Esteban Valverde. 9 septiembre
Deyver llegó en 2019 al Valerenga de Noruega. Fotografía: Facebook de Deyver Vega
Deyver llegó en 2019 al Valerenga de Noruega. Fotografía: Facebook de Deyver Vega

Deyver Vega recién se liberó del Valerenga de Noruega, sin embargo, ya podría tener definido el próximo paso en su carrera deportiva. El tico continuaría en el fútbol internacional y no volvería a Saprissa, como lo soñó la afición tibaseña.

Cuando Vega quedó libre, las redes sociales pedían el regreso del extremo, empero esta posibilidad se ve todavía lejana.

De hecho Deyver está en negociaciones avanzadas con el Sandefjord de ese mismo país, plantel con el que le restan algunos detalles para oficializar su arribo.

“Ya he venido conversando con un equipo que juega muy bien y tiene un técnico español. Llamé a donde había querido, no han tenido los resultados que quieren, pero siento que de aquí a final de año estarán en una mejor posición. Yo le dije que quería trabajar con él y veremos qué pasa entre hoy y mañana. Si llego a un acuerdo con ellos sería por tres meses y luego veremos”, afirmó.

El mediocampista no escondió que las muestras de cariño de parte de los saprissistas y su corazón lo hicieron pensar en la posibilidad de volver a vestir la morada, pero su sueño es más grande.

Deyver también tenía la ilusión de ser dirigido por Wálter Centeno, a quien considera un estratega con una idea muy atractiva para futbolistas de su estilo.

“Yo quiero agradecerle a la afición morada que me ha brindado ese cariño, la gente me mandó videos, cosas, eso le llega a uno, después lo que dijo don Victor fue bonito, yo le dije a él que me encantaría volver y trabajar con Wálter, pero eso fue en mayo, porque no había pasado esto. Ahora lo que tengo claro y se lo dije a mi esposa y a don Vïctor Cordero fue que yo quería triunfar en Europa y hasta no conseguir eso pues voy a luchar y tratar de alcanzarlo”, explicó.

Sobre su salida de Valerenga, el exmorado añadió que el efecto del coronavirus cambió por completo la organización del club y él empezó a notar que no entraba en planes.

“Lo que puedo decir es que estaba feliz en Valerenga, hice toda la pretemporada, empecé bien, pero llegó el coronavirus y todo cambió. El entrenador también optó por otra idea, al final no tuve tiempo de juego pese a estar bien y entrenar bien. En algunos partidos jugaba 20 minutos y anotaba y en el siguiente no jugaba, entonces decidí hablar y tomar la decisión de finalizar el contrato”, acotó.

“Llegamos a un acuerdo porque ellos también necesitaban liberar presupuesto, al final simplemente pensé en el tiempo de juego, quiero estar en la Selección y aunque he estado bien, acá no me toman en cuenta, entonces quería salir”, agregó.

Deyver Vega continúa con la clara intención de triunfar en Europa, su regreso a Costa Rica todavía se ve lejano. El legionario se fue del país para la temporada 2016 y militó en el Brann y Valerenga, ahora sumaría su tercer institución en territorio nórdico.