Seguridad

Solo tres oreros de los 100 detenidos en Crucitas irán a juicio

Solamente tres coligalleros de los 100 detenidos el miércoles por oficiales de la Fuerza Pública en la finca Vivoyet, conocida como mina Crucitas, en Cutris de San Carlos, Alajuela, enfrentan un proceso penal por el delito de extracción ilegal de oro.

El dato lo confirmó este jueves el fiscal de Flagrancias de Ciudad Quesada, Miguel Soto, quien agregó que esas fueron las únicas personas que presentó el Ministerio de Seguridad Pública.

Esa versión contradice la afirmación hecha el miércoles por el titular de Seguridad, Gustavo Mata Vega, quien aseguro que los 100 aprehendidos fueron trasladados a San Carlos, para ser puestos a la orden del Ministerio Público.

LEA: Nueva incursión en Crucitas deja 100 oreros detenidos

El fiscal Soto identificó a los presos como de apellidos Blandón Centeno, Reyes Martínez y el otro solo apellido Mendoza. Los tres son de nacionalidad nicaragüense.

Este jueves en la mañana, el Tribunal de Flagrancia de San Carlos le impuso al primero 15 días de prisión preventiva; al segundo 10 días y al tercero lo dejó en libertad, pero no puede salir del país, mantener un domicilio fijo y se le prohibió acercarse a la finca.

La razón de dejar a los dos primeros detenidos es porque estaban de manera ilegal en territorio costarricense y el tercero es residente en el país.

El proceso se lleva en flagrancia porque esos individuos fueron capturados en el momento en que estaban sacando oro. Datos de las Fiscalía señalan que desde marzo a la fecha se han abierto causa penales contra 60 coligalleros. Todos están libres.

La extracción ilegal de oro es penada en el artículo 139 del Código de Minería con "prisión de tres meses a cinco años a quien desarrolle actividades mineras de reconocimiento, exploración o explotación en un parque nacional, una reserva biológica u otra área de conservación de vida silvestre que goce de protección absoluta".

LEA: Migración saca a 283 nicaragüenses ilegales de finca Crucitas

Operativo

La captura de los coligalleros se produjo luego de que oficiales de la Fuerza Pública, así como de Migración y Extranjería, ingresaron nuevamente a la finca Vivoyet, para sacar a las personas que se encontraban de manera ilegal en el lugar, además, de que están provocando un enorme daño ambiental.

La acción policial continuó este jueves, confirmó Esteban Obando, subdirector de Migración, quien dijo que la presencia de personas era mucho menor en comparación con la del miércoles. Aunque están dentro de la finca, no están sacando oro y por tanto no cometen el delito.

Esta gente se aloja en covachas hechas con plásticos y troncos, en los cuales cocinan, y defecan en los lugares públicos.

Obando precisó que lograron determinar que la gran mayoría son nicaragüenses que ingresan de manera ilegal. "Unos vienen a pie, otro cruzan el río San Juan en lanchas, bueno utilizan cualquier medio para pasar", agregó.

El ministro de Seguridad, Gustavo Mata, quien se encontraba en Ciudad Quesada, se comprometió a mantener un contingente de la Fuerza Pública en la zona norte, para evitar que los coligalleros reingresen a la propiedad.

Según su criterio, hasta este jueves se había sacado el 98% de los oreros.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.