Daniel Jiménez, Steven Oviedo. 30 abril, 2017
Jugadores de Herediano y Saprissa protagonizaron una bronca luego del pitazo final el pasado sábado.
Jugadores de Herediano y Saprissa protagonizaron una bronca luego del pitazo final el pasado sábado.

Que el juego entre Saprissa y Herediano termine en pleito se volvió costumbre, pero el del sábado anterior no quedó en la cancha, sino que llegó hasta los camerinos.

Una vez que jugadores de ambos equipos protagonizaran una gresca en el campo, los futbolistas Óscar Esteban Granados, del Team, y Fabrizio Ronchetti, de la S, corrieron hacia sus vestuarios, pero quedaron en un cara cara, separados solo por un portón y un miembro de seguridad privada que poco podía hacer. Ambos futbolistas se insultaron, pero no pasó a más.

Simultáneamente, en las afueras de la puerta del camerino florense, Miguel Segura, entrenador de porteros de ese equipo, le gritaba de todo al cuarteto arbitral, encabezado por el central Keylor Herrera.

En ese momento, Javier Arroyo, utilero del cuadro visitante, intentaba poner su mano en la boca de Segura para callarlo y así evitarle una sanción.

Situación similar vivieron jugadores como Johnny Acosta, Jairo Arrieta y Keyner Brown. Todos ingresaron molestos por lo sucedido en la acción final del llamado Clásico del buen fútbol. Ellos reclamaban que nunca existió falta en el penal pitado por Herrera al minuto 90; sin embargo, es muy claro que Brown jaló con fuerza de la camiseta de Anllel Porras dentro del área.

Los futbolistas que no tuvieron participación en el cotejo, como Elías Aguilar y José Miguel Cubero, intentaban calmar a sus compañeros, pero les fue difícil.

Minutos después, casi todo el plantel del Herediano observó en las pantallas de la zona mixta del Estadio Ricardo Saprissa la repetición de la jugada de ese penal, que sentenció el 2-2 final del encuentro.

Todos los miembros del plantel herediano concordaron en algo: no fue penal.

El técnico Hernán Medford intentaba calmarse para asistir a la rueda de prensa con la cabeza fría; se mantuvo de pie y conversó con Alejandro Oviedo, jefe de prensa del club, y su asistente técnico Minor Díaz.

Todos ellos observaron el resumen del encuentro y también el análisis arbitral de Teletica Deportes, hecho por Ramón Luis Méndez. Una vez concluyó la transmisión de la televisión, Medford se fue a brindar declaraciones a los medios de comunicación en una rueda de prensa en la que no ocultó su molestia, pero tampoco vociferó contra el arbitraje. De hecho, ni tocó ese tema pese a la consulta de diferentes periodistas.

En el bando morado, Ronchetti y Ulises Segura fueron quienes más perdieron los cabales. Segura con Brown y Ronchetti con Granados.