Seguridad

Delincuentes aprovechan ausencia de cámaras en Academia Nacional de Policía para robar 25 armas en Pococí

Sujetos a pie emboscaron a dos oficiales que estaban en un toldo a la entrada; luego dominaron a otros seis agentes de forma gradual hasta llegar donde estaba el armamento

Cinco individuos que llegaron a pie, protegidos por la oscuridad de la zona y vistiendo ropas negras y gorras, se robaron este sábado 25 armas de fuego de la Academia Nacional de Policía, del Ministerio de Seguridad Pública, ubicada en barrio Los Pinos, en Roxana de Pococí, Limón.

El atraco trascendió a las 4:03 a. m. cuando personeros de la Fuerza Pública pidieron ayuda a la Cruz Roja para que atendieran a “unos policías heridos”.

Empero, se estima que los delincuentes, quienes actuaron con un plan muy bien establecido y con pleno conocimiento del lugar por donde se desplazaban, irrumpieron en la Academia cerca de las 3 a. m. y permanecieron unos 40 minutos dentro de las instalaciones policiales. En el lugar no hay cámaras de vigilancia.

El primer paso que dieron fue emboscar a los dos vigilantes que estaban en la entrada principal. Esos agentes cumplían su trabajo en un toldo abierto, pues la caseta del portón de acceso principal está en construcción.

Luego dominaron de manera paulatina a otros seis agentes. Uno que estaba en la oficialía, otro en la oficina de comunicación y cuatro más que realizaban rondas en cuadraciclos a lo interno de las instalaciones.

Todos los policías fueron amarrados. A dos de ellos los golpearon. Luego fueron a la habitación donde estaban las armas y se apoderaron del arsenal.

El Ministerio de Seguridad oficialmente informó de que se trató de 10 carabinas Sig Sauer, 15 pistolas Beretta, dos chalecos antibalas, cargadores y munición. Asimismo, se llevaron tres radios que son de comunicación interna de la Academia, no de la red nacional.

Luego huyeron en uno o dos vehículos con rumbo desconocido.

Los dos policías heridos debieron recibir atención médica en el Hospital de Guápiles.

Inicialmente, había trascendido que las armas robadas eran 30, pero luego Seguridad aclaró que en total fueron 25.

Luis Carlos Castillo, viceministro de Seguridad y quien se trasladó a la zona, dijo que los sujetos habían ingresado fuertemente armados y lograron neutralizar a los oficiales de seguridad.

“Los sujetos no lo tenemos claro pero eran de cinco a seis, todos con una vestimenta negra y su cara tapada con gorras”, dijo el funcionario.

Asimismo, hizo ver un dato curioso y que denota que los delincuentes sabían lo que acontece en la Academia.

“Para este fin de semana sucedió algo particular, todos los estudiantes salieron libres. Entonces se redujo la capacidad operativa de la Academia, Había ocho personas: dos estaban en la parte frontal, uno en la oficina de comunicaciones, uno en la oficialía de guardia y los otros cuatro se encontraban en ronda”, comentó.

Luis Carlos Castillo dijo que adicionalmente a las pesquisas que están a cargo del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el ministerio abrió un proceso interno “con el fin de determinar qué pudo haber pasado a lo interno, paralelo a lo que este (haciendo) el OIJ”.

El Ministerio de Seguridad confirmó que las instalaciones de la Academia no cuentan con cámaras de seguridad. “Se viene trabajando desde hace unas semanas en el cartel para la adquisición” comunicó la oficina de prensa.

Tampoco hubo claridad sobre el lugar en el cual se encontraban las armas, pues mientras Seguridad comunicó que estaban en la oficialía, “en un mueble de seguridad”, la Policía Judicial indicó que estaban en una habitación independiente.

La alerta sobre el robo la logró dar uno de los oficiales que logró quitarse las amarras.

Durante todo este sábado hubo un gran despliegue policial en las carreteras que comunican a Pococí, con Guácimo, Siquirres y Sarapiquí, pero el resultado de los operativos era negativo.

En años anteriores se han dado robos importantes de armas del Estado. Estos son algunos de esos hechos.

Mayo del 2006. Un total de 25 armas de grueso calibre y 1.500 balas fueron robadas entre el viernes 26 y la madrugada del lunes 29 en la delegación de la Fuerza Pública en Guácimo, Limón. La sustracción se produjo sin violencia, pues las puertas de la bodega donde se guardaba el armamento estaban cerradas con candados.

Enero del 2012. Delincuentes robaron 215 pistolas Glock en una bodega de la Policía de Tránsito situada en Plaza González Víquez, en San José. El inmueble estaba bajo el cuidado de solo un oficial. Parte de las armas aparecieron en Panamá y en una casa en Alajuelita.

Noviembre del 2012. Dos sujetos que preguntaron por “asuntos cotidianos de seguridad” sorprendieron al oficial de guardia de la delegación de la Fuerza Pública en Mata Redonda, San José, y robaron una subametralladora, siete pistolas, cuatro chalecos y un radio de comunicación.

Enero del 2016. Un total de 26 armas de fuego, municiones y cargadores que estaban almacenados en una bodega de la sede del Registro Nacional, en Zapote, San José, fueron robadas. La alerta se dio cuando un guardia de una empresa de seguridad privada ingresó a la bodega y comprobó que faltaban 26 pistolas, de las 28 que siempre estaban en el lugar.

Mayo del 2017. Cuatro sujetos robaron 17 armas de fuego y municiones en un asalto a la delegación de la Fuerza Pública en Jicaral de Puntarenas. El atraco se registró a la 1 a. m. del 2 de mayo, cuando solo se encontraba un oficial de guardia, mientras que los otros policías estaban en labores de patrullaje. Por este caso se detuvo a un oficial de Fuerza Pública como sospechoso.

Nota actualizada a las 2:40 p.m. con datos del Ministerio de Seguridad y del OIJ.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.