Vida

4 mitos sobre sexo y menopausia

El Día Mundial de la Menopausia es un buen momento para hablar sobre sexualidad en este periodo de transición

Disfrutar de la sexualidad después de la menopausia es una realidad, y una buena alternativa para eliminar los sentimientos negativos que giran en torno a esta etapa en la vida de la mujer.

Especialistas de Servisalud hacen un llamado a las mujeres a conocer su cuerpo y los cambios que experimentan durante este periodo, en especial durante este mes que se celebra el Día Mundial de la Menopausia.

Leyset Rosada, sexóloga y psicóloga de Servisalud, resalta también la importancia de desterrar los mitos que giran en torno a este tema y que afectan a nivel psicológico la realización sexual de las mujeres.

Rosada explica que el deseo sexual puede verse afectado por una serie de factores, entre ellos hormonal, físico, por estrés e incluso el ritmo de vida.

Vida sexual plena

La menopausia genera en el organismo de la mujer una serie de cambios hormonales que pueden llegar a afectar la vida sexual. Sin embargo, en la mayoría de los casos tienen solución; por ejemplo, si experimentan poca lubricación vaginal pueden utilizar geles lubricantes o bien tomar más tiempo para la estimulación previa, para una satisfacción plena.

A continuación, Rosada identifica cuatro mitos que pueden afectar la estabilidad emocional de las mujeres que atraviesan el periodo de la menopausia.

1. El sexo disminuye durante la menopausia. Ante esta falsa creencia hay que hacer una diferenciación importante, la menopausia significa que finaliza la etapa reproductiva, pero nada tiene que ver con la posibilidad o el deseo de mantener relaciones sexuales. Si bien es cierto, en este periodo puede aparecer una disminución de la libido sexual y sequedad vaginal, existe tratamiento para ambas cosas.

2. La experiencia sexual satisfactoria es solamente mediante el tacto genital y coito. Existen múltiples formas y prácticas más allá del coito que pueden resultar igual o más placenteras que la penetración. Es importante que la pareja se abra a explorar y disfrute de otras zonas erógenas en su cuerpo, más allá de la genital.

3. Con la menopausia se reduce el tono muscular del suelo pélvico y no hay solución. Con frecuencia, la menopausia produce la pérdida de tono muscular del suelo pélvico, lo que quita intensidad y duración a las contracciones producidas durante el orgasmo. Sin embargo, existen ejercicios de gimnasia pélvica para para fortalecer estos músculos. Los de Kegel, son los más conocidos y consisten en apretar los músculos del piso pélvico de tres a cinco segundos y luego relajarlos. Para que funcione hay que hacer una serie de diez de estos ejercicios, tres veces al día.

4. La mujer deja de disfrutar del sexo. Falso, si combinan el deseo, la pasión, la confianza y la experiencia logra la fórmula perfecta para una exitosa vida sexual.

Por último, es importante comprender que la sexualidad no acaba con la menopausia, sino que continúa enriqueciéndose con las propias experiencias sexuales lejos ya del miedo incluso a un embarazo, afirma la sexóloga.