José Andrés Céspedes, No Coma Cuento. 28 enero
El TSE advirtió que, si se intenta quitar la marca con una navajilla, quedaría una seña en el papel y el voto podría anularse. Foto: Reproducción watermark-flex watermark-mobile
El TSE advirtió que, si se intenta quitar la marca con una navajilla, quedaría una seña en el papel y el voto podría anularse. Foto: Reproducción

Es falso que la crayola que se empleará en la votación municipal del domingo 2 de febrero se borra con facilidad, aunque así lo afirme una imagen que se comparte en redes sociales.

“La crayola que estamos usando ahora es exactamente la misma que utilizamos en elecciones anteriores y tiene la propiedad de que no se puede borrar sin destruir el papel o dejar evidencia de que ha habido alguna alteración en ese sentido”, indicó el director general del Registro Electoral del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Héctor Fernández.

Según la información falsa, el crayón es fácil de eliminar, ya que “se puede borrar con una navajilla, porque el papel no absorbe la cera de la crayola”.

Fernández comentó que si se intenta quitar la marca del voto con una navajilla quedaría una seña en el papel y el voto podría ser anulado.

La crayola que se empleará en la votación del 2 de febrero fue diseñada en el Instituto Nacional Electoral (INE) de México y su marca no se puede eliminar con un borrador convencional. Incluso, es más difícil de borrar que un lapicero.

La crayola se utiliza en Costa Rica desde las elecciones presidenciales de 2010 y varios países de Latinoamérica también la emplean en distintos procesos electorales.

No ponga su voto en peligro

La imagen con información falsa también recomienda a los electores llevar un lapicero y marcar el voto primero con el lapicero y encima hacerlo con la crayola.

Fernández explicó que aunque esa práctica no anula el voto inmediatamente, sí lo puede poner en peligro.

“El voto es válido siempre y cuando se pueda determinar la voluntad del elector. Si la marca se realizó con crayón y lapicero en la casilla correcta, eso no elimina el voto, pero sí lo puede poner en riesgo, ya que un fiscal lo podría impugnar”, aseguró el director general del Registro Electoral del TSE.

En Costa Rica existen dos filtros a la hora de revisar los votos. Uno es la junta electoral del cantón, que revisa papeleta por papeleta, y contabiliza los votos válidos y nulos. En esa instancia, los fiscales de los partidos políticos pueden estar presentes e impugnar una decisión de la junta (como validar un voto que la junta considere nulo o viceversa).

El segundo filtro es el escrutinio que realizan los magistrados del TSE, donde también hay presencia de los fiscales electorales.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.