Michelle Soto. 13 agosto, 2015
No hay acciones pequeñas, toda buena práctica cuenta. | ADRIÁN SOTO
No hay acciones pequeñas, toda buena práctica cuenta. | ADRIÁN SOTO

Los proveedores son clave en la operación de una empresa y cuando esta persigue la carbono neutralidad, lo que hagan ellos siempre impactará el inventario de emisiones.

Por esa razón, las empresas que se certifican con el sello c-neutral del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) procuran trabajar con proveedores que también sean verdes.

Asuaire Travel es una empresa pequeña que está consciente de eso y no se complica: busca a sus proveedores entre las otras 31 empresas que ya han sido certificadas.

“Uno puede ir mejorando toda la cadena de valor al buscar proveedores que compartan esa filosofía de buenas prácticas. A fin de cuentas es un ganar-ganar para todos”, comentó Cristina Calvo, de Asuaire Travel.

Por esa razón, Calvo invita a otras empresas para que opten por el sello pues así se generan encadenamientos más verdes, y esto, a su vez, rinde sus beneficios porque se favorece el crecimiento y prosperidad de los distintos negocios.

Eso es particularmente significativo cuando se trata de pequeñas y medianas empresas (pymes), las cuales constituyen el 44% de las organizaciones certificadas por el Minae.

“No solo se está mejorando la operación propia, sino que se ayuda a otros y favorecemos que el consumo se haga interno, lo que también disminuye la huella”, explicó Pedro Fernández, de Asuaire Travel.

A Silvia Chaves, de Florex, una de las primeras pymes certificadas como c-neutral, le gustaría que existiera más intercambio entre las empresas c-neutrales precisamente para favorecer esos encadenamientos y aprender unas de otras.

“Esa cooperación es algo que la Dirección de Cambio Climático del Minae está en capacidad de liderar”, dijo Chaves, y agregó: “De esos intercambios vienen las redes y eso funciona. Si una empresa ve a otra, se apuntan y juntas hacen el esfuerzo”.

Para Calvo, contrario a otras certificaciones que son más específicas, la carbono neutralidad convoca a muchos sectores, sin importar cuán diferentes sean.

“Si todos somos carbono neutrales es porque pasamos por el mismo proceso, así que nos entendemos. Eso es importante porque, al ser un tema país, eso ayuda a encadenar las cosas para que no se diluyan los esfuerzos”, manifestó Calvo.

Incluso, sugiere Calvo, se podría favorecer redes de empresas que cuenten con otras certificaciones similares cuyo alcance sea nacional, como Bandera Azul Ecológica o el certificado de sostenibilidad turística (CST).

Para Chaves, el sector privado ya dio el paso; ahora faltan las instituciones del Estado. Así se podrá cerrar el círculo virtuoso.