BRANDVOICE

Realidad Virtual en Educación, ¿realidad o ficción?

Mathew Anderson, Presidente de Keiser University LAC, comparte con nosotros los retos de la educación post-covid y las tendencias futuras.

En casi dos años desde su inicio, la pandemia del COVID-19 ha alterado significativamente el día a día de los seres humanos -a nivel global. Hasta la fecha, la Organización Mundial de la Salud ha registrado a más de 260 millones de personas infectadas con COVID-19. Desde la medicina hasta la agricultura, la mayoría de los campos profesionales y económicos han sido afectados de una manera u otra. No cabe duda que la pandemia ha traído consigo una cantidad devastadora de pérdidas, con una disminución de crecimiento económico global de -3.2% en 2020. Sin embargo, también ha sido un catalizador para avances tecnológicos impresionantes en los mismos campos afectados -dice Mathew Anderson, Presidente del Campus Latinoamericano de Keiser University.

¿Cómo ha sido el impacto del COVID-19 en la educación superior?

Una de las áreas principalmente impactadas por estos avances en la tecnología -y claramente, por la pandemia del COVID-19- ha sido la educación superior. A nivel global, 1.7 billones de estudiantes se vieron afectados por la pandemia, y alrededor de 96 países tuvieron que cambiar su educación del modelo presencial a en línea. En los últimos años, la educación ha transcendido más allá de las configuraciones tradicionales y se ha visto modificada por una mezcla de innovación, desarrollo y creatividad. El confinamiento y otros limitantes generados por el COVID-19 han empujado una serie de cambios en la manera en la que se imparten programas educativos -desde los espacios de clases hasta los pensum académicos. Cada día, es más común encontrar programas completamente en línea, accesibles y de corto plazo. En Keiser, nos hemos adaptado a las nuevas tendencias por medio de nuestros programas de Diplomados y carreras que se imparten una clase por mes, disponibles en modalidad remota o presencial. Muy pronto esperamos contar con nuestro Accelerated MBA donde los estudiantes podrían realizar su pregrado y MBA en alrededor de 5 años. Esto ayudará a nuestros estudiantes utilizar todos los recursos posibles y poder ahorrar tiempo y dinero en su preparación profesional.

¿Cómo considera usted que las clases en línea han afectado a la educación superior?

La mayor parte de las universidades tradicionales han tenido que adaptar sus estrategias para cumplir con las exigencias de la población estudiantil moderna -la cual ha crecido con un acceso directo a la tecnología. Por ejemplo, el 59% de las universidades a nivel mundial continuarán ofreciendo cursos y programas en línea -aún después de que las restricciones causadas por la pandemia hayan finalizado. Y al menos 85% de las instituciones ofrecerán programas híbridos -con clases tanto en línea como presenciales.

Sin embargo, ofrecer clases en línea -o a distancia- ya no es necesariamente una garantía de éxito para las instituciones académicas. Si no, que éstas deben de innovar constantemente para alcanzar altos niveles de participación estudiantil y crear programas relevantes para la actualidad. Estamos llegando a un punto en el que la educación a distancia a como la conocemos ya no es suficiente. De hecho, se discute que los inicios de la educación a distancia datan al siglo XIX, aunque su popularidad aumentó a partir del 2007. Además de estas nuevas tecnologías, tenemos que considerar las nuevas tendencias que nos incluye el mercado. Hoy en día el poder de decisión la tiene el cliente y no la institución, ya que los estudiantes priorizaran la accesibilidad de espacio, flexibilidad de tiempo, comodidad de precios, y una educación personalizada al momento de escoger una universidad.

¿Cuál cree que es el futuro de la educación superior post COVID-19?

Algunos pasos -que ya muchas instituciones alrededor del mundo están tomando- es pasar de una experiencia académica 2-dimensional a la realidad aumentada (AR) y realidad virtual (VR). Ya no es ciencia ficción pensar en impartir clases por medio de hologramas y espacios diseñados por medio de realidad virtual. Universidades a nivel internacional cuentan con salones de inmersiones donde los estudiantes experimentan en simulaciones de medicina, ingeniería, arte, e historia. Se estima que, en los próximos 5 años, el 25% de las principales instituciones académicas a nivel global incorporarán realidad virtual o realidad aumentada en sus programas -con el porcentaje creciendo significativamente en los siguientes 10 años. Universidades están creando campus en el metaverso como el caso de KAIST en Corea del Sur, que planea lanzarlo en 2023.

En el caso de Keiser University, ¿Cómo han afrontado los retos creados por la pandemia?

De cierta manera, en Keiser University ya estábamos preparados para las circunstancias actuales. Desde hace varios años, gran parte de nuestros programas y clases cuentan con componentes en línea -por medio de la plataforma Blackboard. En Keiser, nos basamos en la filosofía: “los estudiantes son primero”. Durante la pandemia, nos concentramos en mantener una educación personalizada, reforzar los conocimientos de la plataforma a nuestro cuerpo docente y trabajando muy cerca de nuestros estudiantes y sus circunstancias. Una vez que se comenzó a vivir el impacto de la pandemia del COVID-19, nuestro reto no fue “¿Cómo realizamos la transición a clases 100% en línea?”, sino “¿Cómo promovemos la participación de los estudiantes en esta nueva modalidad?”, lo cual nos brindó una ventaja significativa sobre las instituciones que tenían poca -o ninguna- experiencia con clases en línea. Gracias a la innovación de la universidad y el compromiso de la Vicecanciller de la División en Línea, Sherry Olsen, quien nos guio por todo el proceso de transición, hemos podido recibir por tres años consecutivos el premio “Blackboard Catalyst”, brindado por la plataforma Blackboard a aquellas instituciones que han logrado alcanzar altos niveles de éxito en términos de educación en línea.

¿Cómo ha sido el impacto del COVID-19 en el campo laboral?

La incorporación de la tecnología digital -impulsada por la pandemia- se ha extendido más allá del campo educativo. Actualmente, las compañías más prominentes en el mundo están realizando una transición a modalidades remotas -o al menos híbridas- para llenar las expectativas de una fuerza laboral moderna, la cual prefiere no trabajar en los espacios de oficinas tradicionales. Se estima que alrededor del 25% de compañías internacionales han decidido añadir más automatización en sus procesos del día a día. Este ha sido el caso de empresas como Google y Dropbox que han lanzado programas piloto donde sus empleados van a sus oficinas 3 veces por semanas, o en días específicos. De acuerdo con estudios recientes, alrededor del 70% de los profesionales en Estados Unidos optarían por trabajar de manera remota o híbrida, en vez de ir a una oficina. Si las compañías desean atraer al mejor talento profesional, deben de adaptarse a estas nuevas demandas. Y estos cambios conllevan inversiones de millones de dólares en tecnología de realidad virtual/realidad aumentada para ampliar la participación de sus empleados.

En estos tiempos, la pregunta ya no es “¿debemos invertir en tecnología digital?”, si no “¿cómo continuamos innovando para liderar los cambios?”

La Universidad de Ciencia y Tecnología Avanzada de Corea será la primera institución de educación superior que pondrá en práctica la tecnología del metaverso, para generar un mayor acercamiento entre estudiantes y profesorado, lo cual podría significar un primer paso de un modelo que eventualmente sería replicado por las universidades de mayor innovación en el mundo.

“En Keiser hay proyectos con realidad aumentada y seguimos invirtiendo en este tema para seguir satisfaciendo las necesidades de los estudiantes. Las universidades tienen que seguir evolucionando en función de los tiempos, para mantenerse relevantes y exitosas. Estas iniciativas permiten extender la educación porque el área geográfica dejará de ser cada vez más un problema”, comenta.

Anderson asegura que, dentro de lo que se puede rescatar como positivo de los efectos de la pandemia, es el desarrollo acelerado de la educación online. Se puso en evidencia la importancia de invertir en mayor tecnología.

“De lo que vemos en los millennials y las nuevas generaciones que han crecido cerca de la tecnología, se ha visto una preferencia por trabajar y estudiar de manera virtual. Cuando estas generaciones se gradúen, van a optar por trabajar en remoto y eso va a incidir en la preferencia de las grandes compañías. Es un modelo que conlleva beneficios, como ahorro en infraestructura, servicios”, agrega.

Para contribuir con este proceso de virtualización de la educación, en el último año Keiser University ayudó a más de 80 universidades en el mundo con conocimiento y capacitación. La institución conoce la importancia de reforzar las aptitudes tanto de estudiantes como de profesores para incentivar una mejor capacitación adaptada a las necesidades de los mercados actuales.

Keiser rankings:

# 1. Mejor Programa de Asociados en Contabilidad por Best Value Schools.

# 1. Mejor universidad en Florida para estudiantes Hispanos por BestColleges.

# 1. Ganador del Blackboard Catalyst Award en 2021.

# 2. Mejor universidad en línea en la Florida en 2022 por Niche.

CONTACTO

• El próximo semestre inicia en enero 2022. • Para mayor información: admissionslac@keiseruniversity.edu

• Sitio web: www.keiseruniversity.edu.ni