Desastres

Bomberos alista construcción de dos superestaciones en la capital

Edificios actuales quedaron atrapados en zonas de tránsito denso y se tornaron pequeños

El Cuerpo de Bomberos levantará antes del 2018 dos estaciones grandes al norte y al sur de la capital, valoradas en $25 millones (unos ¢13.000 millones) para una mejor atención de emergencias cerca de los principales edificios del país.

Ambas sedes constituyen la respuesta ante el colapso de estaciones como la central, la de barrio Luján y la de barrio México, las cuales quedaron atrapadas en zonas de tránsito denso y, como fueron construidas hace más de 60 años, se tornaron pequeñas ante las dimensiones de las máquinas extintoras actuales.

Así lo informó el director del Cuerpo de Bomberos, Héctor Chaves, quien calificó ese proyecto de infraestructura como el más importante y oneroso en más de 150 años que tiene esa institución.

Ya los terrenos fueron adquiridos y en marzo se espera sacar a licitación el cartel para la construcción de los edificios, cuyos planos de distribución arquitectónica están listos.

Los lotes costaron $15 millones y la edificación y planos costará aproximadamente $10 millones.

La estación metropolitana norte estará en barrio el Carmen, unos 200 metros al sur de la estación de buses Caribeños, en la antigua cervecería Traube.

La otra estará frente al parque José María Cañas, cerca de la estación al Pacífico, en el distrito Hospital. En ambos sitios se demolerán los inmuebles actuales para levantar las estaciones con base en las exigencias del código sísmico. "Este tipo de edificios deben ser los últimos en ceder ante terremotos" explicó Wálter Chacón Morales, ingeniero de Bomberos.

Agregó que los inmuebles tendrán espacio para diez o más máquinas grandes, parqueos y dormitorios para 80 bomberos y no para 20, como tienen las sedes actuales.

Actualmente los camiones cisternas, que tienen capacidad para almacenar 10.000 galones de agua están en Coronado y Pavas, porque no caben en ninguna estación de San José, tampoco caben los tanqueros o camiones con capacidad de 3.750 galones.

El hacinamiento de las sedes actuales, los problemas en el sistema eléctrico y de agua potable quedarán atrás, lo mismo el hecho de que ante las emergencias las unidades extintoras con costos pueden salir ante las presas de vehículos a ciertas horas.

"A veces se abren los portones y suenan las sirenas y nadie puede hacer nada para dar campo a las extintoras, los bomberos tienen que ir a pie hasta 200 metros adelante para abrir campo y ver quién está atravesado",dijo Chaves.

Los nuevas estaciones metropolitanas estarán frente a calles más anchas y menos congestionadas, además se podrá salir por diferentes vías.

En cada emergencia, los bomberos tienen el reto de llegar rápido, pero también de arribar con la capacidad operativa para sofocar el incendio. Esa última parte constituye un desafío cuando los hidrantes no dan abasto y se requiere llevar el agua en los camiones, que a veces están lejos y deben transitar en medio de calles congestionadas.

Venta de títulos facilitó compra

Para la adquisición de los lotes, Chaves dijo que por primera vez se emitieron títulos de Bomberos, los cuales tuvieron una gran acogida.

"Había un reto con el financiamiento, no era fácil por el costo. Surgió el interés del presidente ejecutivo del Instituto Nacional de Seguros (INS), Elian Villegas, de estrenar una nueva reglamentación que aprobó la Superintendencia General de Valores (Sugeval), en donde se permite que una institución como Bomberos emita títulos como los de Hacienda", afirmó Chaves.

Una vez que el sistema de títulos fue revisado por Contraloría General de la República se sacaron al mercado, en el 2015, y fueron muy bien aceptados.

El fideicomiso creado para administrar esos fondos compró las dos propiedades hace más de un año y desde entonces se han usado algunas oficinas y parqueo, ante la falta de espacio.

Según Chaves, al determinarse que las estaciones de San José habían agotado su vida útil, desde hace cinco años se comenzaron a analizar opciones de terrenos, incluso se habló con vecinos de las estaciones viejas para ampliar los lotes, pero no se pudo.

Se necesitaba ampliar espacios para las máquinas extintoras que a veces necesitan hasta cuatro metros de altura, de lo cual no se tenía idea cuando se construyeron los viejos edificios.

Antes de comprar los terrenos, se mapearon las emergencias atendidas en los últimos años, así como las zonas de hospitales, bancos y edificios de los supremos poderes y se buscaron las rutas en que las máquinas se desplazan con más facilidad, como la avenida segunda y la calle a Desamparados.

Esos insumos se pasaron a la Universidad de Costa Rica, que hizo un modelo matemático y se establecieron los puntos geocéntricos que, según Chaves, estuvieron muy próximos a los lotes comprados.

El objetivo para el 2018 es mejorar los tiempos y la calidad de la respuesta a las emergencias, las cuales han crecido mucho. En el 2014 se atendieron 52.000; en el 2015 llegaron a 57.800 y el año pasado la cifra fue la más alta en el histórico y llegó a 64.200.

Sede central será demolida

Una vez que se tengan las nuevas estaciones, la sede central, situada 250 metros al sur de la catedral metropolitana, queda sujeta a ser demolida.

Las autoridades de Bomberos tomaron la decisión de vender ese inmueble al Banco Popular, que es el dueño de casi toda la cuadra donde está ese edificio.

Chaves explicó que el Banco Popular está proyectando hacer una torre con más de 20 pisos y esa vieja sede de Bomberos será fundamental para levantar el nuevo proyecto.

Según el avalúo del Banco Popular, ese inmueble vale unos ¢1.500 millones, dinero que se usaría para equipar las dos nuevas estaciones.

Ante los sentimientos encontrados que genera esa decisión, algunos bomberos retirados consultaron al Centro de Patrimonio del Ministerio de Cultura, entidad que declaró oficialmente que el edificio no es patrimonial, aunque el sitio sí lo es.

Cuando el edificio desaparezca, se deberá colocar una placa diciendo que en ese lugar estuvo la central de Bomberos.

La sede de barrio Luján se usará como consultorio para la atención clínica de los bomberos, porque actualmente están dispersas las áreas de Psicología, Nutrición y Terapia Física para bomberos que requieren atención en esas áreas.

En barrio México funcionarán oficinas administrativas. Los bomberos de esa sede pasarán a la estación del norte y los de barrio Luján a la del sur.

En crecimiento

-Las emergencias atendidas por Bomberos han crecido en un 10% anual en los últimos cinco años.

-De las 18.065 emergencias por fuego del 2016, un total de 1.063 fueron en estructuras.

-Las fallas en la instalación eléctrica originan la tercera parte de los incendios estructurales.

-La segunda causa es la falla en aparatos eléctricos y le siguen fuga de gases, trabajos con soldadura y uso de velas y canfineras.

-Las primeras unidades extintoras del país eran muy pequeñas y livianas, actualmente un cisterna cargado con agua pesa 16.000 kilos.

-Para guardar las extintoras actuales se necesitan galerones con una altura de hasta cuatro metros de alto y 15 de largo.

-Hasta el 25 de enero de este 2017, los bomberos habían atendido 90 incendios estructurales.

-Las estaciones del centro de Alajuela y Heredia también están colapsadas.

-La Municipalidad de Pérez Zeledón donó un lote y en un mes comenzará la construcción de la nueva sede

- Puerto Viejo de Sarapiquí también tendrá una nueva estación, la obra ya fue adjudicada.

Fuente: Cuerpo de Bomberos

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.