Fanny Tayver Marín. 30 octubre
Álvaro Saborío, Fernán Faerron y Jonathan Moya son tres jugadores que tienen gol en la Liga. Fotografía: John Durán
Álvaro Saborío, Fernán Faerron y Jonathan Moya son tres jugadores que tienen gol en la Liga. Fotografía: John Durán

Decir presente en un clásico no es nuevo para Álvaro Saborío, solo que esta vez será diferente.

Es un partido que el atacante espera con muchas ansias y que lo hará escribir un capítulo más en su historia, al incluir su nombre en el listado de jugadores que coleccionan la experiencia de vivir el partido más esperado del fútbol nacional desde ambos bandos.

Liga Deportiva Alajuelense visitará a Saprissa este sábado, a las 8 p. m. y será la primera vez en la que Saborío portará el escudo la institución rojinegra en un duelo contra los morados, en ese pulso entre los equipos que reúnen a las aficiones más numerosas del país.

El artillero no se había referido a su primer clásico como manudo, pero accedió a contestar unas consultas de La Nación y lanzó esta confesión: “Para mí sería muy lindo ayudar a la Liga a ganar el partido”.

Algunas sonrisas en las prácticas lo delatan, así como otras acciones fuera de la cancha.

Saborío está disfrutando al máximo ser parte de Alajuelense y también tiene algunas características que llaman la atención de quienes ven a menudo ciertos comportamientos, como el hecho de que le gusta compartir bastante con los más jóvenes del equipo y tratar de transmitirles parte de las experiencias que ha vivido.

Álvaro Saborío espera con ansias el clásico. Fotografía: Prensa Alajuelense
Álvaro Saborío espera con ansias el clásico. Fotografía: Prensa Alajuelense

Eso evidencia su compromiso con el club, en una de las etapas en las que vive el fútbol con alegría, porque se siente privilegiado por estar en donde se encuentra y por aportar.

Saborío no lo pensó dos veces en darle el sí a Alajuelense y con su actitud, su entrega y su efectividad, muy rápido hizo química con el liguismo.

Una anotación suya en el clásico provocaría revuelo entre los manudos y es algo que no descarta.

“A mí siempre me gusta anotar y cada partido no importa quien sea el rival, voy a tratar de anotar y disfrutar el gol”, indicó Saborío.

Según los registros del periodista y estadígrafo Christian Sandoval, el atacante jugó su primer clásico el 2 de diciembre del 2001, en Tibás, en un partido ganado por Alajuelense con anotación de Harold Wallace.

A partir de ese momento, Saborío sumó 16 presencias en clásicos con los morados en partidos de campeonato nacional, de los cuales, ganó 3, empató 7 y perdió 6. En el Morera Soto marcó cuatro tantos y uno en la Cueva.

También destacó que él es el jugador número 76 que en la historia vistieron las camisas de los dos grandes, Alajuelense y Saprissa; siendo el delantero número 20 que se pone ambas casacas.

Álvaro Saborío está disfrutando al máximo en Alajuelense. Fotografía: John Durán
Álvaro Saborío está disfrutando al máximo en Alajuelense. Fotografía: John Durán

Su presente es Alajuelense y el delantero de 38 años ansía tener participación en lo que será el clásico 327 en la historia del fútbol costarricense.

“Yo respeto mucho a Saprissa, pero quiero que la Liga gane y que yo pueda ayudar a eso”, afirmó Saborío, quien también señaló: “Los clásicos siempre son partidos que atraen mucho y eso hace que sean diferentes, al final valen los mismos tres puntos, pero ganar un clásico es importante”.

El delantero está en el selecto club de los mejores diez goleadores del fútbol nacional, con 141 dardos en la máxima categoría.

Ante Herediano, Álvaro Saborío llegó a 141 anotaciones en la máxima categoría. Fotografía: Alonso Tenorio
Ante Herediano, Álvaro Saborío llegó a 141 anotaciones en la máxima categoría. Fotografía: Alonso Tenorio

Con San Carlos, Saborío le anotó cuatro tantos a la S. El primero fue en Ciudad Quesada, los demás los consiguió en tres de sus últimas cuatro visitas a la casa morada.

En lo que va del Apertura 2020, el atacante suma 354 minutos repartidos en diez partidos y ha festejado cuatro goles manudos. Con la camisa rojinegra sus víctimas han sido Pérez Zeledón, Grecia, Santos y Herediano.

Sigue el clásico, el primero de Saborío con una Liga que el miércoles pasado ensayó por primera vez una pareja de ataque conformada por Jonathan Moya y él.

La propuesta es buena, solo que para que surta efecto y que Alajuelense realmente pueda sacar provecho del juego aéreo con ellos, necesita hacer buenos centros.

Otro plan podría ser que Andrés Carevic opte por nutrir más el medio campo y que juegue con un solo hombre en punta.

Puede ser casualidad, pero las estadísticas indican que cuando Saborío ingresa de cambio es más efectivo con los manudos que cuando lo hace como titular.

Hasta el momento, Alajuelense ha ganado todos sus partidos a domicilio en el Apertura 2020. Empero, esta será su primera salida luego del parón por el brote de la covid-19 que aquejó a los rojinegros.

Otro debutante
Alonso Martínez está a las puertas de jugar su primer clásico. Fotografía: Daniel Sanabria
Alonso Martínez está a las puertas de jugar su primer clásico. Fotografía: Daniel Sanabria

Para Álvaro Saborío será la primera vez que afronte un clásico siendo parte de la trinchera rojinegra; pero para Alonso Martínez, este sábado será su debut en duelo entre manudos y morados.

El futbolista que es oriundo de la Isla de Chira tiene bastante tiempo de pertenecer a Alajuelense, pero es hasta ahora que cuenta con más participación con los erizos.

Si entra en la convocatoria de Andrés Carevic para este sábado, afirma que será un sueño hecho realidad para él.

“Todos deseamos jugar el clásico, yo soy uno de esos. Si el profe me da la oportunidad creo que lo voy a disfrutar mucho, con mucha responsabilidad y siempre vamos a ir a sacar los tres puntos a Saprissa. Va a ser un duelo difícil, pero estamos confiados en que podemos ir a ganar”, reseñó Martínez.