales internacionales, Anabel González, para quienes el resultado brinda un gran prestigio a nuestro país en el ámbito del comercio mundial y las relaciones económicas con otros países.

Esto recuerda, explicó Chacón, que en el sistema de control multilateral del comercio el país debe cumplir con obligaciones --baja de aranceles, eliminación de licencias de importación y otras trabas--, pero también cuenta con derechos para comercializar sus productos en otras naciones.

Según un documento, al cual tuvo acceso La Nación, los expertos encontraron que Estados Unidos no demostró un perjuicio grave para su industria por un eventual aumento de las exportaciones costarricenses.

Además violó otros artículos del ATV al tratar de que las prendas costarricenses enviadas a su mercado fueran confeccionadas con telas originadas en Estados Unidos.

Meses de espera

Fuertes negociaciones, viajes de misiones a Ginebra, sede de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y presión interna por parte al menos de una empresa para no presentar el caso, marcan los meses del proceso para resolver el comercio de ropa interior con Estados Unidos.

27 de marzo, 1995. Estados Unidos llama a consultas a Costa Rica para poner la cuota de 14,4 millones de docenas anuales.

16 de junio, 1995. Ante el fracaso de las consultas, Estados Unidos impone la cuota.

13 al 21 de julio, 1995. Se conoce el caso en el Organo de Supervisión de los Textiles (OST). No encuentra ningún perjuicio grave para Estadod Unidos. Pide a los dos países acudir a nuevas consultas.

17 y 18 de agosto, 1995. Segunda sesión de consultas sin ningun resultado.

16 al 20 de octubre, 1995. De nuevo llega el caso al OST. Repite sus conclusiones y finaliza su participación en el asunto.

22 de noviembre, 1995. Tercera reunión entre los dos países. No hay entendimiento.

22 de diciembre, 1995. Costa Rica solicita consultas ante el Organo de Solución de Controversias de la OMC.

27 de diciembre, 1995  .  Estados Unidos acepta celebrar consultas.

22 de febrero, 1996. Ante el fracaso de dos rondas de consultas, Costa Rica pide a la OMC pasar el asunto a un panel de expertos.

2 de abril, 1996. El panel se integra con Thomas Cottier, de Suiza, como presidente; Johannes Human, de Suráfrica, y Martin Harvey, de Nueva Zelanda.

16 de agosto, 1996. Tras las presentaciones de alegatos escritos y las audiencias orales entre las partes, el panel entrega la primera versión para recibir comentarios.

30 de agosto, 1996. Los dos países presentan las observaciones.

20 de setiembre, 1996. El panel emite su informe preliminar sobre el caso.

Fuente: Documentos del Ministerio de Comercio Exterior (COMEX).