Steven Oviedo. 25 junio, 2020
Andrés Carevic durante el juego de Alajuelense ante Saprissa. Fotografía: John Durán
Andrés Carevic durante el juego de Alajuelense ante Saprissa. Fotografía: John Durán

Alajuelense está disputando su tercera final de la mano de Andrés Carevic, dos de segunda ronda y una gran final, pero todas tienen la misma particularidad: se le complican a los manudos en los primeros minutos.

Ante el Deportivo Saprissa los rojinegros vieron como la serie se les ponía en contra en apenas 12 minutos por el tanto de Ariel Rodríguez y sintió el segundo golpe en el 27′ debido a la anotación de Esteban Rodríguez.

Esta ya es una historia que vivió Andrés Carevic al mando de Alajuelense, cuando tuvo que jugar dos finales ante el Club Sport Herediano.

La final de la segunda fase del Apertura 2019 se le complicó desde el minuto 14 del juego de ida, cuando Francisco Rodríguez aprovechó un error del portero Adonis Pineda y con un disparo de larga distancia abrió el marcador.

Desde ese momento, no pudo recuperarse de la desventaja y más bien en el 33′ cayó el segundo de los florenses, con los mismos protagonistas, Francisco Rodríguez marcando para el Herediano y Adonis fallando al controlar un balón.

Para la gran final de ese mismo torneo, Alajuelense vio como en la ida volvió a ponerse abajo en el marcador apenas en ocho minutos, gracias al tanto de Ariel Soto, ventaja que aguantaría el Herediano hasta ya muy avanzado el compromiso de vuelta.

Esto sin duda complica las aspiraciones al equipo de Andrés Carevic, pues en una final estar atrás en el marcador es muy difícil de asimilar.

“Creo que en el primer tiempo no lo hicimos bien y en el segundo cambiamos. Tuvimos alguna oportunidad y no la pudimos concretar. Hay que ver algunos detalles y ejecutar para tratar de revertir la situación”, explicó Andrés Carevic, técnico de Alajuelense tras el primer partido de la final.

Si lo vemos como un global, en los cinco partidos de final que ha disputado, la mayor parte del tiempo Carevic ha tenido el marcador de la serie en su contra.

En esos cinco juegos, Alajuelense ha disputado 480 minutos, de los cuales, Carevic ha tenido la serie a su favor solo durante 12 minutos, lo que apenas representa el 2,5%.

Ese lapso fue entre el gol de Jonathan Moya ante los florenses en la vuelta de la gran final del torneo pasado, pero se acabó con el tanto de Yendrick Ruiz que mandó a tiempo extra.

Además, solo ha tenido igualada la serie durante 70 minutos, que representa un 14,6% del tiempo y durante 398 minutos ha ido por detrás de su adversario, un equivalente al 82,9%.

Alajuelense empezará el juego de este lunes con el marcador en contra y necesita dos goles para poder llevar el partido a tiempo extra y tres para ganarse el derecho de jugar dos partidos más ante Saprissa.