Música

Jesús Adrián Romero cautivó con su mensaje de amor a la vida en Costa Rica

Emoción El carisma y positivismo del cantante mexicano convocó a miles. El concierto fue un derroche de energía positiva

Dios fue el protagonista estelar en el concierto de anoche de Jesús Adrián Romero en el Estadio Nacional.

Tanto el artista mexicano como los invitados (teloneros) recordaron a Dios una y otra vez en su repertorio musical y, también, cuando hacían pausas para hablarle al público.

Ese elemento divino, de esperanza y positivismo, junto a buenas voces, música amena y un sonido impecable fue una combinación ideal para que los 17.000 asistentes al show saltarán, cantarán y disfrutarán. A ninguno pareció importarle la fría noche y la lluvia intermitente

Jesús Adrián Romero salió al escenario a las 8:45 p. m. y el publico enloqueció. “¿Por qué no abres tu corazón en esta noche?, preguntó antes de cantar Como la brisa .

El carisma y el mensaje de amor a la vida del cantante fueron detonadores de aplausos y gritos de emoción.

Romero es uno de los máximos referentes de Latinoamérica en el género de alabanza y adoración. El mexicano, de 49 años, también es pastor y empresario. En su currículo destacan una veintena de producciones musicales y dos libros, así como varios galardones.

El espectáculo recopiló algunas de las mejores canciones de la carrera de Romero, además de los temas del álbum Soplando vida , mismo nombre de la gira que lo trajo al país.

Adoración. Canciones como Ayer te vi ..., El aire de tu casa y Eres mi padre trazaron el camino del espectáculo que ofreció Jesús Adrián en medio del coro de la gente, un brillante juego de luces y tres pantallas gigantes en donde se proyectaron los videoclips de las piezas.

La adoración y el agradecimiento a Dios quedaron reflejados en cada canción e intervención de Romero.

El músico no solo mostró calidad sino, también, sobriedad, elegancia y una buena interacción con el público.

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue cuando interpretó Cerca como el habla , con su hija Melissa, pues se notó que la química familiar funcionó a la perfección en el escenario.

El concierto concluyó pasadas las 10 p. m., luego de que Jesús Adrián cantara un total de 20 canciones, todas interpretadas con energía y entusiasmo.

Esta es la tercera ocasión, en los últimos tres años, en que Romero se presenta en el Estadio Nacional. En ese mismo recinto convocó a miles en julio del 2013 y en mayo del 2012.

Espectáculo. El show comenzó a las 7:15 p. m. con el grupo G3:16, agrupación nacional de música de alabanza integrada por el experimentado Arnoldo Castillo, Pamela Alfaro, Luis Alonso Naranjo y Hauri.

Luego de los ticos, tomó el micrófono Marcela Gándara, cantante descubierta por Romero (quien también es productor musical). Ella logró conectarse con la audiencia y meterla en calor en medio de la llovizna.

Epicentro Vástago, una agrupación juvenil de rock - pop que asiste a la misma iglesia evangélica de Romero, continuó el espectáculo, haciendo que la gente se levantara de los asientos y aplaudiera hacia el cielo, en agradecimiento por la vida.

Una de las vocalistas de ese grupo es Melissa Romero, hija de Jesús Adrián.