Universitario tomó precauciones antes de ingresar al Chirripó

Hermana mayor del estudiante de la UCR asegura que él aún está con vida

El estudiante de Agronomía Nelson Alvarado Montoya, de 21 años, se preparó “como nunca antes” en su travesía por el cerro Chirripó, donde desapareció desde el 6 de enero pasado.

Así lo afirmó su hermana mayor, Kattia Alvarado, quien recordó que el viaje al macizo lo tenía muy emocionado, por lo que trató de preverlo todo.

“Él compró un poncho, un protector de labios y otras cosas más; también preparó un foco y la cámara para tomar fotografías. En la maleta llevaba muchísima ropa, tres abrigos y un gorro”, detalló.

“Él había planeado mucho ese viaje; recuerdo que se apasionó cuando le dijeron que lo habían llamado para ser voluntario en el Chirripó; se le iluminó la cara”, dijo.

A pesar de que la hermana, de 32 años, asegura tener la plena seguridad de que Nelson está con vida, la Cruz Roja anunció el lunes anterior la suspensión de las labores de búsqueda del joven desde el domingo en la tarde.

Sin éxito. Cerca de 40 baquianos, porteadores, policías, cruzrojistas, montañistas y socorristas rastrearon unos 14 puntos del Chirripó desde el 7 de enero, en busca de indicios, sin obtener ningún resultado positivo.

Incluso, esta fue la primera vez que la Cruz Roja ingresó a una laguna a gran altura con temperaturas cercanas a los 2° C.

Jim Batres, subdirector de Socorrismo de la Cruz Roja, señaló que la difícil decisión de suspender la búsqueda la tomaron tras valorar que las pistas para encontrar a Alvarado se habían agotado.

No obstante, Gílberth Dondi, socorrista, indicó que algunos grupos se mantendrán haciendo incursiones en la zona.

“Personalmente, como vivo cerca del Chirripó, visitaré distintos sitios aún no rastreados, con otras personas preparadas, sin romper las normas de seguridad, siempre y cuando las condiciones climatológicas lo permitan”, señaló.

Guiselle Méndez, directora del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), aseguró que todas esas incursiones para intentar encontrar al universitario deberán ser coordinadas con ellos.

Kattia Alvarado manifestó su agradecimiento a los voluntarios que han ayudado en la búsqueda de su hermano.

“No tenemos cómo agradecer el esfuerzo tan grande que han hecho. Nosotros oramos todos los días por ellos”, relató.

Esperanzas. “Tengo la plena seguridad de que Nelson está vivo. Él es una persona muy fuerte física y espiritualmente”, aseguró ayer a La Nación la hermana del joven.

Ella indicó que el último recuerdo que tiene de Nelson es una tortuga de adorno que él les regaló en Navidad a cada uno de los hermanos –Wálter, Erick y ella–, así como a su madre, Elizabeth.

Nelson Alvarado lleva 13 días desaparecido tras haber incursionado por un camino prohibido hacia la laguna Morrenas, a pesar de haber recibido una charla sobre las medidas de seguridad del parque.

Andrés, el amigo que lo vio por última vez, contó a la familia Alvarado que había ido con Nelson, en la madrugada, a observar el amanecer desde el cerro, y después cada uno tomó un camino distinto.

“Yo sé que él (Nelson) siguió su instinto, su pasión por la naturaleza y no pensó en que algo le podía pasar”, manifestó la hermana.

En 1985, dos hombres, que eran guías scouts, se extraviaron en el cerro Chirripó. Tras una intensa búsqueda, no fue posible localizarlos.

En agosto del año pasado, el estadounidense David Alexander Gimelfarb, de 28 años, se perdió en el Parque Rincón de la Vieja.