Conflictos

Colombia da la espalda al plan de paz con las FARC

Presidente Santos y las FARC seguirán buscando una salida política al conflicto

Bogotá, Colombia

Colombia rechazó sorpresivamente este domingo el acuerdo de paz con la guerrilla FARC, sumiéndose en una incertidumbre sobre el futuro del proceso para terminar más de medio siglo de violencia.

Tras el golpe inesperado, tanto el presidente Juan Manuel Santos como el jefe máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño (Timochenko), expresaron su firme voluntad de continuar buscando una salida política al conflicto.

"No me rendiré y seguiré buscando la paz hasta el último día de mi mandato, porque ese es el camino para dejarles un mejor país a nuestros hijos", señaló el mandatario en una alocución televisada desde la presidencial Casa de Nariño, flanqueado por su equipo negociador en los diálogos en Cuba.

Además, el mandatario aseguró que el el cese bilateral del fuego seguirá vigente.

Casi simultánteamente, desde La Habana, sede de las negociaciones de casi cuatro años, Timochenko aseguró que los rebeldes "mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro".

Este sorpresivo resultado ocurre a casi una semana de la firma de la paz, sellada por Santos y Timochenko en una ceremonia en Cartagena, ante 15 jefes de Estado y el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon.

Con 99,9% de las mesas escrutadas, la opción del no (50,2%) se imponía a la del sí (49,7%), según el último reporte de la autoridad electoral, en la que se registró una participación del 37,4%.

Los resultados contrastaron con las encuestas que auguraban una ventaja del sí, con un 20% de adhesiones frente al no.

Al menos 34,9 millones de colombianos estaban convocados a las urnas. Sin embargo, la votación no era obligatoria.

Los colombianos dicen estar cansados de la guerra, pero muchos rechazaron hacer concesiones a las FARC, que marcaron la historia reciente con masacres, secuestros, extorsiones y desapariciones forzadas.

LEA: Rechazo al acuerdo en Colombia abre varios escenarios sobre la negociación de la paz

Uno de los convencidos por el no era Plinio Apuleyo Mendoza, periodista y escritor, quien afirmó estar sorprendido "porque no pensaba que con todo ese despliegue publicitario no fuera a ganar el sí. Solo aspiraba a que no fuera muy grande la diferencia".

El triunfo del no es un espaldarazo al expresidente colombiano Álvaro Uribe, según analistas, para quien el acuerdo otorgaba impunidad a los rebeldes y encaminaba al país hacia el "castrochavismo" de Cuba y Venezuela.

El exmandatario llamó este domingo a un "gran pacto nacional", ante el rechazo del acuerdo.

"Queremos aportar a un gran pacto nacional; nos parece fundamental que en nombre de la paz no se creen riesgos a los valores que la hacen posible: la libertad, la justicia institucional, el pluralismo", dijo Uribe en una declaración a periodistas desde su casa en la localidad de Rionegro, en el noroeste de Colombia.

El Gobierno había dicho en varias ocasiones que carecía de un plan B si triunfaba el no.

Los resultados son un reflejo de la gran polarización que s vive en el país.

"Ganó el odio, ganó el odio a las FARC", dijo a la AFP Jorge Restrepo, director del centro de análisis Cerac. "Quedamos sumidos en una profunda crisis política y con unas consecuencias económicas muy negativas", adujo.

Ahora son las FARC las que "decidirán si siguen con el desarme, la reintegración y el cese del fuego bilateral", agregó.

LEA: Incertidumbre y asombro reinan en Colombia ante rechazo al pacto de paz

El pacto con la guerrilla buscaba terminar el principal y más antiguo conflicto armado de América, un complejo entramado de violencia entre guerrillas, paramilitares y agentes estatales, con saldo de 260.000 muertos y 6,9 millones de desplazados.

El acuerdo de paz con la guerrilla FARC en Colombia "no es perfecto, pero es el mejor que se ha logrado", ha repetido el presidente Juan Manuel Santos. Pero este domingo fue rechazado por poco más del 50% de los votantes.

De 297 páginas y firmado el pasado lunes con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), el pacto, que buscaba poner fin a 52 años de conflicto armado, consta de seis puntos:

Tras el alto al fuego bilateral y definitivo en vigor desde el 29 de agosto, las FARC debían comenzar a agrupar a los 5.765 combatientes armados que declararon tener en 27 sitios acordados para la dejación de armas y la reincorporación a la vida civil. El proceso iba a ser supervisado por Naciones Unidas y se realizaría en 180 días a partir del 26 de septiembre, día de la firma del acuerdo.

LEA: Colombia, un país dividido por la paz

Reparar a las víctimas del conflicto, que ha dejado 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados, era el objetivo del sistema de justicia negociado, que tenía previsto juzgar en tribunales especiales los crímenes cometidos por todos los actores del conflicto -guerrillas, paramilitares, agentes estatales-, tanto uniformados como civiles. Una ley de amnistía había sido pactada para los rebeldes acusados de delitos políticos, como rebelión, pero no cobijaría a los responsables de masacres, torturas y violaciones. Quienes confesaran crímenes atroces ante un tribunal especial podrían evitar la cárcel y recibir penas alternativas. Si no lo hacían, y eran declarados culpables, serían condenados de ocho a 20 años de prisión.

Las FARC habían aceptado en mayo de 2014 poner fin a la producción de drogas ilícitas en territorio bajo su control y desvincularse del negocio del narcotráfico. El pacto contenía un plan de sustitución de cultivos ilícitos en zonas de influencia guerrillera, donde el gobierno se había comprometido a brindar alternativas de sustento a los campesinos que aceptaran el reemplazo. Las autoridades de Colombia, el mayor productor mundial de cocaína, seguirían combatiendo al narcotráfico, que desde la década de 1980 ha sido combustible para el conflicto armado.

Con el acuerdo, las FARC se convertirían en un movimiento político legal y el gobierno se había comprometido a garantizar su seguridad para evitar que sus militantes fueran asesinados, como ocurrió a manos de paramilitares y fuerzas estatales en los años 1980 y 1990, luego de un fallido proceso de paz. Además, a las FARC se les asignarían 10 escaños en el Congreso de 268 miembros por dos periodos legislativos consecutivos, cada uno de cuatro años, si no lograban los votos suficientes.

Las partes firmaron en mayo del 2013 un acuerdo en el que el Gobierno se comprometía a otorgar más acceso a tierras, créditos y dotar de servicios básicos a los territorios rurales asolados por la conflagración interna. La repartición de tierras y una reforma agraria son reclamos históricos de las FARC, nacidas en 1964 de una sublevación campesina.

Para hacerse efectivo el acuerdo debía ser refrendado en el plebiscito de este domingo, que había sido aceptado como método de consulta popular por la Corte Constitucional.

Los colombianos, sin embargo, votaron contra el pacto. Con 99,89% de las mesas escrutadas, el "No" tenía 50,22% de los sufragios y el "Sí" 49,77%.

Estos son los hechos más destacados de la jornada:

Bogotá, 3 Oct 2016 (AFP) - Colombia rechazó el acuerdo de paz con las FARC, reconoció este domingo el presidente Juan Manuel Santos, quien anunció que a pesar de ese resultado seguirá buscando superar más de medio siglo de guerra con esa guerrilla marxista.

"No me rendiré y seguiré buscando la paz hasta el último día de mi mandato porque ese es el camino para dejarle un mejor país a nuestros hijos", señaló el mandatario en una alocución televisada desde la presidencial Casa de Nariño, flanqueado por su equipo negociador en los diálogos de La Habana.

Santos ordenó a negociadores viajar a Cuba para que consulten con las FARC sobre el camino a seguir.

El líder de las FARC reitera la disposición de los rebeldes de trabajar por la paz tras la derrota en el referendo.

Colombia votó no este domingo al pacto de paz que buscaba poner fin a la guerra con las FARC, según el escrutinio oficial que ya contabilizaba el 99,08% de las mesas.

LEA:

Con 50,24% de los votos, la opción del no se imponía a la del sí (49,75%), poco más de una hora después de que cerraran las urnas para esta histórica votación.

El no se puso a la cabeza de las preferencias tras avanzar el conteo de la votación del plebiscito que decidirá el futuro de los acuerdos de paz firmados entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC.

Con el 97% de las mesas escrutadas, el no alzaba con el 50,20% de las preferencias, mientras que el sí obtenía el 49,79%.

Encuestas previas al plebiscito habían anticipado una victoria del sí.

Los primeros resultados del plebiscito que decidirá si se avanza en los acuerdos de paz en Colombia se muestran más cerrados de lo esperado.

Con el 50% de las mesas escrutadas, el 50,09% estaba a favor del acuerdo, contra un 49,90% que se oponía.

Para que los acuerdos de paz firmados entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, es necesario que el sí obtenga no solo la mayoría, sino que represente al menos un 13% del electorado, o cerca de 4,5 millones de votos.

Partidarios del sí y del no, que desafiaron los aguaceros de la jornada, se congregaban por la tarde y esperaban los resultados luego de una elección tranquila y en la cual no se reportaron incidentes.

Las mesas de votación en Colombia para el plebiscito sobre el acuerdo de paz ya se cerraron, según informó la Registraduría Nacional, que organiza los comicios.

"Las mesas cerraron y en unos 15 minutos se emitirá el primer boletín de resultados", dijo un vocero de la Registraduría sobre la histórica jornada en la que 34,9 millones de colombianos estaban convocados a respaldar o rechazar el pacto para poner fin a 52 años de conflicto armado.

Muchos lugares en el exterior como Estados Unidos y Europa, donde residen muchos colombianos, arrancaron la votación más temprano (pero siempre a las 8 a. m., hora local) con el himno nacional.

En Costa Rica, la embajada de Colombia, ubicada en San Pedro, abrió sus puertas a las 8 a. m. a la espera de los 7.700 colombianos residentes en nuestro país. Las urnas cierran a las 4 p. m

El Consejo Nacional Electoral de Colombia no acogió la petición de un senador y varios gobernadores para que la jornada del plebiscito se extendiera al menos dos horas debido al mal tiempo que afectó todo el país con fuertes lluvias e inundaciones por el paso del huracán Matthew en el Caribe.

El presidente del organismo, Alexander Vega, confirmó que la jornada electoral se cerrará como estaba previsto, a las cuatro de la tarde hora local.

El senador colombiano Armando Benedetti pidió a las autoridades que amplíen el horario de los comicios en las zonas de la costa del país, donde había lluvias asociadas con el huracán Matthew, que recorre el Caribe. "En las actuales condiciones, obligar a la gente a votar es vulnerar su derecho a decidir", tuiteó Benedetti.

Aseguró a Blu Radio que el presidente Juan Manuel Santos debe hacer la petición al Consejo Nacional Electoral debido a las inundaciones en los departamentos de Atlántico, Bolivar y Magdalena, donde algunas mesas tuvieron irregularidades.

Las elecciones plebiscitarias se desarrollan en completa tranquilidad en los comicios a lo largo y ancho del país, dijo Luis González de la Fiscalía General de la Nación. En igual sentido se pronunció el Ministerio del Interior que solo reportó incidentes en 82 mesas de la Guajira (al noreste del país), donde se retrasó el inicio de las votaciones por la tardanza en la llegada de los materiales debido a las condiciones climáticas.

El huracán Matthew afectó principalmente la costa caribeña de Colombia extendiendo lluvias de menor o mayor intensidad por todo el país.

El presidente Juan Manuel Santos fue uno de los primeros en colocar su papeleta en la Plaza Bolivar, al centro de Bogotá. "La paz es el camino para que nuestros hijos, nuestros nietos, tengan un mejor país", dijo el mandatario, paraguas en mano, al votar en la capital colombiana.

"Todos los colombianos debemos ser protagonistas de este cambio histórico", añadió sobre esta votación no obligatoria que será verificada por 200 observadores de 25 países.

Las mesas de votación en Colombia para el plebiscito sobre el acuerdo de paz con la guerrilla FARC abrieron este domingo a las 8 a. m. (7 a. m., hora tica), bajo intensas lluvias en varios puntos del país tras el paso del huracán Matthew.

LEA: Colombia: el reto es echar a andar los acuerdos de paz con las FARC

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.