Aarón Sequeira. 17 julio
Víctor Morales Mora, Carolina Hidalgo, Rodolfo Piza y Noghi Acosta lideran el equipo negociador del gobierno. Foto: Aarón Sequeira
Víctor Morales Mora, Carolina Hidalgo, Rodolfo Piza y Noghi Acosta lideran el equipo negociador del gobierno. Foto: Aarón Sequeira

El ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, y la presidenta legislativa, Carolina Hidalgo, lideran este martes una negociación para tratar de convencer a los diputados de Liberación Nacional (PLN) de votar a favor el texto sustitutivo presentado por el Ministerio de Hacienda para la reforma fiscal.

A causa de las negociaciones, la comisión de reforma fiscal se fue a un receso de una hora justo después de abrir la sesión, a las 9 a. m.

Los liberacionistas han solicitado numerosos cambios a la nueva versión del proyecto. La bancada verdiblanca afirma que tiene muchas dudas y no asegura aún sus votos para el texto sustitutivo, el cual está de primero en la lista de las 1.008 mociones que tienen que ser votadas.

Consultado por las dudas que el PLN tiene sobre la nueva versión del texto, el jefe de la fracción verdiblanco, Carlos Ricardo Benavides, indicó que hay varias relacionadas con el IVA y con los cambios al impuesto sobre la renta.

En cuanto a renta, Liberación cuestiona la norma de subcapitalización que introdujo Hacienda en el texto, la cual impone un límite de un 20% a las deducciones tributarias que pueden hacer las empresas por gastos financieros derivados de los créditos.

El Gobierno alega la norma fue solicitada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y plantea evitar que las empresas se sobreendeuden para deducir todo lo posible el monto que deben pagar por impuestos.

Benavides alega que el cambio afectaría a muchas empresas pequeñas y medianas, que están muy endeudadas, pues actualmente pueden pasar esos intereses crediticios como gastos de producción.

Además, el jefe del PLN criticó que el Gobierno no negociara este punto antes con los productores y con las cámaras empresariales. Añadió que así se lo dijeron a la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, el lunes, en una reunión con diputados del PAC y del PLN.

"La mayoría es mediana empresa, que está endeudada. El Gobierno, sin negociar con nadie, impone una limitación a la aplicación de esos intereses con respecto a la renta", dijo el jefe del PLN.

"Ayer nos dijeron que efectivamente nosotros tenemos razón, pero que ellos ya lo negociaron con los sectores productivos, con las cámaras empresariales y que están de acuerdo en rebajar la tasa y establecer un plazo para la aplicación, de manera que no sea inmediatada", dijo Benavides.

En cuanto a las dudas sobre el IVA, el vocero de Liberación dijo que se centran en el cobro del 13% a los insumos para la producción agrícola, que dice que antes estaban pactados en un 4%.

Alega que tampoco ven con buenos ojos cobrar impuestos a los medicamentos ni a la educación privada, a los cuales el proyecto les impondría una tasa del 4% de IVA.

El nivel de tensión entre diputados fue evidente en el inicio de la sesión, máxime que el Gobierno apuesta todo por la aprobación de este texto, en el que se incluye una serie de reformas para contener el gasto público, como en el caso de los pluses salariales, así como la conversación del impuesto general sobre las ventas en el impuesto al valor agregado (IVA), a una tasa del 13%.

Aunque Ramos anunció un receso de una hora para arreglar problemas de sonido, en realidad acudieron a negociar las dudas del PLN.

El problema para el Gobierno es que solamente tiene un diputado en la comisión de nueve miembros. Necesita al menos cuatro votos más.

En un principio, el Ejecutivo apuntaba a recibir el apoyo del representante de la Unidad Social Cristiana (PUSC) y de los tres del PLN.

En cuanto a los dos diputados de Restauración Nacional, están en contra de la iniciativa con el argumento de que no permitirán un impuesto del 2% sobre la canasta básica. El gobierno alega que es necesario porque, de lo contrario, aumentarán los precios para los consumidores.

Los dos votos del Frente Amplio y de Integración Nacional (PIN) también están en contra de la iniciativa fiscal.

Aparte de Rodolfo Piza y de Carolina Hidalgo, entre los negociadores por el gobierno están el viceministro de Hacienda, Nogui Acosta; el director de Tributación, Carlos Vargas; y el jefe de la fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC), Víctor Morales Mora.

A la mesa de negociación, en el Castillo Azul, sede de la presidencia del Congreso, se sentaron los diputados liberacionistas Silvia Hernández, Gustavo Viales, y Yorleny León.

También, participan Welmer Ramos, presidente de la comisión fiscal; Laura Guido, diputada del PAC; y el frenteamplista José María Villalta.