Plan tuvo 37 votos a favor y solo uno en contra.

Por: Silvia Artavia, Aaron Sequeira 14 diciembre, 2017
La nueva legislación haría más accesible la compra de estas unidades, cuyo costo resulta elevado dado al oneroso sistema de batería recargable con el que funcionan. Foto: Rafael Pacheco.
La nueva legislación haría más accesible la compra de estas unidades, cuyo costo resulta elevado dado al oneroso sistema de batería recargable con el que funcionan. Foto: Rafael Pacheco.

El proyecto de Ley de incentivos y promoción para el transporte eléctrico encendió motores la tarde de este jueves, pues los diputados lo aprobaron en segundo debate.

El plan tuvo 37 votos a favor y solo uno en contra, del legislador José Ramírez, del Frente Amplio.

Después de superado este trayecto en el Congreso, la siguiente ruta para la iniciativa será la firma por parte del presidente Luis Guillermo Solís y la publicación de la ley.

La nueva legislación haría más accesible la compra de estas unidades, cuyo costo resulta elevado dado al oneroso sistema de batería recargable con el que funcionan.

Asimismo, la venta masiva de estos autos contribuiría con la iniciativa de Costa Rica de convertirse en un país carbono neutro para el 2022, pues se trata de vehículos ‘cero emisiones’.

Las exoneraciones

Los impuestos de los cuales quedarían exentas estas unidades son tres: el general sobre ventas, el selectivo de consumo y el de valor aduanero.

Además se hace algún tipo de exoneración a los primeros $60.000 del valor CIF del vehículo. De estos, $30.000 quedan libres de impuesto en un 100%. Las exenciones al monto restante se aplican de forma diferenciada, según una tabla ideada para ese fin.

El valor CIF (costo, seguro y flete) contempla el monto total del automotor al llegar a puerto, así como el seguro que debe cancelarse a la naviera, al transportista o a la aseguradora por el transporte de esa mercancía, y el monto que implica ese traslado.

A ejercer presión

“Necesitamos hacer el cambio hacia la matriz energética. La presión será hacia el Poder Ejecutivo, para que se reglamente la ley”, expresó la diputada Marcela Guerrero, del Partido Acción Ciudadana (PAC), quien ha impulsado el proyecto en la corriente legislativa.

Según la legisladora, lo urgente es que el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) tenga listo el Plan Nacional de Transporte Eléctrico durante los primeros meses del 2018.

Con ella coincidió Allan Blanco, encargado de transporte eléctrico de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL).

“Ya pasó la parte más difícil. Esperaríamos que empiece a regir durante los primeros tres meses del año que viene”, afirmó el funcionario.

Irene Cañas, viceministra del Minae, dijo que el Plan Nacional de Transporte Eléctrico se presentó hace alrededor de tres semanas y que el pasado 8 de diciembre se le incorporaron ajustes.

En la elaboración de este documento participaron sectores como la academia, los importadores de vehículos, el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y el Ministerio de Hacienda.

"Para unos cuantos"

El frenteamplista José Ramírez, único diputado que votó en contra del proyecto, fue enfático en que se trata de una propuesta que no resolverá la situación de contaminación y concentración vehicular en el área metropolitana.

“Tiene que haber una propuesta integral. ¿Cómo mejoramos el tema de las estaciones de buses? ¿Cómo conseguimos un tren de mejor calidad? Eso integrado a que la gente tenga posibilidades de ciclovías e incentivos para quienes se trasladan en bicicleta, por ejemplo”, aseveró el legislador.

Asimismo, Ramírez opinó que la exoneración de los vehículos beneficiará solamente a “unos cuantos”.

“No sé dónde está contemplado que van a ser accesibles (los carros). En el proyecto yo no lo vi claro. Antes había más márgenes, porque se proponían carros de más antigüedad, que no serían tan caros, y no solo nuevos”, afirmó.

Inicialmente, el proyecto de ley contemplaba la importación de unidades con cinco años de antigüedad. Sin embargo, hace seis meses la propuesta se reformó y se limitó a carros nuevos.

Otra de las modificaciones por las que pasó el documento fue la de contemplar, únicamente, vehículos eléctricos, cero emisiones.

Cuando la propuesta empezó a ver la luz, hace más de dos años, se tomaban en cuenta también los híbridos recargables.