Servicios

Los nueve errores al conducir que gastan más gasolina

Librarse de estas prácticas al manejar contribuirá al mejor desempeño del motor y un mayor rendimiento del combustible

El precio de las gasolinas y el diésel amaneció más caro este jueves en Costa Rica, pues entró a regir una nueva alza extraordinaria aprobada por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep). La previsión es que sigan los aumentos en los próximos meses, por lo que vale la pena tomar todas las medidas posibles para ahorrar combustible, entre ellas hacer ajustes en la conducción del vehículo para procurar un mejor desempeño del motor.

Esta información se basa en consejos y referencias técnicas divulgadas por los departamentos de Energía de los Gobiernos de EE. UU. y de Canadá, el apartado de Acción Climática de la Comisión Europea y SAE International (antes Sociedad de Ingenieros Automotrices), una asociación profesional internacional estadounidense que desarrolla estándares de ingeniería en diversas industrias; como la automotriz.

Acelerar abruptamente. Cuanto más pise el acelerador, quemará más gasolina. En tránsito denso, gastará menos combustible pisando suavemente el pedal. Para mayor eficiencia, siempre tómese cinco segundos para acelerar a 20 kilómetros (km) por hora desde una parada total.

Frenar seguido. Cada vez que frene, se pierde energía que luego habrá de recuperarse. El fallo consiste en frenar con frecuencia pues obliga al motor, una y otra vez, a quemar gasolina para recobrar la aceleración anterior al frenado. Este error suele darse cuando el conductor se acerca demasiado veloz a una luz roja de semáforo o señal de alto y debe reducir pronto la velocidad.

Conducir muy rápido. La mayoría de automóviles, transportes de carga, pick-up y otros suelen ser más eficientes en el consumo a velocidades entre 60 y 90 km por hora. Sobre este rango, utilizan cada vez más combustible para circular más rápido. Cuando un vehículo de cualquier tipo va a 120 km por hora, consume en promedio 20% más respecto a 100 km por hora. En un viaje de 25 km de distancia, ir a 120 km solo reduciría dos minutos el tiempo de viaje respecto a cubrir la misma distancia a 100 km por hora.

Conducir muy lento. Del mismo modo, conducir por debajo de la velocidad óptima es ineficiente. Algunos conductores pueden razonar que, si conducir más rápido quema más combustible, ir más lento devorará menos. No necesariamente porque ello puede igual demandar más esfuerzo del motor. Si usted tiene una transmisión manual y sabe con precisión cuál marcha es más eficiente en cada rango de velocidad, podría mejorar su rendimiento a velocidades inferiores a 80 km por hora. Sin embargo, hoy la mayoría de vehículos tienen transmisiones automáticas que cambian a una marcha lenta si va demasiado despacio pero quemarán combustible extra sin necesidad. Prefiera ceñirse al límite de velocidad.

Obviar resistencia aerodinámica. Retire portaequipajes de techo, cofres de techo y portabicicletas si no los utiliza pues aumentan la resistencia en el viaje y eso significa que quemará más combustible para compensar. La resistencia aerodinámica puede elevar el consumo de gasolina hasta 20% en autopista.

No mantener una velocidad constante. Variar la velocidad para arriba y para abajo cada 20 segundos a velocidades entre 75 y 85 km puede elevar el gasto 20%, según el modelo del automotor. Prefiera una velocidad constante cuando sea posible. Sin embargo, pequeñas variaciones son bienvenidas cuando la gravedad interviene. Si el tránsito se lo permite, deje que su vehículo gane rapidez cuando el impulso provenga de rodar cuesta abajo en vez de acelerar en ese momento.

Ir demasiado cerca de otros. Guardar una distancia de seguimiento con el auto que lleva adelante, debe ser de al menos tres a cinco segundos hasta alcanzarlo. La regla de oro suele ser mantener siempre a la vista las llantas del otro carro. Si avanza sin contemplar siempre dichas llantas, va demasiado cerca lo cual podría derivar en frenazos o aceleraciones frecuentes (aparte del riesgo de un choque) y gastar más gasolina.

Dejar encendido el carro. Apague el motor cuando esté detenido por más de 60 segundos. Esto puede ser de interés en medio de congestionamientos viales porque un vehículo promedio equipado con un motor de tres litros desperdicia 300 mililitros (poco más de una taza) de carburante por cada 10 minutos que esté encendido pero inactivo.

Usar la transmisión manual incorrectamente. Preste atención al tacómetro en el panel de control el cual muestra la velocidad del motor (no confundir con el velocímetro que es la velocidad de desplazamiento). Utilice el tacómetro para saber cuándo variar en una transmisión manual de marcha para mejorar el rendimiento del combustible. Cuanto más altas son las revoluciones por minuto (rpm) más hidrocarburo quema el motor. Por lo tanto, cambie a marchas más bajas con suavidad y rapidez si va lento y, cuando desee ganar velocidad, procure hacerlo solo mientras utiliza una marcha alta.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.