8 noviembre, 2010
 Danilo Cubero (izquierda), del Libertario, y Juan Carlos Mendoza (derecha), del PAC, defendieron las mociones presentadas. Aquí, en una conversación con Viviana Martín (PLN) y Víctor Emilio Granados (PASE). Archivo
Danilo Cubero (izquierda), del Libertario, y Juan Carlos Mendoza (derecha), del PAC, defendieron las mociones presentadas. Aquí, en una conversación con Viviana Martín (PLN) y Víctor Emilio Granados (PASE). Archivo

El Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Movimiento Libertario (ML) impulsaron en el Congreso unas mociones entregadas por Leonel Baruch, presidente del Banco BCT, para reformar un proyecto sobre supervisión bancaria.

El BCT es el único banco privado costarricense con operaciones en el exterior (en Panamá) y algunas de las mociones presentadas por Baruch impedirían a las autoridades financieras regular entidades que operen fuera del país.

Esta corporación bancaria financió tanto al PAC como el ML durante la pasada campaña electoral. A cada agrupación, la entidad financiera le recibió unos ¢1.000 millones en bonos de deuda política a cambio de otorgarles créditos.

Baruch afirmó que propuso las mociones a asesores de todos los partidos políticos, de la forma más transparente, durante una reunión para conversar sobre el plan de reforma a la Ley Orgánica del Banco Central, el 16 de agosto.

“Como cualquier ciudadano, propuse modificar un proyecto de ley para hacerlo más transparente y dentro de la Constitución (Política), con la esperanza de que los diputados, a quienes les corresponde decidir, las acojan”, aseveró.

“Lo hice abiertamente, delante de cuantos asesores convocó el PLN y frente al superintendente de SUGEF (Francisco Lay). Más transparente, ya no se puede”, continuó el banquero.

Entre las mociones coincidentes, también entraron algunas relacionadas con exigencias hacia los reguladores bancarios.

Una, por ejemplo, prohibiría a los jerarcas de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) pasarse a trabajar a un banco, en caso de dejar sus puestos, por un plazo de dos años.

Mantienen versiones. La semana antepasada trascendió que el PAC y el ML presentaron textos idénticos, incluso en la redacción, sobre este proyecto. Estos resultaron similares a los de Baruch.

Ante la opinión pública, Acción Ciudadana expuso en un comunicado que las mociones se trabajaron conjuntamente en la subcomisión que estudió el proyecto.

Por su parte, el jefe de fracción del Libertario, Danilo Cubero, sostuvo no tenía seguridad sobre quién las había escrito.

Consultada por este medio, Elizabeth Fonseca, presidenta del PAC, dijo estar totalmente segura de que la versión ofrecida por su partido en la Asamblea Legislativa es veraz. “Nos consta”, aseveró.

Este partido también sostiene que fundamentó las mociones en un criterio del Departamento de Servicios Técnicos del Congreso.

En tanto, el jefe de fracción libertario reclamó que el tema se ha manejado de “manera satanizada”.

“No le puedo decir si la redacción es exactamente copia de lo que él (Baruch) sugirió o, si por el contrario, la sugerencia fue analizada por asesores”, comentó.

Efecto de reunión. Un diputado del PAC (Gustavo Arias) y otro del ML (Danilo Cubero) presentaron 21 mociones idénticas en los días posteriores a la reunión que los asesores sostuvieron con Baruch.

Lo hicieron casi al término del plazo que había para hacerlo en el plenario, entre agosto y setiembre.

La reunión entre Baruch y los asesores legislativos se produjo al expirar las primeras tres oportunidades para que los diputados plantearan ajustes en el plenario.

Según el acta de la reunión, estaban presentes asesores de Liberación Nacional (PLN), Restauración Nacional, el ML y el PAC.

Durante la sesión, Dewin Brenes, asesor del diputado liberacionista Guillermo Zúñiga, le manifestó a Baruch que entendía que estaban proponiendo tres o cuatro mociones.

Baruch le respondió: “En total son dieciséis, de las cuales cinco corresponden a temas de supervisión y regulación consolidada donde están esas conclusiones.

“Dos que tienen que ver con el régimen de sanciones y nueve que tienen que ver con el régimen de transparencia y rendición de cuentas de los funcionarios a los cuales se les está dando el poder”.

El directivo del BCT se refería a su oposición a que la Sugef pudiera dictar medidas a un banco en el exterior.

“Si un banco es extranjero entendemos que tiene sentido ir y supervisarlo para efectos de garantizarse que el grupo, como un todo esté sólido, que no hayan huecos en ningún lado.

“Pero, una cosa es ir y determinar que está sólido y otra cosa es imponerle reglas de operación que compitan en condiciones de desventaja en este mercado (en el externo)”, alegó el banquero.

En la misma sesión, el superintendente rechazó que el proyecto pretenda aplicar reglas costarricenses a un banco tico en el exterior, sino permitir su supervisión y obligar al grupo local a tomar medidas de protección si se detecta una anomalía afuera.

Con ello coincidió Guillermo Zúñiga, diputado del PLN y presidente de la Comisión de Hacendarios, quien negó haber convocado a Baruch e indicó que, probablemente, sí llamó a Francisco Lay.

Libertario fue el primero. En la reunión, Baruch también dijo: “Las mociones ya fueron presentadas por diputados del Movimiento Libertario, que algunas de ellas (') por irresponsabilidad nuestra tienen pequeños errores técnicos que fueron corregidos posteriormente. Yo no sé si las correcciones fueron presentadas, pero son más de detalle técnico que de fondo”.

El viernes pasado, el presidente del BCT reconoció que el ML fue el primer partido en analizar sus mociones y las presentó “para evitar que se acabara la posibilidad”.

Pero, afirmó no estar seguro de que todas sus mociones fueran presentadas en forma íntegra, pues estima que muchas sufrieron cambios en el camino.