Yeryis Salas. 23 enero
Sergio Gamboa (izquierda) aseguró que no existen pruebas para condenar a su cliente, Marvin Brenes, por feminicidio y tentativa de feminicidio. Foto: Alonso Tenorio.
Sergio Gamboa (izquierda) aseguró que no existen pruebas para condenar a su cliente, Marvin Brenes, por feminicidio y tentativa de feminicidio. Foto: Alonso Tenorio.

El defensor de Marvin Brenes Oviedo, sospechoso por la muerte de su esposa, Andrea Fernández, afirmó este jueves ante el Tribunal Penal de Heredia que su cliente, de resultar condenado, solo podría ser por maltrato.

La manifestación la hizo el abogado Sergio Gamboa durante la fase de conclusiones, en la cual solicitó a los jueces absolver a Brenes de los delitos de feminicidio y tentativa de feminicidio, que también se le imputan. Alegó ausencia de pruebas.

“Si se le tiene que imponer una pena, que se le imponga por el delito de maltrato”, expresó Gamboa.

“La defensa ha creído que Marvin, si bien es cierto tenía dificultades y era agresivo de palabra con Andrea, nunca ha creído que él haya consumado los delitos que se le imputan”, agregó.

El Ministerio Público acusa a Brenes por, supuestamente, estrangular con una llave marcial a Fernández en una cabaña en San Francisco de San Isidro de Heredia, el 29 de marzo del 2018.

Por este presunto delito, la fiscala Patricia Núñez pidió 35 años de prisión, más 12 años por tentativa de femicidio y un año por maltrato, para un total de 48 años.

Según el defensor Brenes, existen anomalías en relación con los resultados de la autopsia realizada a Fernández, según la cual, ella sufrió una fractura en el hueso hioides, ubicado en el cuello, signo de estrangulación.

Gamboa dijo que, en un primer documento, no consta que ese hueso haya sido fracturado, y señaló como una inconsistencia que en julio, cuatro meses después del hecho, una nota revelara que sí existió tal lesión. Este dictamen provocó el arresto de Brenes.

Dicho hallazgo forense fue expuesto en el estrado el 10 de enero por el médico Carlos Alberto Peña Coto, encargado de la autopsia.

No obstante, Gamboa objetó esta declaración.

“Probablemente, para dar una explicación de lo que hizo el doctor Peña, fue que tomó el hueso hioides, lo guardó y lo diseccionó hasta julio (...). Por eso esta representación asegura que es una mentira. No sabemos con qué intención, no sabemos por qué, pero como han pasado cosas tan extrañas en este juicio, pues lamentablemente lo tuvo que hacer”, aseguró el abogado.

Además, defendió el criterio del patólogo Jorge Manuel Vargas Marín, contratado por la familia de Brenes, quien el 15 de enero cuestionó los resultados de la autopsia ante los jueces, a pesar de no haber realizado ninguna a lo largo de su carrera.

A pesar de ese hecho, el defensor remarcó este jueves que Vargas sí tiene “la experiencia hospitalaria”.

Tras las conclusiones de la defensa y de la parte actora civil (que presenta el reclamo por daños y perjuicios), los jueces anunciaron que darán a conocer su decisión el próximo lunes a las 11 a. m.

Será entonces cuando se dé a conocer si Brenes es o no hallado responsable de los delitos, así como la eventual pena.

Acción civil de ¢666 millones

El representante de la parte actora civil, Juan Diego Castro, solicitó en sus conclusiones que el acusado pague más de ¢666 millones por los daños a las tres víctimas: los papás de Andrea Fernández y la bebé que ella tuvo con Brenes.

Castro sostuvo que el imputado preparó el presunto crimen meses antes de consumarlo, con la complicidad de su familia.

“El 14 de marzo del 2018, 15 días antes del asesinato, Andrea solicita el archivo del expediente de pensión alimentaria. Este es el detonante que un sujeto violento como Marvin y drogadicto lo hace explotar a él y a su madre”, aseveró el abogado.

Según Castro, la hermana y la mamá de Brenes mintieron en sus declaraciones frente al Tribunal.

“Cuando este juicio acabe, presentaremos las denuncias ante el Ministerio Público por falso testimonio y encubrimiento”, anunció.

Al concluir el debate, Dowglas Nilson Fernández Aguilar e Ivannia María Vallejo Briceño, los padres de la víctima, dieron sus declaraciones finales, al igual que el acusado.

“Estamos con sed de justicia desde hace mucho tiempo. Solo nosotros sabemos lo que vivimos. Yo me despertaba en las noches, imploraba a Dios que fuera una pesadilla lo que estaba teniendo en ese momento”, dijo entre llanto Fernández Aguilar.

Por su parte, Brenes sostuvo que “desde el primer día que empecé en esta situación, me he mantenido con la verdad (...). El dolor de perder a un familiar cercano nunca lo había experimentado, hasta el momento en que perdí a mi esposa”.