Hugo Solano C.. 25 marzo

Fase lluviosa será muy desordenada por El Niño

Dos ciclones podrían formarse en el Caribe durante la llamada temporada de huracanes del 2019, según las previsiones del Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

De esos dos, al menos uno podría convertirse en huracán y causar efectos directos o indirectos a Costa Rica, según el pronóstico climático dado a conocer este lunes, en conmemoración del Día Meteorológico Mundial, el 23 de marzo.

No obstante, como recordó el director del IMN, Juan Carlos Fallas, no hace falta que un ciclón alcance la categoría de huracán para que pueda causar estragos en el país.

La prueba más cercana ocurrió en 2017 con la tormenta Nate, que afectó prácticamente todo el territorio.

La llamada temporada de huracanes va del 1.° de junio al 30 de noviembre.

La tormenta Nate causó daños en carreteras, viviendas e incluso muertes en noviembre de 2010. Aquí, deslizamiento afectó vivienda en Lourdes de Aserrí. Fotografía: Graciela Solis
La tormenta Nate causó daños en carreteras, viviendas e incluso muertes en noviembre de 2010. Aquí, deslizamiento afectó vivienda en Lourdes de Aserrí. Fotografía: Graciela Solis

Para este año se esperan 11 ciclones en el Atlántico, el primero de los cuales se llamará Arthur, seguido por Barry y Chantall. De esos 11, cinco podrían alcanzar la categoría huracán.

Ya más cerca de Centroamérica, en el mar Caribe, debido a la influencia del Fenómeno El Niño, se esperan solo dos ciclones, la mitad de los que hubo el año pasado.

En el 2018 se formaron en total 11 ciclones, cuatro de ellos en el Caribe, sin que ninguno se convirtiera en huracán, los restantes se dieron muy lejos de las costas ticas.

Aunque el año pasado ningún huracán afectó Costa Rica, hubo inundaciones fuertes en octubre en Nicoya y el Pacífico central y sur, generadas por un sistema de baja presión que avanzó hacia el norte del continente y días después se transformó en el huracán Michael, que fue muy destructivo en Estados Unidos.