Por: Natasha Cambronero 24 noviembre, 2015
Dennis Moncada, embajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), asistió a la cumbre del SICA representando a su país.
Dennis Moncada, embajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), asistió a la cumbre del SICA representando a su país.

El vicecanciller de Nicaragua, Dennis Moncada, aseguró este martes que la posición de su país sobre los migrantes cubanos es "invariable", con lo que reafirmó la decisión del gobierno de Daniel Ortega de cerrar su frontera a los isleños que transitan por tierra y mar desde Ecuador hasta Estados Unidos, desde hace nueve días.

Ese fue el mensaje que Moncada llevó a la reunión de cancilleres del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) que se realiza en El Salvador, para tratar el tema de los 3.000 cubanos varados en territorio costarricense ante la medida tomada por Managua.

En su intervención, acusó a Costa Rica de apoyar las políticas de Estados Unidos y de "legitimar" la Ley de Ajuste Cubano, vigente desde 1966, la cual permite a los cubanos acceder a un estatus migratorio especial en ese país.

"El gobierno de Costa Rica ha creado y manipulado esta crisis que pretende desconocer e ignorar las causas y la responsabilidad de los Estados Unidos en el aliento de una migración insegura, indigna, desordenada e ilegal, que afecta a Cuba y que está afectando ya a la región centroamericana".

"El gobierno de Nicaragua ratifica su posición de no prestarse a legitimar políticas ilegales que causan daño, sufrimiento y pérdidas económicas a seres humanos, familias enteras, gobiernos y pueblos de Cuba y la región", expresó el nicaragüense.

Una ruta llena de peajes
Una ruta llena de peajes

"Nuestra posición de país es invariable, como corresponde con nuestro compromiso de buen gobierno, que responde a nuestro pueblo, garantizando una Nicaragua segura, que contribuya, como ha venido contribuyendo, a la seguridad de la región centroamericana", añadió.

Moncada achacó la crisis migratoria a Estados Unidos y afirmó que el Istmo carece de recursos económicos para facilitar, por su territorio, el tránsito de los migrantes cubanos, varados en Peñas Blancas, frontera norte de Costa Rica.

"Nuestros países no cuentan con los recursos para enfrentar esta nueva amenaza a nuestra seguridad nacional, sobre todo, si tomamos en cuenta que el desorden migratorio incrementa los riesgos de presencia y acciones terroristas en nuestra región, considerando el creciente tránsito de migrantes ilegales de África y otros continentes", dijo el vicecanciller.

Agregó: "Nuestros presupuestos nacionales, como sabemos, han tenido y tienen que asumir con escaso, irrisorio, apoyo internacional, la lucha contra el narcotráfico, y el cuido de la seguridad de los mismos Estados Unidos".