Entretenimiento

Fiesta de estrellas: donde las constelaciones son las protagonistas de una hermosa historia

Este sábado 6 de febrero en Santa Ana habrá una noche dedicada a la astronomía. El frío, las estrellas, las constelaciones y hasta la mitología lo esperan con su burbuja social en este evento especial.

Orión se enamoró perdidamente de las Pléyades, las siete hermanas hijas del titán Atlas y de la ninfa marina Pléyone. Las persiguió por muchos años para conquistarlas, pero Zeus, al ver la desesperación de las Pléyades las tomó y las colocó en el cielo fuera del alcance de su enamorado.

Orión, el cazador, subió al cielo para buscarlas, pero se topó con un toro gigante que impide que se les acerque. La lucha se desató en la oscuridad y sigue miles y miles de años después. Orión porta su afilada espada en una mano y en la otra enfrenta a Tauro con su escudo protector; el toro, por su parte se ve furioso y con sus ojos rojos se dispone a enfrentar a su oponente para cumplir con la misión que le encomendó Zeus de defender a las hermosas y virginales Pléyades.

Esta es una de las muchas interpretaciones mitológicas que se les da a las constelaciones de Orión y Tauro que alumbran el cielo de la noche. Es parte también de lo que se puede aprender y disfrutar este sábado 6 de febrero en una actividad muy especial donde las constelaciones, las nebulosas, las estrellas, los satélites naturales y artificiales y, por supuesto, la luna, son las grandes protagonistas.

Se trata de la Fiesta de las Estrellas que cada cierto tiempo realiza la Fundación para el Centro Nacional de la Ciencia y la Tecnología (Cientec), en el Centro de Conservación Santa Ana. Este encuentro es parte de las actividades que realizan en conjunto ambas organizaciones para promover el conocimiento y el sano esparcimiento, más en estos tiempos de cuarentena que han provocado que muchas personas no salgan de sus casas para evitar la propagación del nuevo coronavirus. Aquí cabe aclarar que el evento se llevará a cabo cumpliendo a cabalidad todos los protocolos recomendados por el Ministerio de Salud.

Vamos al punto. Esta nota tiene como motivo contarles una pincelada de la experiencia nocturna bajo las estrellas en la cual podrá aprender y disfrutar con su burbuja social.

A la fiesta están invitados todos. Si usted tiene conocimientos o no sobre astronomía, no importa, la idea es disfrutar y conocer. La observación de estrellas es una actividad completamente familiar a la intemperie de la noche, con acceso a instrumentos ópticos y materiales, sin que se requiera de conocimiento previo. Los asistentes contarán con el apoyo y la dirección de expertos del Cientec que les ayudarán durante todo el desarrollo de la observación para guiar a las personas en el vasto universo que nos rodea.

Las organizaciones tienen más de 10 años de realizar estas Fiestas de Estrellas y cuentan con mucha experiencia en la observación y ubicación de los cuerpos celestes. Imagine poder conocer las transiciones del cielo de la noche que son provocadas por el movimiento de la Tierra, aprender sobre las historias que hay detrás de las constelaciones y hasta ver los cráteres de la Luna.

“Las fiestas las hacemos siempre en los meses de enero, febrero y marzo porque son de la época seca. Las realizamos en un sitio muy seguro y que es bastante oscuro así que cuenta con todas las condiciones pra pasar la noche en vigilia”, explicó Alejandra León, de Cientec.

La organización dispone para los asistentes de una amplia variedad de equipos profesionales para realizar la observación. Cientec facilita telescopios y binoculares, así como punteros láser para marcar con más facilidad los cuerpos que se ven en la noche.

La Fiesta de Estrellas de este 6 de febrero empieza a partir de las 5 p. m. para que las personas que lleguen puedan ubicarse con facilidad gracias a la luz solar, pero lo bueno empieza al caer la noche y se extiende hasta el amanecer del día siguiente.

“Pasamos toda la noche en el lugar, pero quienes quieran salir antes de las 12 de la noche lo pueden hacer. La intención de quedarnos hasta las 5 de la mañana es para ver el cielo cambiante durante la noche y apreciar los aspectos de los planetas desde el anochecer hasta el amanecer”, explicó León.

Cabe aclarar que para quienes vayan al evento y se quieran retirar antes, la organización dispone de cartas especiales para evitar la restricción vehicular sanitaria.

¿Qué se puede ver?

Con la guía de los expertos los asistentes podrán ver las constelaciones más notables de todo el cielo noreste, sur y centro. Se pueden ver las constelaciones zodiacales, cúmulos de galaxias y nebulosas.

“Les enseñamos a las personas cómo ubicarlas en el cielo para que después de esta noche puedan seguir viéndolas cuando tengan la oportunidad de tener un cielo despejado desde cualquier otro punto del país”, explicó León.

“Usamos las referencias de las constelaciones que son patrones específicos, usamos también los relatos mitológicos para que la gente entienda cómo se mueven las constelaciones y cómo proyectar lo que vemos”, agregó la funcionaria.

Antes de la observación los especialistas ofrecen una charla explicativa a los asistentes para que cuando empiece la actividad todos estén alertas a cualquier cuerpo brillante en el cielo que llame la atención.

“Consideramos que este tipo de actividades dan un respiro a la situación que vivimos en la actualidad. La astronomía genera más avenidas de aprendizaje y nos permite pensar en nuestra posición en el universo porque viendo el cielo y aprendiendo del pasado nos hace sentirnos en una comunidad que viaja en una nave espacial que es nuestro planeta”, afirmó León.

Si el cielo lo permite, desde que empieza la noche se podrán ubicar en el cielo los diferentes satélites artificiales que rodean la Tierra. También se puede ver al principio de la noche la aparición de Mercurio y ver cómo cae el Sol. Conforme pasan las horas se buscará la galaxia de Andrómeda que es la luz más lejana que se puede ver a simple vista y a partir de ahí con el uso del equipo especial se observarán la constelación de Pegaso, el caballo alado; las cinco estrellas que forman Casiopea (la famosa constelación que forma una “M” o una “W” (según desde donde se vea).

Tras ver todas estas formaciones estelares se podrá conocer a fondo la historia de Orión que está en el cielo junto a sus inseparables perros de caza: Canis Minor y Canis Mayor. El toro de Tauro se interpretará desde dos perspectivas: si está enojado atacando o por el contrario, si huye de la espada de Orión.

Todo ayuda a que las personas encuentren los cuerpos, es muy emocionante por ejemplo saber que hay estrellas de colores como el ojo de Tauro que es de un tono rojo; se trata de Aldebarán, la estrella más brillante de la constelación.

“Las historias complementan para que las personas se imaginen las figuras y metan esos patrones dentro de un imaginario para que después las vuelvan a ver”, afirmó León.

La del 6 de febrero será una noche con poca Luna, ya que sale hasta la medianoche. Será como una “uñita” porque es dos días después del cuarto menguante y eso hace que vaya hacia la fase de nueva. Esa poca luz de la Luna permitirá que las estrellas se vean con mayor facilidad. Pero claro, la Luna no puede quedar por fuera de la fiesta y tendrá su gran oportunidad cuando salga a lo alto del cielo para ser fotografiada y lucir sus cráteres.

Otra de las actividades llamativas de este encuentro es pintar con luz, que se trata de hacer fotografías de tiempo prolongado para captar la luz de focos con cuya luz se hacen dibujos en el aire.

Recomendaciones y detalles

El precio para participar en esta actividad es de ¢12.000 (adultos) y de ¢6.000 (niños menores de 13 años). Se debe de hacer una reservación porque debido a la pandemia el aforo es limitado.

Para solicitar los espacios debe de llenar este formulario en línea: https://forms.gle/3Ts4Phd6gVfrdUju5. El pago de las entradas se debe de hacer a la cuenta CR85015201001014695250 el Banco de Costa Rica a nombre de la Fundación para el Centro Nacional de la Ciencia y la Tecnología, CIENTEC, cédula jurídica 3-006-097205; o bien por Sinpe Móvil al teléfono 8925-6977 (Alejandra León Castellá).

Si desea puede optar por el servicio de transporte desde San José a Santa Anta y de regreso en la mañana siguiente. El costo de este transporte (ida y vuelta) es de ¢10.000 por persona, las reservaciones para este servicio se hacen a los teléfonos: 2280-4561 y 8781-0104.

Los asistentes deben de llevar su comida y bebidas ya que en el lugar no hay venta de alimentos. En todo momento se deben de cumplir los protocolos de salud, mantener la distancia social y utilizar siempre las mascarillas.

En el lugar hay ranchos con electricidad, estos estarán dispuestos para las burbujas sociales numerosas. Si desea puede llevar tienda de campaña y sacos para dormir. Una de las recomendaciones especiales es que lleve ropa que abrigue bien ya que durante la noche hace mucho frío.

Si tiene binoculares y telescopios aunque no sean profesionales, llévelos, todo aporta para la experiencia.

Hay servicios sanitarios y parqueo.

Si no puede ir a esta Fiesta de las Estrellas, la próxima será el 12 de marzo.

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.