AFP . 10 enero
En esta foto de archivo del 14 de enero de 2019, el Sultán de Omán Qaboos bin Said se sienta durante una reunión con el Secretario de Estado Mike Pompeo en el Palacio Real de Beit Al Baraka en Muscat, Omán.. (Andrew Caballero-Reynolds/Pool Photo via AP)
En esta foto de archivo del 14 de enero de 2019, el Sultán de Omán Qaboos bin Said se sienta durante una reunión con el Secretario de Estado Mike Pompeo en el Palacio Real de Beit Al Baraka en Muscat, Omán.. (Andrew Caballero-Reynolds/Pool Photo via AP)

El sultán Qabus ibn Said Al Said, quien ejerció el poder de Omán desde 1970, falleció en la noche del viernes a los 79 años de edad, informó la agencia oficial de noticias de ese país este sábado.

"Con tristeza (...) la corte del sultanato está de luto (...) nuestro sultán Qabus bin Said (...) fue llamado por Dios este viernes", informó la agencia.

Qabus era el monarca árabe con más tiempo en el poder, y este año cumpliría medio siglo en el trono omaní.

En 2019 el sultán había sido hospitalizado varias veces en Alemania, y el pasado 31 de diciembre el palacio real había informado que el estado de salud de Qabus era "estable" pero sin lograr detener los rumores sobre la gravedad.

El deceso de Qabus abre un enorme interrogante sobre su sucesión, ya que el sultán no tuvo hijos y ni hermanos.

De acuerdo con la constitución de Omán, la familia real deberá determinar el sucesor al trono en un plazo de tres días.

La persona escogida deberá pertenecer a la familia real, y ser "musulmán, maduro, racional e hijo legítimo de padres musulmanes omaníes".

Observadores locales indican que por lo menos 80 integrantes de la familia de Qabus tienen ese perfil, pero el favorito es Asad bin Tariq, de 65 años, quien en 2017 fue designado por el sultán viceministro de Relaciones Exteriores y asuntos de Cooperación.

Ese nombramiento había sido visto como un mensaje del sultán sobre sus preferencias relativas a la sucesión en el trono.

Qabus llegó al poder en 1970, cuando encabezó un golpe de estado contra su propio padre, el sultán Said bin Taimur, y buscó transformar el sultanato, que hasta ese momento estaba completamente cerrado al mundo y sometido a un rígido control religioso.

En las últimas décadas, Qabus se proyectó como un hábil negociador en la región, al punto de haber facilitado diálogos por los acuerdos multinacionales por el programa nuclear de Irán y al mismo tiempo mantener su pertenencia al Consejo de Cooperación del Golfo, de fuerte influencia saudita.