Fernanda Matarrita Chaves. 3 julio, 2019
Frida Sofía y Alejandra Guzmán durante un viaje a Miami hace más de un año. Foto: Instagram Alejandra Guzmán.
Frida Sofía y Alejandra Guzmán durante un viaje a Miami hace más de un año. Foto: Instagram Alejandra Guzmán.

Desde hace varios meses, la relación entre Alejandra Guzmán y su única hija, Frida Sofía, está prácticamente rota. Las redes sociales y los programas de farándula han seguido paso a paso la disputa que se originó a finales del 2018 y durante la cual Frida no se ha limitado con sus posteos y declaraciones.

Lo que inicialmente detonó la separación fue la supuesta “relación” de Alejandra Guzmán con Christian Estrada, exnovio de Frida Sofia.

“Lo que me tiene tan dolida es el hecho de verla paseando con mi ex y hospedándose en el mismo hotel”, escribió, en enero, en una historia de Instagram, en la que dijo que su mamá prefería “estar acompañada por su exnovio y aceptarle mariachis, cuando ella pudo acompañarla en el festejo en Nueva York”.

“Ni el cel me contestó (su mamá). Al final prefirió estar con el que era mi novio”, agregó la joven cantante y entrenadora personal.

Ese fue solamente el inicio del torbellino entre mamá e hija. Frida continuó con fuertes aseveraciones en contra de su madre, por su parte, Alejandra Guzmán se limitaba a decir que su relación con el exnovio de su hija era “solamente laboral”.

“Yo me siento tranquila, porque no es mi cepa. Yo me siento tranquila porque yo jamás haría eso en mi vida, no necesito hacerlo", dijo Guzmán, a finales de mayo, al programa mexicano de espectáculos Suelta la Sopa.

Frida y Christian terminaron porque “ella sentía que él se aprovechaba de su fama”.

Viejas heridas

Guzmán ha evitado referirse al tema, pero Frida no tiene reparos en publicar historias o fotografías en Instagram en las que le pide a su mamá que hablen de frente y le recrimina la desatención que sufrió siendo niña y adolescente.

“Amo a mi mami, pero a esta persona que está actuando de esta manera no la conozco, no sé si es la gente que la rodea, no sé si es el ego.

"(Recuerdo que) mi mamá no estaba y cuando llegaba, llegaba enfiestada”, dijo Frida a Suelta la Sopa, luego de contar que siendo muy joven tuvo enfrentamientos con su mamá que, incluso, la hicieron irse a vivir lejos de ella.

Si bien este distanciamiento entre mamá e hija ha quedado en evidencia recientemente, lo cierto es que desde hace meses parece que el vínculo está dañado.

En diciembre, Michelle Salas, hija de Luis Miguel y Stephanie Salas, publicó un video de celebración familiar en el que aparecían miembros de la familia Pinal, excepto Frida Sofía (quien es nieta de Silvia Pinal).

Frida no tardó en reaccionar y escribió un comentario para su prima: “Si se te olvidó, tengo Instagram @ifridag, y sé que te molesta, pero ni te apellidas Pinal. Extraño a Mich, la que creció conmigo. Qué lástima... siempre serás la ‘hermana mayor que nunca tuve’, pero se te mega subieron los humos. Estaré aquí cuando se te bajen un poquito como para considerarme”.

El malestar no quedó allí, pues meses después, Frida Sofía la emprendió en contra su prima y aseguró que “mentía sobre sus preferencias sexuales y que había tenido relaciones íntimas con el mánager de Luis Miguel”.

Las fuertes declaraciones hicieron que Sylvia Pasquel (tía de Frida y hermana de Alejandra Guzmán) saliera en defensa de Michelle, su nieta. Frida dijo que no tenía ninguna relación con su tía. En estos enfrentamientos, Alejandra Guzmán no se manifestó ni a favor ni en contra de su hija, hecho que “decepcionó” a la joven y que habría sido el inicio del enojo de Frida contra su mamá.

Un nuevo capítulo

El pasado lunes, el programa de espectáculos De primera mano emitió una entrevista en la que Alejandra Guzmán “dijo su verdad”. En la conversación, la intérprete de Reina de corazones habló de cómo ha ayudado a su hija con terapias, porque la joven padece borderline personality (trastorno límite de la personalidad), de cómo la apoyó para que se divorciara y de cuándo la respaldó para sacarla de la cárcel. En sus declaraciones, Guzmán aseguró que su hija llegó a “golpearla” y que por ello se alejó.

“Es difícil cuando hay golpes de por medio, cuando ya hay agresión que ya uno no sabe a dónde pueda llegar, por eso me alejé. He tratado de comenzar una nueva relación porque la que hay, ya no tiene respeto. Me alejé porque, en algún momento, me iba a hacer daño”, replica People en Español.

Frida Sofía reaccionó casi que de inmediato y compartió un corto video en el que muestra un brazo lleno de moretones, golpes que asegura fueron propinados por su mamá. Seguidamente, en varias historias de Instagram, la muchacha manifestó su furia ante las declaraciones de Guzmán y luego rompió en llanto.

“Me muero de coraje y, por más fuerte que me haga me duele, porque no es cierto. No he sido más que buena hija con esta diabla. No se vale y por eso estoy publicando esto, porque no se vale. Y si le quieren seguir, yo también le voy a seguir. ¡Qué ganas!”, dijo a través de sus historias en Instagram.

Agregó: “Y todo esto es lo que ella quiere, que me ponga mal, que no pueda ensayar para el balón de oro. Que me salgan mal las cosas. Yo siempre he sido sincera con todos y jamás le he levantado un dedo a mi mamá”.

Este 3 de julio, Frida Sofía volvió a referirse al tema de los conflictos con su mamá, esta vez dijo sentirse arrepentida por su reacción y por “haber perdido la cordura”. Sin embargo, en el texto que publicó en su Instagram, recalca “los problemas de adicción de su madre”, a quien no le desea el mal porque reconoce “sus esfuerzos por ser buena mamá”.

Ver esta publicación en Instagram

☞ keep going

Una publicación compartida por ⠀ℱ𝓇𝒾𝒹𝒶 𝒮ℴ𝒻𝒾𝒶 (@ifridag) el