Fútbol Nacional

Miguel Andrés Ajú volvió al arco de Alajuelense con un escorpión al estilo de René Higuita

La presencia del joven guardameta provoca que la expulsión de Leonel Moreira no sea vista como un lío en Alajuelense. Más bien, representa una oportunidad para el portero formado en el semillero rojinegro

Ya es conocido el final de la historia en la que Alajuelense derrotó a Herediano con un gol agónico que convirtió el Estadio Alejandro Morera Soto nada más ni nada menos que en un manicomio.

Pero es más que válido echar el casete atrás: La lluvia es incesante, corre el minuto 55 y el marcador está 1 a 1. Ian Lawrence dejó un balón muy corto que lo aprovechó Gerson Torres. Leonel Moreira optó por salir y el florense se aprestaba para avanzar en velocidad.

El arquero rojinegro era el último hombre y recibió la cartulina roja directa. No fue culpa de Moreira y fue un fallo de ese lateral izquierdo que buscaba devolver el balón y a como se equivocó esta vez, en otros partidos también ha sido un punto alto de la Liga.

La afición no ‘mató' al joven carrilero por eso y tampoco señaló a Moreira por esta expulsión, ante una acción muy peligrosa y aunque quizás el florense trató de hacer más grande lo sucedido para que Juan Gabriel Calderón no titubeara, el contacto existió, no con el pie, pero sí con la mano.

De nuevo la Liga quedaba con diez hombres y el sacrificado fue Carlos Mora, para darle el espacio a Miguel Andrés Ajú.

Ni siquiera pudo calentar para entrar a un partido pasado por agua, pero que él fuera el encargado de custodiar el arco rojinegro en realidad no sembraba temores en nadie.

“Les agradezco a todas las personas por el apoyo, a mis compañeros. Desde la primera vez que jugué acá, la perseverancia, tener paciencia y siento que me llegó la oportunidad”, expresó Miguel Andrés Ajú instantes después de que Alajuelense consumó la victoria contra el ‘Team’ de Jafet Soto.

Y agregó: “Estoy contento, agradecido con el departamento de porteros también y ahora tengo que acuerpar a mi compañero, un gran portero como es Leo, que siempre me ha dicho que esté preparado. Siempre me ha enseñado y me ha corregido en cosas tácticas, técnicas y hoy en día es devolver con agradecimiento de la mejor manera en la cancha”.

Después de que el joven guardameta se marchó a préstamo por un torneo con Jicaral y dio una clara exhibición de sus condiciones, el liguismo lo quería de vuelta.

Ajú fue el encargado de iniciar este torneo, debido a que Moreira estaba sancionado.

Cuando el mundialista regresó a la titularidad, el joven formado en el semillero rojinegro aguardaba de nuevo por su oportunidad, que llegó cuando el partido contra Herediano se ponía más bravo.

No llegó desenganchado. Al contrario, sus intervenciones fueron oportunas ante los intentos de Jonathan McDonald.

Quizás, en la única que Ajú tuvo un movimiento en falso, la resolvió sacando el balón con el pie, una acción que recordó el famoso ‘Escorpión’ de René Higuita y que quedó plasmada en la fotografía captada por el lente de Albert Marín que acompaña este artículo.

Fue una acción en la que pifió con las manos, porque salió por la bola, pero al puñetearla se le fue hacia atrás y la rechazó con la pierna izquierda, de taco evidenciando sus reflejos.

Ajú superó esa prueba, en la que también contó con la ayuda de un José Miguel Cubero que le sacó la pelota del pie a Jonathan McDonald y que fue ese hombre que no solo defendió, porque en el 90′+4 convirtió el gol del triunfo rojinegro.

Desde atrás, el guardameta seguía la acción, expectante, como el resto del estadio. Vio la manera en la que Josimar Alcócer peleó esa pelota y sacó un centro de lujo, el cabezazo de Johan Venegas que rechazó Bryan Segura en primera instancia y la manera en la que llegó Cubero para convertir ese tanto.

Los brincos que pegaba Ajú reflejaban el sentir de esa feligresía rojinegra que tenía tiempos de no celebrar un gol del equipo masculino de esa manera.

“La verdad tengo un sentimiento muy bonito a nivel individual y grupal, estoy contento por el grupo, porque sabemos del esfuerzo y la dedicación que hemos hecho durante la semana, durante todo este torneo, ha sido difícil, hemos tenido críticas, hemos tenido altas y bajas, pero es parte del fútbol, es parte de ser profesional. Somos profesionales y tenemos que jugar en cualquier tipo de situación”, afirmó Ajú.

Aún no se conoce la decisión del Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol, pero como fue roja directa, Moreira se expone a una suspensión de dos fechas.

Eso implica que Ajú atajaría contra San Carlos y Santos, a no ser que Albert Rudé también quiera darle una oportunidad al arquero del alto rendimiento, Bayron Mora.

Pero lo cierto del caso es que Ajú volvió a jugar, se sintió bien y el liguismo le tiene confianza.

“El premio y la celebración es por el trabajo que hemos hecho a nivel grupal, no nos fijamos en lo demás, nos fijamos en nosotros mismos. Nuestro mayor rival somos nosotros mismos en cada día, en cada entrenamiento, en cada situación que tenemos durante el partido o durante la semana y agradecido con la afición”, apuntó ese guardameta que esperó pacientemente por otra oportunidad y que ya le llegó.

Si desea unirse al canal AlajuelenseLN en Telegram, aquí encontrará el enlace directo.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.