AFP. 9 agosto
El presidente Emmanuel Macron participó en la videoconferencia de donantes para Líbano, este domingo 9 de agosto del 2020 desde Fort de Bregan, sur de Francia. AFP
El presidente Emmanuel Macron participó en la videoconferencia de donantes para Líbano, este domingo 9 de agosto del 2020 desde Fort de Bregan, sur de Francia. AFP

París. Un grupo de países prometió este domingo $300 millones en ayuda de emergencia a Líbano por la devastadora explosión en Beirut, después de una videoconferencia que organizaron Francia y Naciones Unidas para recaudar fondos.

El monto total de la “ayuda de emergencia prometida o movilizada a corto plazo” es de 252,7 millones de euros ($300 millones), incluidos 30 millones ($35 millones) de Francia, precisó el palacio del Elíseo.

Los participantes señalaron que esta ayuda se brindaría "directamente" a la población y con absoluta "transparencia".

"Los participantes convinieron que su ayuda debe (...) estar bien coordinada bajo la égida de las Naciones Unidas y ser entregada directamente al pueblo libanés, con la mayor eficacia y transparencia", señalaron los representantes de alrededor de 30 naciones, en un comunicado difundido tras terminar la reunión.

Además, insistieron en la necesidad de abrir una "investigación imparcial, creíble e independiente" sobre las circunstancias en que se produjo el desastre, y ofrecieron asistencia a las autoridades libanesas.

"En este periodo horrible, Líbano no está solo", aseguraron los participantes.

Choques entre policías y manifestantes en Beirut

Hay que “actuar rápido”, exhortó Macron, antes de pasar la palabra a su par estadounidense, Donald Trump, y a los jefes de Gobierno Giuseppe Conte (Italia) y Pedro Sánchez (España), y dirigentes de las grandes organizaciones internacionales (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Cruz Roja, etc.).

La explosión el martes fue provocada por el estallido de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, almacenadas desde hacía seis años en el puerto de Beirut “sin medidas adecuadas”, según el primer ministro, Hassan Diab.

La explosión dejó al menos 158 muertos, 6.000 heridos, decenas de desaparecidos y cientos de miles de personas sin hogar.

Asistencia en camino

Este domingo, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, prometió el envío de medicamentos vía aérea, así como un buque carguero con 4.000 toneladas de arroz. Al frente de la misión estará el anterior mandatario, Michel Temer, hijo de libaneses.

España anunció el despacho, el martes, de un avión del Ejército a Beirut con medicinas y equipos médicos para la Cruz Roja, 10 toneladas de trigo y materiales de abrigo para la población que perdió su hogar por la explosión.

Silos para almacenar granos sufrieron serios daños como consecuencia de la gran explosión en Beirut. AFP
Silos para almacenar granos sufrieron serios daños como consecuencia de la gran explosión en Beirut. AFP

También, la Comisión Europea agregó este domingo 30 millones de euros ($35 millones) a los 33 millones de euros ($40 millones) asignados el viernes para ayuda de emergencia al Líbano, anunció el comisario de Ayuda Humanitaria, Janez Lenarcic.

Israel, país con el que Líbano no mantiene relaciones diplomáticas, no participa, pero tras la explosión propuso ayuda.

Turquía es otro de los países llamado a aportar colaboración.

Naciones Unidas estimó que solo el costo de las necesidades sanitarias asciende a $85 millones.

Líbano lleva meses sumido en una crisis económica muy grave, marcada por la depreciación de la moneda, hiperinflación, despidos masivos y drásticas restricciones bancarias.

Libaneses residentes en Kuwait acudieron este domingo 9 de agosto del 2020 a un banco de sangre a hacer donaciones para sus compatriotas víctimas de la explosión en Beirut. AFP
Libaneses residentes en Kuwait acudieron este domingo 9 de agosto del 2020 a un banco de sangre a hacer donaciones para sus compatriotas víctimas de la explosión en Beirut. AFP

Este domingo, en la emblemática plaza de los Mártires, centenares de manifestantes se congregaron, esgrimiendo banderas libanesas, en medio de cantos patrióticos.

Más tarde, en una avenida que lleva al Parlamento, manifestantes lanzaron piedras y fuegos pirotécnicos hacia la Policía, que replicó con disparos de gas lacrimógeno para dispersarlos, constató un corresponsal de la AFP.

Algunos trataron de escalar las imponentes barricadas interpuestas por la policía para proteger la calle que lleva al Parlamento.

Varios países enviaron socorristas y ayuda material al Líbano y promovieron iniciativas solidarias.