Sofía Chinchilla C.. 1 marzo
Abelino Esquivel enfrenta dos causas por tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito, por actos que habría cometido entre el 2014 y el 2018, cuando fue diputado. Foto: Melissa Fernández Silva.
Abelino Esquivel enfrenta dos causas por tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito, por actos que habría cometido entre el 2014 y el 2018, cuando fue diputado. Foto: Melissa Fernández Silva.

El Ministerio Público presentó una solicitud de acusación contra el exdiputado Abelino Esquivel (2014-2018), de Renovación Costarricense), a quien le atribuye el delito de tráfico de influencias por intentar sacar de la cárcel a un pastor que descuenta prisión por violar a una menor de edad.

La gestión la hizo la Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción el 12 de diciembre del 2018. Le corresponde al Juzgado Penal de Hacienda y de la Función Pública dar respuesta a la solicitud.

El Ministerio Público imputó a Esquivel luego de que, en marzo del 2018, el entonces ministro de Justicia, Marco Feoli, denunció que el legislador le solicitó sacar de la cárcel a un pastor condenado a 16 años de prisión por violación agravada en perjuicio de una menor con retardo mental.

El exdiputado buscaba que al pastor condenado, de apellidos Barquero Benavides, se le diera el beneficio de libertad condicional, o que lo trasladaran a un régimen penitenciario semiabierto. Según el relato de Feoli, Esquivel identificó al líder religioso como “su amigo”.

”Él me dice que él quería pedir ayuda, un beneficio para su amigo, que él pensaba que el ministro daba los beneficios y, como yo había liberado criminales, podíamos sacar a su amigo, el pastor, que lo conocía hace 30 años”, dijo el exviceministro de Justicia el año pasado.

Cuando trascendió la denuncia, Esquivel admitió que intercedió por el pastor debido a que él, en calidad de diputado, se “debía a los ciudadanos”. El exlegislador adujo que si no hubiera intervenido, probablemente nunca se habría atendido la solicitud de la esposa del pastor, quien pedía la liberación de su cónyuge.

“Acompañé a una ciudadana, a quien conozco, a la oficina del ministro de Justicia, Marco Feoli, porque ella me pidió solicitarle, desde mi despacho, una audiencia con el fin de que tuviera la oportunidad de pedirle que revisen el caso de su esposo, quien fue condenado a 16 años de cárcel, de los cuales ya ha cumplido 6 y, aún así, no le han dado ningún beneficio como sí sucede con otras personas”, argumentó Esquivel.

La Fiscalía indicó que se encuentra a la espera del señalamiento de la fecha para la audiencia preliminar del caso, el cual se tramita en el expediente 18-000067-033-PE.

Esquivel también deberá acudir a los tribunales para enfrentarse a la causa que se le abrió por, presuntamente, exigirle a sus asesores legislativos una parte de sus salarios, mientras fue diputado en el periodo 2014-2018.

Según el relato de tres exasesores de Esquivel, el entonces legislador les cobraba cuotas mensuales que en conjunto sumaban ¢575.000.

Por ese caso lo denunció penalmente la Procuraduría de la Ética Pública, el 27 de junio del año pasado.

Dicha denuncia también incluye a la esposa del exdiputado, Xinia Cortés Oporto, así como a la hermana, Wray Esquivel Quesada, conocida como Uray. Los cargos son enriquecimiento ilícito, asociación ilícita y concusión.

La audiencia preliminar de ese caso se realizará los días 23 y 24 de mayo.