Katherine Chaves R.. 13 abril, 2018

Siete muchachos, de entre los 18 y 23 años, terminaron intoxicados luego de que ingirieran licor vencido en una fiesta de cumpleaños. Todos tuvieron que ser llevados a centros médicos.

Esa es la hipótesis más fuerte que maneja, de momento, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El hecho ocurrió a eso de las 10 p. m. de este jueves en el interior de una vivienda ubicada en Escazú, San José.

De los afectados, cuatro fueron llevados al hospital San Juan de Dios. Estos fueron identificados con los apellidos Vado, Solís y dos apellidados Madrigal.

La oficina de prensa de ese centro médico indicó que dos de ellos están en la Unidad de Cuidados Intensivos y uno está en observación. El cuarto afectado egresó ayer mismo.

Al hospital México, en La Uruca, llevaron a dos muchachos, apellidados Segura y Madrigal. Ellos son reportados como estables y, según indicó el departamento de prensa, podrían ser dados de alta esta misma tarde.

Mientras que otra víctima, apellidada Araica, fue trasladada al hospital Calderón Guardia, en San José. Se desconoce su estado.

Celebración

La Policía Judicial informó de que, según dijeron los afectados en las entrevistas, uno de los muchachos, apellidado Madrigal, cumplía años ayer, por lo que reunió a amigos y familiares en su casa de habitación, en Escazú.

Sin embargo, se presume que, antes de llegar a la vivienda, Madrigal "tomó prestada" una botella de ron de su lugar de trabajo. Estaba sellada, según el OIJ.

Los muchachos comenzaron a tomar esa sustancia y al poco tiempo después comenzaron a sentirse mal, por lo que la mamá del cumpleañero llamó a las autoridades.

La madre y una amiga de Madrigal, que está embarazada, fueron las únicas que no ingirieron esa bebida, por lo que no presentaban ningún síntoma.

Por como sucedieron las cosas, la Policía Judicial maneja que se trató de una intoxicación accidental.

No obstante, el laboratorio de Ciencias Forenses se encargará de analizar el líquido que ingirieron para confirmar la hipótesis.