Carlos Láscarez S.. 13 enero
Ricardo Allem descontaba prisión desde el 10 de agosto de 2008, cuando fue sentenciado por el Tribunal de Juicio de Goicoechea a 20 años de prisión por el delito de tráfico internacional de drogas.
Ricardo Allem descontaba prisión desde el 10 de agosto de 2008, cuando fue sentenciado por el Tribunal de Juicio de Goicoechea a 20 años de prisión por el delito de tráfico internacional de drogas.

El buen comportamiento y la estable convivencia con otros reos, así como la promesa de mantener un trabajo y domicilio fijo, fueron los motivos por los que el Instituto Nacional de Criminología avaló la salida de prisión de Ricardo Alem León, de 65 años.

Ahora, con el cambio de medidas de régimen cerrado a semiinstitucional, deberá presentarse a firmar todos los lunes en el centro San Agustín, en Heredia.

Allem descontaba prisión desde el 10 de agosto de 2008, cuando fue sentenciado por el Tribunal de Juicio de Goicoechea a 20 años de prisión por el delito de tráfico internacional de drogas.

Gustavo Solórzano, subdirector del Instituto Nacional de Criminología (INC), explicó que durante estos años Allem tuvo un perfil conductual adecuado, sin eventos que hayan generado la participación del personal de seguridad.

“En cuanto a los argumentos para determinar si tenía condiciones para ser ubicado en el nivel semiinstitucional, podríamos rescatar como que se trata de una persona que ha tenido una adecuada convivencia a lo interno del centro y no ha tenido problemas con sus iguales.

"Tiene un buen recurso de apoyo externo que favorece su integración en una comunidad de Heredia. También cuenta con una opción viable ocupacional como asistente y contador, también esto en un local comercial ubicado en Heredia”, expresó Solórzano.

El funcionario agregó que se ha mantenido siempre en el mismo módulo y que, según informes de la sección de Psicología, “durante su prolongada estancia en prisión ha logrado considerar y reflexionar sobre las consecuencias personales y profesionales, y sociales que ha implicado su actuar delictivo, emanando emociones de tristeza por el tiempo perdido, como por el temor de morir en prisión".

En dos ocasiones, durante junio y noviembre del 2018, ante solicitudes de Allem para la concesión del beneficio de libertad condicional, el Instituto Nacional de Criminología decidió que siguiera en nivel de atención institucional (prisión cerrada).

Para junio del 2019, el sentenciado volvió a solicitar la libertad condicional y se le emitió recomendación desfavorable.

“Dos meses después, en la sesión del 8 de octubre del 2019, se decide que es un buen momento para la recomendación en el sentido de ubicarle en el nivel semiinstitucional. Esta resolución del Instituto se le notifica al centro hasta el 4 de diciembre del 2019 y el centro procede a ejecutar el traslado de Allem el día 9 de diciembre del 2019″, manifestó Solórzano.

Las autoridades del Ministerio de Justicia prevén que Allem cumpliría la totalidad de su pena el 30 de julio del 2023, fecha que está sujeta al Juzgado de Ejecución de la Pena.

“Si bien Ricardo Allen descuenta una pena bastante alta (20 años de prisión), una vez que se le aplican los descuentos, cumpliría aproximadamente el 30 de julio del 2023. En tres años y medio cumpliría la pena”, dijo el subdirector del INC.

Conocido desde 1998

Ricardo Alem inició los problemas con la justicia en junio de 1988 cuando la policía localizó $760.000 en una valija de su socio Mario Valverde, en el aeropuerto Juan Santamaría.

Por ese caso Alem fue sometido a tres juicios. Precisamente, cuando se realizaba el tercero cayó preso en Estados Unidos el 4 de abril de 1995, cuando agentes antidrogas de Miami, Florida, lo vincularon con el tráfico de 15 kilos de cocaína.

Estando preso en los Estados Unidos, el Tribunal de Alajuela lo sentenció, el 7 de abril de 1995, a 12 años de prisión por lavado de dólares.