Archivo

Alx Rose o la furia rockera

Oasis tocó apenas a media máquina, pero conquistó a Río con un éxito

Río de Janeiro. El estruendoso regreso de la banda estadounidense Guns n' Roses siete años después de su último show en vivo, desató este lunes una locura rockera en el festival Rock In Río.

En la tercera jornada del festival, concluida el lunes en la madrugada, el grupo británico Oasis tuvo algunos problemas con el sonido y pareció tocar a media máquina, lejos de su potencial.

Después de mucho tiempo alejado de los escenarios, Guns n' Roses aprobó el dificilísimo examen de estrenar una formación totalmente nueva ante un público de 180.000 espectadores.

Mostrando estar en excelente estado musical, el cantante Axl Rose criticó a sus excompañeros de banda e hizo que el público presente en la llamada Ciudad del Rock, en Río de Janeiro, no tardara más que un par de canciones en olvidarlos.

Fans satisfechos

Los miles de fans del grupo, muchos de los cuales lucían camisas con fotos de Guns n'Roses y de otras bandas de rock, se entregaron por completo desde los primeros acordes de Welcome To The Jungle , hasta el último de Paradise City , que cerró la presentación.

Simpático como nunca, cantando y moviéndose sobre el escenario, Axl Rose reiteró estar dispuesto a recuperar su lugar en el olimpo del rock.

Canciones como Patience , November Rain , You Could Be Mine , Sweet Child 'O Mine y muchos otros éxitos mantuvieron despierto y agitado al público en un concierto largo que se inició con cuarenta minutos de retraso, ya en plena madrugada, y culminó una jornada que había empezado con el sol del verano austral en todo su esplendor.

Oasis, que se presentó antes de Guns n' Roses, ofreció un recital muy distinto al que se imaginaron sus seguidores.

El concierto de los británicos tuvo un comienzo incierto, con un público tímido, un sistema de sonido imperfecto y una banda que poco recordaba al grupo famoso por levantar "murallas de guitarras".

Otra historia

Todo cambió para Oasis cuando el grupo hizo sonar Wonderwall , su canción más conocida, cuyo ritmo fue marcado por los aplausos del público, que además acompañó con un coro al cantante Liam Gallagher.

Desde ese momento, la banda jugó con parte de la afición a su favor y canciones como Live Forever , Don't Look Back in Anger y una versión de Hey Hey My My , de Neil Young, brindaron a los presentes la posibilidad de ver a un Oasis fiel a su estilo, más parecido al grupo autoproclamado rey del brit pop .

El grupo estadounidense Papa Roach llevó a la Ciudad del Rock un sonido marcado por los altísimos decibelios y guitarras furiosas, aunque no pudo conquistar a una audiencia que desconocía sus canciones.

Los músicos brasileños, los preferidos del público en las dos primeras noches del Rock In Río, también tuvieron su espacio en la jornada terminada hoy.

Los grupos de rock locales Ira y Ultraje A Rigor dieron a la audiencia el rock que esta había pedido sin éxito literalmente a gritos durante los conciertos anteriores, del multiinstrumentista Carlinhos Brown y de la banda pop Pato Fu, ambos brasileños.

Ultraje A Rigor se fue del escenario ovacionado después de recordar éxitos de los años 80 y canciones nuevas. Los músicos pusieron el broche a la presentación mostrando sus traseros a la audiencia.