Fabrice Le Lous. 6 mayo

La crisis económica por el covid-19 obliga a los gobiernos a ser creativos. Es un coronavirus nuevo y es una realidad nueva para las generaciones vivas. En Costa Rica, el Gobierno contempla diferentes mecanismos para subsanar las grietas que el mal sanitario ha abierto en los bolsillos del país. Una idea es apostar por una industria nueva: el cáñamo.

El plan está todavía en sus primeros pasos. Faltan reuniones y falta (mucha) información por parte del Ejecutivo. Por ahora, el presidente Carlos Alvarado únicamente mencionó que se impulsaría este cultivo de forma oficial. Aunque sea el comienzo, no es menor cosa. Al cáñamo se lo relaciona inmediatamente con la marihuana, la segunda droga más incautada en Costa Rica por las autoridades.

Aquí explicamos de qué trata esta industria que genera cientos de millones de dólares en el mundo. Como dato curioso, Corea del Norte, liderada por la dictadura de los Kim, es el sexto productor de cáñamo industrial en el mundo.

Un sembradío legal de cáñamo industrial en Francia. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Un sembradío legal de cáñamo industrial en Francia. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Qué es el cáñamo, qué es el cáñamo industrial y qué es la marihuana

El cáñamo es una planta, la marihuana es una droga que deriva de esa planta, y el cáñamo industrial es una cepa de esa planta con fines industriales.

Nombre de la planta: Cannabis sativa (etimología: cannabis es cáñamo y sativa se traduce a “que se planta o se cultiva”; entonces: ‘cáñamo que se planta’). El cannabis sativa suele llamarse cáñamo en español.

Esta planta tiene diferentes variedades y cepas, cultivadas para diferentes propósitos, según explica la Fundación Canna, de España, que se dedica al estudio y la divulgación de información sobre la planta.

El cannabis es una planta herbácea de crecimiento anual, robusta y aromática. Se cree que proviene de Asia del este, pero actualmente se cultiva en todo el mundo.

La fibra, las semillas, las flores y los tallos del cáñamo han sido utilizados por la humanidad desde hace miles de años en una multitud de derivados, usos y productos.

La marihuana es una droga que se puede hacer con una mezcla de hojas y flores secas del cáñamo, pero de las plantas hembras.

El cáñamo o cannabis sativa es la planta y la marihuana es la droga. Si bien se extrae del cáñamo, es apenas uno de los cientos de usos que posee esta planta.

En 1961, Naciones Unidas incluyó al cáñamo en una lista negra de drogas por la marihuana. Esto se tradujo a una prohibición internacional de su crecimiento y su cultivo. En 1964 se descubrió el THC, (tetrahidrocannabinol, principal constituyente psicoactivo del cannabis) y se incluyó al cáñamo en la lista de sustancias prohibidas en 1968.

En los años 80, Francia desarrolló cepas de cáñamo con contenidos de THC muy bajos. Esto permitió que se pudiera volver a utilizar para alimentos, telas, materiales de construcción, entre otros, sin complicaciones legales. Esta cepa especial, con niveles bajísimos de THC, es lo que llamamos cáñamo industrial.

De acuerdo con Fundación Canna, este desarrollo científico fue acompañado de cabildeos en el Parlamento Europeo para que finalmente se aprobaran regulaciones a los países de la Unión Europea para cultivar el cáñamo industrial, pero con niveles de THC del 0,3%.

Un zapato hecho con cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Un zapato hecho con cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Posibles beneficios del cultivo del cáñamo industrial para Costa Rica

El cáñamo industrial se define como una cepa de cannabis sativa con menos de 0,3% de THC.

El cultivo de cáñamo industrial puede derivar en un abanico de productos que van desde cuerdas, textiles, ropa, zapatos, alimentos, papel, plásticos con origen natural, aceite, biocombustible, y muchos otros.

El cáñamo puede exportarse como materia prima, pero se le saca más beneficio a la exportación de productos finales.

La diputada Zoila Rosa Volio, entusiasta de la producción de cáñamo industrial y de cannabis medicinal, quien de hecho tiene un proyecto de ley para estas producciones en la Asamblea Legislativa, nos dijo:

“Hay muchas posibilidades que podrán ver en cada cooperativa, o en cada productor que quiera entrar en este nuevo cultivo. Ellos valorarán qué es lo que se ajusta más a su producción de acuerdo a sus necesidades y a su capital. No quisiera encasillarlo, porque probablemente va a variar caso por caso. La producción del cáñamo genera una mano de obra y una materia prima muy versátil. Tiene muchísimas aplicaciones”.

La fibra de cáñamo industrial es resistente y puede derivar en muchos productos. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
La fibra de cáñamo industrial es resistente y puede derivar en muchos productos. Foto: Licencia Wikimedia Commons.

Ty Cherry, presidente de la Fundación EarthCorp (Florida, Estados Unidos), quien estudió Nutrición Clínica y Nutrición Bioquímica en las universidades McGill y de Florida, comenta que a través de su fundación, han tratado de desarrollar la producción de cáñamo industrial en Costa Rica desde 2015, pero entonces las leyes eran “muy estrictas”.

Cherry cofundó la Coalición de Cáñamo de Costa Rica (CCC), una plataforma que divulga información sobre el cáñamo industrial, desarrolla la participación de comunidades y puede proveer sistemas para un desarrollo adecuado de cáñamo, según su director.

Ellos abogan por la posibilidad de que se pueda cultivar cáñamo industrial en todo el país por cualquier individuo interesado o por organizaciones, con una regulación mínima y sin costo de licencias. En cambio, abogan porque la producción de cannabis medicinal (con contenidos de THC mucho mayores) sí se haga bajo estricta supervisión del Estado en todos los niveles, y con un cobro regulado de licencias.

Ojo: el Gobierno de Costa Rica habló de cáñamo industrial y no cannabis medicinal. Estas dos producciones son diferentes y pueden analizarse por aparte.

El pasado lunes 4 de mayo, Carlos Alvarado dijo: "Impulsaremos el cultivo del cáñamo para reactivar el sector productivo, con todas las garantías y la seguridad del caso”.

Si se coordina con el proyecto de ley existente que impulsa la diputada Zoila Rosa Volio, el plan gubernamental podría entonces tener dos grandes direcciones: producción de cáñamo industrial y producción de cannabis medicinal.

Estos son posibles beneficios para Costa Rica si se lanza la producción de cáñamo industrial, según Ty Cherry, de la Fundación EarthCorp:

--Creación de empleos y empresas.

--Producción de aceites y semillas que pueden ser valiosas para uso doméstico y foráneo (exportación). Se pueden hacer alimentos de calidad.

--La fibra de la planta puede usarse para el desarrollo de textiles o de materiales de construcción, como madera, cemento de cáñamo y paneles de cáñamo.

--Plásticos cuyo origen no sea el petróleo sino el cáñamo.

--Se pueden crear superconductores de energía.

Un short hecho con cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Un short hecho con cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.

Sin embargo, Cherry precisa que el valor de estos productos solos puede no ser suficiente para crear una economía fuerte de cáñamo tico. Muchos países lo cultivan y producen estos derivados, por lo que la competencia sería fuerte.

“La biomasa, la planta, debe ser procesada a nivel local y debe ser reducida a un volumen mínimo. Idealmente, todo se procesa hasta un producto final con el menor peso y volumen posible antes de ser exportado. Nosotros creemos que el cáñamo es como otros productos agrícolas. Cuanto más cercanos estén al producto final de venta en la tienda, más grande es su valor”, explica Cherry.

Sobre cuántos empleos se podrían generar, dependerá de cuántos productores deseen ser parte de esta oportunidad. La diputada Zoila Rosa Volio rechaza hacer especulaciones, pues también hay que esperar para saber cómo se implementaría este cambio en la economía del país.

“Es difícil", dice Volio. "No me gustan las proyecciones de cuántos empleos se van a generar, porque eso va a depender de cuánta gente va a sembrar, y si vienen inversionistas extranjeros o no, entonces no me gusta especular sobre estas cifras. Lo que sí le puedo decir, es que la propuesta cubriría todos los estratos de la cadena de producción”.

Un panel de construcción hecho con cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Un panel de construcción hecho con cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
El proyecto de la diputada Zoila Rosa Volio y el cáñamo medicinal

Por el momento, la diputada Volio dijo a El Explicador que el anuncio del Gobierno la tomó “por sorpresa”. Ella desconoce si lo anunciado tiene que ver con su proyecto de ley, el número 21.315, llamado Ley de Producción de Cannabis y Cáñamo para Fines Medicinales.

“Ya hemos coordinado una reunión para la próxima semana, en Casa Presidencial con el señor Ministro (de Presidencia), Marcelo Prieto, para valorar si esta iniciativa de la que habló el presidente tiene que ver con mi proyecto o no. En este momento lo desconozco, pero me imagino que sí”, dijo la diputada Volio.

De acuerdo con la congresista, la producción del cáñamo genera una mano de obra y una materia prima “muy versátil” para ser utilizada en los llamados bioplásticos, en papel, textiles, alimentos, cosméticos, productos de cuidado personal, etc.

El proyecto de Volio, cuya última versión podés revisar en este enlace, está más orientado en la producción de cannabis medicinal y productos derivados. Busca generar una industria farmacéutica alrededor de los productos que resultan del cultivo de la planta cannabis sativa, con niveles de THC mucho mayores a los del cáñamo industrial.

De acuerdo con los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés), estos son algunos usos medicinales del cannabis concebido para este fin:

--Algunas drogas que contienen cannabinoides pueden ayudar a tratar ciertas formas raras de epilepsia, náuseas y vómitos asociados con quimioterapia para tratar el cáncer.

--Algunas drogas que contienen cannabinoides pueden ayudar a tratar la falta de apetito y de peso asociadas con el VIH/sida.

--Hay evidencia que sugiere modestos beneficios del cannabis medicinal o de los cannabinoides en dolor crónicos y síntomas de la esclerosis múltiple.

Según las NIH, se han hecho estudios sobre el uso de cannabinoides para tratar: insomnio, estrés postraumático, glaucoma, epilepsia, enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome del intestino irritable, entre otros. En este enlace se pueden ver los resultados específicos por cada malestar de salud. No en todos los casos el cannabis medicinal resulta positivo.

Por ahora, en Costa Rica, a falta de tener más información del Ejecutivo, para una posible producción de cannabis medicinal (y también de cáñamo industrial), quien regularía los procesos sería el Ministerio de Salud, quien cuenta con competencias legales para verificar el cumplimiento de las disposiciones de la propuesta de Volio.

También el Ministerio de Agricultura y Ganadería estaría encargado de la siembra, la importación de semillas y la fase industrial de esta producción.

Ty Cherry, de la Fundación EarthCorp, advierte que el cáñamo industrial no debe crecer junto al cannabis medicinal por varias razones.

“El cannabis medicinal tiene niveles más elevados de THC. La naturaleza genética del cáñamo industrial causa que los niveles del THC y la calidad del cannabis para usos medicinales se vuelva inservible. Esencialmente, el cáñamo industrial elimina los valores que se buscan en el cannabis medicinal”.

Una cuerda hecha con cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Una cuerda hecha con cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Producción mundial de cáñamo industrial

En 2016, la industria mundial de productos finales de cáñamo generó $688 millones. Estos productos se dividieron así:

--24%: Cuidado personal

--19%: Alimentos

--19%: Cannabidiol (CBC, uno de los 113 cannabinoides que se encuentran en la planta)

--18%: Aplicaciones industriales

--14%: Textiles

--4%: Suplementos

--2%: Otros productos

Estos son los más grandes productores de cáñamo industrial en el mundo:

1--China. 91.000 hectáreas de plantaciones

2--Estados Unidos. 59.000 hectáreas de plantaciones

3--Canadá. 56.600 hectáreas de plantaciones

4--Francia. 17.400 hectáreas de plantaciones

5--Chile. 4.385 toneladas por año

6--Corea del Norte. Faltan datos precisos, pero se sabe que solo en los alrededores de Pyongyang, la capital, hay unos 47.000 metros cuadrados de plantaciones de cáñamo

En estos países, la producción de cáñamo industrial es un negocio estable, que deja mucha ganancia y que crece rápidamente.

La producción de cannabis medicinal, por su parte, es legal en 21 países y contempla un mercado de unas 770 millones de personas. De estas, 51% vive en países que permiten la importación.

Se estima que para suplir apenas un 10% de la demanda mundial de cannabis medicinal, Costa Rica tendría que producir casi 62.000 kg de cáñamo medicinal. Esto representa miles de millones de dólares.

Un vestido hecho de cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Un vestido hecho de cáñamo industrial. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Posibles aspectos negativos del cáñamo

Entre los aspectos negativos que puede tener el lanzamiento de esta industria en el país, está la posible proliferación de cultivos de cannabis para la producción de drogas. Aunque hay diferencias físicas entre la planta para la industria y la planta con mayores niveles de THC para la producción de marihuana, la luz verde al cáñamo puede generar cultivos destinados a otros propósitos, clandestinos.

En Costa Rica, actualmente, la marihuana no está legalizada, pero la posesión está despenalizada.

Cultivar marihuana es técnicamente ilegal, pero no hay pena por cultivarla para consumo propio.

No obstante, la marihuana es la segunda droga ilegal que más se decomisa por las autoridades, después de la cocaína.

Un cultivo legal de cáñamo industrial en Bretaña, Francia, el país que más produce en Europa. Foto: Licencia Wikimedia Commons.
Un cultivo legal de cáñamo industrial en Bretaña, Francia, el país que más produce en Europa. Foto: Licencia Wikimedia Commons.