Kimberly Herrera. 16 abril
La Asociación beneficia a aproximadamente 100.000 personas por mes. Fotos: Mayela López
La Asociación beneficia a aproximadamente 100.000 personas por mes. Fotos: Mayela López

La crisis por la pandemia de covid-19 obligó a cerrar muchos establecimientos. Por el contrario, en la Asociación Obras del Espíritu Santo es cuando más que nunca las puertas permanecen abiertas.

La razón es sencilla, son muchas las personas que dependen de esta ayuda para comer y sobrevivir, sobre todo en épocas tan difíciles como esta, cuando disminuyen los trabajos y por lo tanto, los ingresos de miles de familias.

Por esa razón, los 58 centros de cuido, albergues y comedores en el país siguen en funcionamiento, como confirmó Sergio Valverde, sacerdote que dirige la organización.

Para dar abasto a tanta necesidad, la Asociación ha recibido frutas, legumbres y verduras de productores que no pudieran exportarlas debido a la mismas restricciones y medidas establecidas por la pandemia.

La limitación transformada en generosidad ha permitido dar más de estos productos a la población que atiende.

“Nuestra institución no cierra nunca. Nos motiva que las empresas nos donen producto, porque nuestra meta es atender a toda esta población de alto riesgo social, porque son nuestro norte, es una población que amamos y por la que luchamos los 365 días del año. Las empresas ven todo documentado, los ingresos y los egresos y ven la organización que llevamos”, comentó el religioso.

Eso sí, Valverde fue enfático en que están acatan todas las medidas de protección del Ministerio de Salud para evitar que se propague el contagio entre las personas a quienen brindan alimento.

Para continuar alimentando a la población vulnerable se han adaptado los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud. Fotos: Mayela López
Para continuar alimentando a la población vulnerable se han adaptado los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud. Fotos: Mayela López

Por ejemplo, organizaron diferentes horarios en los comedores, para que las personas no se conglomeren. También instalaron pilas en las afueras de la Asociación para que todo aquel que va a comer se lave las manos antes; y en las diferentes edificaciones cuentan con alcohol en gel y desinfectante para las suelas de los zapatos.

Valverde aseguró que mensualmente se ven beneficiadas unas 100.000 personas, de los cuales 72.000 son niños de diferentes puntos de San José, Alajuela y Puntarenas.

Para el fin de semana tienen previsto entregar almuerzos a los habitantes en situación de calle en el centro de San José.

Productores de verduras, frutas y legumbres les han donado su producto para que no se pierda. Foto: Mayela López.
Productores de verduras, frutas y legumbres les han donado su producto para que no se pierda. Foto: Mayela López.