Centroamérica

¿Qué es el SICA, mecanismo donde Chaves respaldó a Ortega?

Originalmente fue integrado por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, pero en el 2013 se unieron Belice y República Dominicana

El jueves el presidente de la República, Rodrigo Chaves, votó a favor del nombramiento de Werner Vargas, candidato del régimen nicaragüense de Daniel Ortega, para ocupar el cargo de secretario general del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

De acuerdo con la declaración emitida, el nombramiento de Vargas será por cuatro años; es decir, del 2022 al 2026 y posteriormente le corresponderá a Costa Rica asumir la Secretaría General. Pero ¿qué quiere decir esto?, a continuación se lo explicamos en cuatro puntos.

El SICA es un mecanismo de integración constituido en 1991 mediante la suscripción del Protocolo de Tegucigalpa. Originalmente fue integrado por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, pero en el 2013 se unieron Belice y República Dominicana.

El SICA busca lograr una efectiva integración de Centroamérica para que sea una región de paz, libertad, democracia y desarrollo. Por lo anterior, este mecanismo funciona por consenso; es decir, que para que el SICA trabaje o se pronuncie en algún tema, todos los miembros deben estar de acuerdo.

Además, los países miembros deben priorizar temas como la seguridad democrática, el cambio climático climático, la integración social, la integración económica y el fortalecimiento institucional.

La Secretaría General del SICA o (SG SICA) es el órgano de coordinación general de los esfuerzos de todo el sistema y, a través de ella, se establecen los convenios internacionales.

Además, debe ejecutar o coordinar la ejecución de los mandatos que deriven de la Reunión de Presidentes (órgano supremo del SICA), Consejo de los Ministros de Relaciones Exteriores y Comité Ejecutivo del SICA.

La falta de legitimidad que rodea al régimen de Ortega resta credibilidad a sus representantes que quieran colaborar en un sistema que busca justamente la seguridad democrática.

Mientras se nombra a Vargas como secretario general del SICA, Rolando Álvarez, un obispo nicaragüense que denuncia la represión, permanece retenido en su curia por el régimen. Por otro lado, en las cárceles, al menos 190 políticos y opositores permanecen privados de su libertad.

“Se escoge un momento particularmente odioso, tenemos más o menos ya a 1.200 organizaciones no gubernamentales que se han prohibido en Nicaragua; tenemos a monseñor Rolando Álvarez en asedio, estamos a meses de un nuevo fraude electoral en el que se están violentando todos los procesos”, comentó la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, respecto al voto de Chaves.

Es importante recordar que Vargas ocupó puestos en la Cancillería nicaragüense y en la Corte Centroamericana de Justicia, cuando se produjo la invasión de Nicaragua a isla Calero en el 2010.

El principal argumento del Gobierno de Chaves es el desbloqueo de $153 millones en cooperación, según un comunicado de Casa Presidencial.

Con esta decisión, el mandatario rechazó la recomendación de ocho expresidentes de la República de desistir de un respaldo “altamente inconveniente” a un régimen acusado de violentar los derechos humanos.

“Es un día triste, de claudicación, en donde la región antepuso la ejecución de $150 millones en cooperación ante la represión del régimen que gobierna Nicaragua” fustigó Chinchilla tras el nombramiento.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.