Josué Bravo, Esteban Oviedo. 6 octubre
Geovanny Villalobos (de saco verde), presidente del Conacoop, junto a la ministra de Trabajo, Geannina Dinarte, y el vicepresidente Marvin Rodríguez. Foto: Casa Presidencial
Geovanny Villalobos (de saco verde), presidente del Conacoop, junto a la ministra de Trabajo, Geannina Dinarte, y el vicepresidente Marvin Rodríguez. Foto: Casa Presidencial

El Consejo Nacional de Cooperativas (Conacoop) se opone rotundamente a que las empresas de este sector paguen impuesto de renta.

Así lo afirmó Geovanny Villalobos, presidente del Conacoop, en declaraciones a La Nación, antes de reunirse con el presidente Carlos Alvarado, este martes, como parte de las nuevas jornadas de negociación en procura de alcanzar un acuerdo nacional para equilibrar las finanzas públicas.

En la propuesta inicial al Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno planteó eliminar la exoneración de impuesto de renta de la que gozan las grandes cooperativas. Con ello, el Ejecutivo estimó que recaudaría unos ¢73.000 millones en cuatro años.

Al respecto, el presidente del Conacoop afirmó: “Las cooperativas pagamos todos los impuestos que paga cualquier empresa, excepto el de renta, porque el impuesto de renta lo paga el asociado, que es el dueño de las cooperativas. Si hay excedentes, la cooperativa tiene la obligación de retener un 8% este año, el año que sigue un 9%, y el que sigue un 10%”.

Al señalársele que, en el resto del sector productivo, las empresas pagan renta y, si reparten dividendos, los beneficiados también pagan renta, el dirigente argumentó:

“Es que es diferente, la naturaleza jurídica de las empresas es diferente, una cosa es una empresa de capital y otra una empresa de personas. En este caso, nosotros somos empresas de personas y, al ser una empresa de personas, no tenemos utilidades, lo que tenemos es renta. No se le puede dar un tratamiento a cosas que son diferentes medidos con la misma vara”.

“A hoy, nosotros tenemos una resolución de nuestra asamblea plenaria, que es nuestro máximo órgano, que nos dice un no rotundo a gravar las cooperativas”, añadió, ni siquiera a las grandes, “porque doctrinalmente nosotros no hablamos de cooperativas grandes ni pequeñas”.

A su vez, el Conacoop también rechaza la propuesta de eliminar las cargas parafiscales que deben pagar los bancos públicos, una de las cuales financia el Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (Infocoop), que a su vez financia a las cooperativas.

La idea es crear un impuesto único a los bancos y que el Gobierno asigne recursos según disponibilidad.

“Aunque no venimos a hablar de ese tema, nosotros consideramos que sería un grave daño para el movimiento cooperativo porque se le quitaría una de las fuentes principales para poder realizar la acción de mantenimiento del movimiento cooperativo”, alegó.

Villalobos precisó que, en la reunión con el presidente Alvarado no entraron en detalles del fondo de los temas, sino que hablaron más de la metodología del diálogo nacional.

“Nosotros decidimos venir y decidimos venir por un sentimiento patriótico y nacionalista, en el sentido de que queríamos decirle al presidente de frente ‘presidente, no es este el camino, no es con reuniones bilaterales'. Este (diálogo) tiene que ser multilateral, tienen que estar todos los sectores”.

“Todo aquel que tenga un derecho o un interés, que pueda llegar a una mesa de negociación para poder tener la legitimación, entre todos sacar a este país adelante, nosotros no le hicimos un planteamiento del movimiento cooperativo y para el movimiento cooperativo, fuimos más abiertos al diálogo de todos los sectores, de todos los movimientos, de todos los sectores que están en este momento afectadas, de ese diálogo, de ese liderazgo al Gobierno”, agregó.