Archivo

El lauro de Laura

Como presidenta, es una dama de primera; cálida, sensible, exquisita. Y como buena tica, apuntadísima a todo. Igual le entra al chifrijo, que a la langosta al curry; al vigorón de chinamo, que al faisán manchego. Del mismo modo, si hay que trasnochar entre boleros de Lucho Gatica, ahí estará hasta el amanecer guitarreando la “Enorme distancia”. (Sin alusiones políticas).








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.