Eillyn Jiménez B.. 2 enero
El 12 de noviembre del 2019 la Policía atendió un homicidio en Guácimo de Limón. Foto: Archivo/ Reiner Montero, corresponsal GN
El 12 de noviembre del 2019 la Policía atendió un homicidio en Guácimo de Limón. Foto: Archivo/ Reiner Montero, corresponsal GN

Los homicidios disminuyeron en el 2019 en casi todo el país, excepto en las provincias de Puntarenas y Guanacaste, donde más bien aumentaron.

El año pasado cerró con 560 asesinatos a nivel nacional, 25 menos que en el 2018, cuando hubo 585.

Lo inusual son los datos de Puntarenas, donde se registraron 75 homicidios, 18 más que un año antes. En Guanacaste la situación es similar, con 38 asesinatos, 17 más.

Esas son las únicas dos provincias donde se registró un aumento en homicidios, ya que en Limón la cifra se mantuvo idéntica, con 114, y en San José, Alajuela, Cartago y Heredia hubo una disminución.

Michael Soto, ministro de Seguridad Pública, hizo un análisis del por qué se dio un incremento en las dos provincias que colindan con el Pacífico.

“Toda la costa del Pacífico tiene vulnerabilidades desde el punto de vista social. Falta de empleo, problemas de infraestructura, desempleo. Además es una zona usada para el tráfico internacional de droga. Esa circunstancia genera violencia y algún tipo de problemática que tenemos que trabajar.

“Desde el punto de vista policial vamos a buscar las estrategias para poder disminuir las cifras en estas dos provincias. Sin embargo, se requiere de un abordaje más integral para atacar los problemas sociales”.

Con esa versión coincide el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wálter Espinoza, para quien es vital revisar los números y, a partir de eso, ejecutar estrategias conjuntas para que se reduzca la cifra en este 2020.

“Nos preocupa el caso de Puntarenas, donde hay un incremento importantísimo en la cantidad de homicidios. Tenemos un reporte de que la situación social de la provincia no es la mejor, que hay problemas de empleo, de pandillas juveniles y, en general, de carácter social, por lo que eso podría ser un detonante de más homicidios”, aseguró el jerarca de la Policía Judicial.

Según el estudio Mujeres Vinculadas al Sector Pesquero en Puntarenas: un Caso sobre la Feminización de la Pobreza, elaborado con datos del 2018 por la Fundación Arias para la Paz, Puntarenas presenta el mayor índice de desempleo de Costa Rica, con una tasa de desocupación del 13%, frente al promedio nacional del 9,7%, de aquel momento.

Además, el Índice de Pobreza Multidimensional del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) posiciona el Pacífico central como la región con más necesidades en el país, donde se reporta una tasa de pobreza del 31,7%, frente a la de 23,6% nacional.

En Guanacaste la situación es distinta, pero eso no frenó los crímenes. Datos de la Encuesta Nacional de Hogares reflejan que en la región Chorotega la pobreza bajó de 26%, en el 2018, a 20,3%, en el 2019. En el caso de la pobreza extrema, en esta región pasó de 8,8% a 5,3%.

Homicidios por provincia

FUENTE: OIJ.    || J.C. / LA NACIÓN.

Análisis criminal clave

Con los 560 asesinatos que se registraron en el 2019, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes cerró en 11,07. En países como El Salvador llegó a 50; en Honduras a 42,8 y en México y Colombia a 24.

Para Michael Soto y Wálter Espinoza la disminución registrada en Costa Rica en el 2019 es importante, pero también conlleva desafíos para seguir bajando los números en el futuro.

Soto considera que trabajar por objetivos a partir de datos obtenidos con el análisis criminal ha sido fundamental, ya que eso les ha permitido identificar lugares y horas, así como ubicar zonas de conflicto para movilizar policías al sitio.

“La estrategia ha dado buenos resultados, por lo que debemos mantenerla y reforzarla. El trabajo que hacemos es de contención: detener personas, sacar armas de fuego de la calle, pero se requieren otras acciones”, expresó.

Espinoza destacó que existe un interés del OIJ de reducir la tasa de homicidios, ya que ese es el factor que se toma en cuenta para medir la violencia de Costa Rica.

“Hubo una disminución importante en la cantidad de homicidios dolosos reportados. Al 31 de diciembre del 2018 teníamos reportados 585 homicidios y en el 2019 cerramos con 560, 25 menos. Eso, porcentualmente representa un 4,45% menos, lo que es muy significativo y nos ayuda a tener un panorama más halagüeño de lo que puede acontecer en el siguiente año”, precisó.

Espinoza atribuye a los megaoperativos policiales al azar y las investigaciones judiciales la baja en asesinatos; no obstante, reconoció que todavía se debe trabajar mucho.

“Necesitamos acciones de otra naturaleza, de carácter no policial, para tratar de que la reducción en los homicidios sea constante, permanente y sostenible”, enfatizó.

Agregó que los ajustes de cuentas entre bandas siguen siendo la principal causa de homicidios, seguida de venganzas, riñas, comisión de otro delito, repulsión de otra actividad criminal y violencia doméstica.

Asimismo, las armas de fuego son las más utilizadas (63,4%) junto con las blancas (19,5%) y otros (17,1%).

(Video) OIJ analiza alza de homicidios en Puntarenas