Alexánder Sánchez. 26 noviembre, 2017
En el 2018, Julia Roberts cumplirá 30 años de carrera artística. Uno de sus primeros filmes fue Mystic River. AP
En el 2018, Julia Roberts cumplirá 30 años de carrera artística. Uno de sus primeros filmes fue Mystic River. AP

Julia Roberts tiene ángel. Esta pelirroja actriz, adorada por varias generaciones de espectadores, posee un carisma desbordante y una singular y seductora belleza.

La llamada Novia de América llegó a los 50 años con su carisma intacto. La ganadora del Óscar es considerada como una de las mujeres más talentosas y bellas de Hollywood

Su sonrisa ilumina, sus ojos brillan y su pelo, casi siempre suelto, atrapa a cualquiera. Así llega al medio siglo de vida con su fama intacta: los años no han logrado opacar su singular talento ni atenuar su sex appeal.

Julia sigue siendo Julia, la risueña Novia de América en el cine y en las portadas de las revistas rosa. No es casualidad que a sus 50 años –cumplidos el pasado 28 de octubre–, la ‘Pretty Woman’ de Hollywood continúe ostentando el título de la mujer más bella del mundo, según la revista People.

“Me siento halagada por eso”, dijo a la revista estadounidense. Sin embargo, lo más importante es que, en su madurez, la intérprete se declara feliz, sin una pizca de miedo a la vejez y realizada como madre y como esposa.

“En mi interior soy la misma chica. Lo único que cambia es que he pasado de vestir camisetas a llevar blusa”, dijo la actriz a El País, de España.

Su camino.

La ganadora del Óscar por la película Erin Brockovich en el 2000 nació en Georgia, Estados Unidos, en 1967. Es miembro de una familia de actores y, tal parece, que desde niña su destino le gritaba: ¡acción!

A esta mujer, convertida en la pantalla grande en la deslumbrante novia que siempre huía –en Novia fugitiva (1999)–, la amiga más celosa y trastornada del mundo –En la boda de mi mejor amigo (1998)– y en una dulce prostituta –en Mujer bonita (1990)–, es imposible imaginársela en otro nicho. Ya son casi 30 años de verla hacer de las suyas en el plató, siempre como una de las mujeres mejor pagadas de la pantalla grande.

Julia Roberts, siempre elegante y sonriente.
Julia Roberts, siempre elegante y sonriente.

A los 20 años llegó a la pantalla grande: con Firehouse (1988), cinta en la que ni siquiera aparece en los créditos, debutó en Hollywood.

Casi de inmediato, salió de la invisibilidad. Junto a figuras aún jóvenes como Liam Neeson, Roberts obtuvo un papel secundario en la comedia romántica Satisfacción (1988).

Ese mismo año, el filme que sacó a Roberts del anonimato fue Mystic Pizza (1988), comedia en la que se mete en el piel de una vendedora de pizzas, quien está enamorada de un advenedizo caballero.

Su papel gustó tanto que logró recoger las primeras nominaciones de su carrera. Los Independent Spirit Awards, por ejemplo, la postularon ese año a mejor actriz principal.

Después de eso, la fama de Roberts no paró de crecer. Tan solo un año después sorprendió con Magnolias de acero, en 1989, trabajo con la que logró su primera nominación al Óscar y el primer Globo de Oro como mejor actriz de reparto.

Posteriormente llegaría una de sus coronas más queridas: la icónica e inolvidable Mujer bonita, junto a Richard Gere.

La película se convirtió en un éxito descomunal de taquilla. La recaudación de $463 millones en todo el mundo fue astronómica para la época.

Ni la misma actriz estaba consciente de qué significaría ese papel para su carrera. “La gente siempre me dice: –‘Cuando salió la película debe haber cambiado tu vida’–. Pero la verdad es que yo estaba fuera de la ciudad cuando el filme salió. Recuerdo haber leído Mujer bonita salió este fin de semana y ganó mucho dinero. Y pensé: ‘¿Eso es mucho dinero? ¿Es bueno eso? ¿Es eso genial? Realmente no lo sabía’, manifestó en La Nación de Argentina.

También ganó el Globo de Oro por Mujer Bonita y repitió nominación al Óscar.

Póster de Mujer bonita (1990). Junto a Richard Gere, Julia Roberts se anotó su primer gran éxito fílmico. Archivo
Póster de Mujer bonita (1990). Junto a Richard Gere, Julia Roberts se anotó su primer gran éxito fílmico. Archivo

Es más, su lista de candidaturas a premios se engrosó con un par por La boda de mi mejor amigo (1998) y Notting Hill (1999).

Tanto fue el éxito de los anteriores filmes que Roberts no temió golpear la mesa e hizo algo inimaginado en aquel momento: la actriz cobró $20 millones para protagonizar Erin Brockovich, de Steven Soderbergh, y se convirtió en la primera mujer en cobrar esa suma.

No existió mayor resistencia. A Roberts le pagaron lo exigido y ella respondió con la que se considera la mejor actuación de su carrera. Su único premio Óscar, el Globo de Oro y el Bafta –entre otros galardones– confirman el poder de aquella mujer perseverante que no paró hasta lograr su cometido.

“Escandalosamente, incluso desvergonzadamente entretenida”, dijo sobre la cinta Peter Travers, de Rolling Stone.

Fue un rotundo triunfo para Roberts, quien demostró que no solo estaba hecha para comedias románticas. El drama también podía sonreírle.

Roberts experimentó en filmes de acción y aventura, como por ejemplo Ocean’s Twelve, en el 2001.

Sin embargo, la comedia siguió siendo su principal vínculo con sus fans y el drama la fuente de sus papeles más valorados por la crítica especializada.

Por Juego de poder (Charlie Wilson’s War, 2007), junto a figuras como Tom Hanks y Philip Seymour Hoffman, Roberts volvió a ser nominada al Globo de Oro. También fue aplaudida por su papel en August: Osage County (2013), a la par de estrellas como Meryl Streep y Ewan McGregor, con el cual logró su más reciente postulación al Óscar.

El thriller dramático Money Monster (2016), junto a George Clooney, la comedia Mother’s Day (2016) y el drama Wonder (2017) son sus últimas apariciones en el cine.

Precisamente, durante la promoción de Wonder, fue que Roberts celebró sus 50 años y fue el objeto de entrevistas de todo tipo con respecto a su edad.

En medio de la avalancha de preguntas, ella expresó estar cansada de que le pregunten si tiene miedo a envejecer.

Julia Roberts en la portada de la revista People, edición de mayo. En ella es declarada como la mujer más bella del mundo. Archivo
Julia Roberts en la portada de la revista People, edición de mayo. En ella es declarada como la mujer más bella del mundo. Archivo

“No me voy a despertar llorando el día de mis 50 años. Lo que importa es el momento, no la cifra, y yo soy feliz junto a mi familia. Eso es lo que al final se refleja en el rostro”, le dijo ABC, de España.

La vida de ahora.

Desde hace 14 años, Roberts está casada con el cineasta Danny Moder. Juntos han logrado formar un hogar estable.

Por años, a la actriz se le involucró sentimentalmente con figuras como Daniel Day-Lewis, Liam Neeson, Benjamin Bratt y Dylan McDermott. Con ninguna duró mucho tiempo.

De hecho estuvo comprometida con McDermott, coprotagonista en Magnolias de acero, pero su relación terminó durante el rodaje de Mujer bonita.

En 1993 se casó con el cantante de country Lyle Lovett; luego de su divorcio, el único que la convenció para contraer nupcias de nuevo fue Moder, con quien ha procreado tres hijos.

“Cada día que mi marido entra por la puerta es como un sueño recurrente hecho realidad. Digo: –¡Ah, él ha vuelto!–”, le contó la actriz a La Nación de Argentina, agregando que en esta etapa de su vida se da el lujo de trabajar menos y descansar más en casa.

“Una vez que eres madre cambias como nunca imaginaste. Me encanta cocinar a cualquier hora. Sé que mi situación es única pero también sé que me he ganado el derecho a quedarme en casa y disfrutar de ese lujo si quiero”, agregó.

Los fanáticos de Roberts pueden estar tranquilos. Ella le llama ‘semiretiro’ a esta etapa de su carrera y para demostrarlo no solo está Wonder, cinta en la que encarna a la madre de un niño con una deformidad facial, sino que por primera vez será la estrella principal de una serie para televisión –aún en desarrollo– Today Will Be Different, de la cadena HBO.

El mote de mujer bonita le ha quedado corto. Julia Roberts no le teme a nada y le impone sus condiciones y su ritmo al mismo Hollywood.

DIEZ INSTANTES DE ORO

-MYSTIC PIZZA (1988)

El filme en el que Roberts se enrumbó a la fama y en la que obtuvo su primera nominación a mejor actriz en los Independent Spirit Awards. Encarnó a la vendedora de una pizzería.

-MAGNOLIAS DE ACERO (1989)

Para Roberts significó su primer Globo de Oro y su primera nominación al Óscar. Da vida a una joven diabética, quien, a pesar de tener todo en contra, decide ser madre.

MUJER BONITA (1990)

Se mete en la piel de una prostituta contratada por un exitoso hombre de negocios. Su relación pasa a algo más. Es una de las cintas más recordadas de la actriz.

LA BODA DE MI MEJOR AMIGO (1998)

Fue nominada al Globo de Oro por esta cinta en que la hace el papel de una amiga neurótica. Dice amar a su amigo y hará todo lo posible para evitar el matrimonio.

NOTTING HILL (1999)

Roberts logra otra postulación al Globo de Oro dando vida a Ana, famosa actriz. Un hombre común (Hugh Grant) que la ve en una librería decidirá conquistarla.

ERIN BROCKOVICH (2000)

Se gana el Óscar, el Globo de Oro y el Bafta por este filme en el que una mujer divorciada pone en evidencia el daño al agua provocado por una compañía de gas.

JUEGO DE PODER (2007)

El nombre original de esta cinta es Charlie Wilson’s War. En este drama, Roberts es una mujer rica y enferma anticomunista. Fue nominada al Globo de Oro por este trabajo.

Gana el Premio Donostia (2010)

Por su carrera, el Festival de Cine de San Sebastián le otorga el premio Donostia a Julia Roberts. Ese año presentó, la cinta Comer, rezar, amar, junto a Javier Bardem.

DUPLICITY (2010)

En esta cinta, Roberts es una espía que utiliza sus dones para buscar la fórmula de un valioso producto. Si la encuentra se hará rica. Este papel le valió otra postulación al Globo de Oro

AUGUST: OSAGE COUNTY (2013)

Como una integrante más de la familia Weston, Roberts encarna a un personaje que deja ver todas sus miserias. La cinta le valió a la actriz una nueva candidatura al Óscar.