Columnistas

El tren: ya es hora

Cuando he presentado este tema, generalmente recibo cuatro preguntas que quiero dejar respondidas aquí

Seguro es que me hace falta oír su pito y sentir su peso al pasar cerca de mi casa, pues crecí a 50 metros de Ambos Mares, aquella pulpería bautizada por un genio que entendió que el punto de convergencia del ferrocarril eléctrico al Pacífico y la Northern Railway Company era, efectivamente, la unión logística del Atlántico y el Pacífico.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.