10 febrero, 2005
 Este terreno en Las Mesas de Orotina, en Alajuela, a 4 kilómetros de puerto Caldera, reúne condiciones para un nuevo aeropuerto. Si se escoge esta finca, las obras empezarían apenas en el 2020. En verde. | JORGE UMAñA / PARA LA NACIÓN
Este terreno en Las Mesas de Orotina, en Alajuela, a 4 kilómetros de puerto Caldera, reúne condiciones para un nuevo aeropuerto. Si se escoge esta finca, las obras empezarían apenas en el 2020. En verde. | JORGE UMAñA / PARA LA NACIÓN

Para el año 2020 estaba previsto que el país estrenara un nuevo aeropuerto internacional que sustituyera al Juan Santamaría.

Sin embargo, los atrasos en la construcción de la carretera Ciudad Colón-Orotina y la sucesión de gobiernos que no escogen un terreno apto en el Pacífico Central para la terminal, provocan que la obra se retrase y que aún hoy no haya una fecha prevista de inauguración.

Mientras tanto, el reloj no se detiene y los años de vida útil del Santamaría parecen culminar en el 2020.

Para entonces, la estructura por fin remodelada del aeropuerto actual no será capaz de soportar el volumen de pasajeros que se prevé van a llegar.

Lo último que se mencionó en la prensa del nuevo aeropuerto internacional data del año 2000, cuando se estimó que Cascajal de Orotina, en Alajuela, era un sitio apto para levantar la terminal.

Cinco años después, el actual viceministro de Transportes, Roberto Arguedas, aseguró que las prioridades de la Dirección de Aviación Civil se concentran en terminar la ampliación del Santamaría y darle mantenimiento a las pistas remotas que utilizan con más frecuencia los turistas.

"Aunque la necesidad de un nuevo aeropuerto está advertida, sería fantasioso decir cuándo se va a construir si aún no hemos resuelto lo del Juan Santamaría", dijo Arguedas.

Vieja historia

Desde 1996 la firma consultora estadounidense Tams Inc. le recomendó a Aviación Civil que trasladara la administración del aeropuerto Juan Santamaría a manos privadas, mientras se construía una terminal nueva, que empezara a funcionar en el 2020.

Ya en el 2000 se habló de que los terrenos más viables estaban en el Pacífico Central costarricense: Tárcoles, en Garabito; Pitahaya de Puntarenas y Orotina, en Alajuela.

Desde entonces parece que la selección de la finca quedó en el aire.

La oficina de prensa del Ministerio de Obras Públicas aclaró que en los próximos años se pretende tener un historial geológico, hídrico y del comportamiento de los vientos en la zona de Orotina.

Por ahora, el proyecto cuenta con presupuesto.

En el contrato de gestión interesada del aeropuerto Juan Santamaría se estipuló que una parte de los ingresos anuales que generara la terminal se destinarían para los estudios de desarrollo de la nueva terminal.

Según Alterra, desde el 2001, -cuando empezó a ejecutarse el contrato- y hasta la fecha, ya se acumulan $4 millones.

No obstante, el avance del proyecto dependerá de cuándo se construya por fin la carretera a Orotina, que está diseñada para dos carriles y que actualmente se encuentra varada.

Roberto Arguedas reconoció que esta vía, planeada hace 25 años, no incorpora la necesidad de una terminal aérea.

Por eso, aún no se prevé que la ruta se amplíe a cuatro o seis carriles, para que soporte el volumen de tránsito que generaría un aeropuerto internacional.