Carlos Láscarez S.. 4 abril

La campaña de vacunación extraordinaria contra el sarampión logró proteger a casi 770.000 niños en todo el país, según informó la Caja Costarricense de Seguro Social.

Según la entidad, se cubrió al 96% de la población objetivo, que contemplaba a todos los niños entre un año y tres meses y menos de 10 años en todo el país.

Los niños menores de 10 años fueron el objetivo primordial de las autoridades médicas de la Caja en todo el país. Foto: CCSS
Los niños menores de 10 años fueron el objetivo primordial de las autoridades médicas de la Caja en todo el país. Foto: CCSS

La vacunación había iniciado el 12 de diciembre y concluyó el pasado 31 de marzo. En esta ocasión la entidad invirtió $1,2 millones (¢735 millones) y adquirió 770.000 dosis.

Así lo dieron a conocer el ministro de Salud Daniel Salas Peraza y Román Macaya Hayes, presidente ejecutivo de la CCSS, tras conocer el informe de cierre de dicha jornada, en virtud del incremento de casos de sarampión que se registran en el mundo.

“Este porcentaje de cobertura le ayuda al país a tener mayor capacidad de inmunidad de rebaño, para reducir el número de personas susceptibles a infectarse con el virus del sarampión",manifestó Salas.

El jerarca de salud añadió que ese porcentaje se encuentra dentro del rango óptimo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cual, según ese organismo internacional, tendrá que ser igual o superior al 95%.

La Caja Costarricense de Seguro Social adquirió para esta campaña un total de 770.000 dosis. Foto: CCSS
La Caja Costarricense de Seguro Social adquirió para esta campaña un total de 770.000 dosis. Foto: CCSS

De acuerdo con la CCSS, con ese porcentaje logrado se reduce la cantidad de población susceptible, pues se calcula que anualmente queda un cúmulo de niños y niñas que no quedan inmunizados con el esquema vigente en el territorio nacional: 15 meses y 7 años de edad.

Por su parte, Macaya dijo que ‘este porcentaje es un tributo al esfuerzo de grupos de trabajadores de la CCSS que buscaron a la población objetivo por todos los medios, casa por casa, en motos, en caballo, mula, a pie y hasta cuadraciclos’.

El presidente ejecutivo también destacó el esfuerzo y la voluntad de padres, madres, abuelos y encargados para aceptar la vacunación y no poner ninguna barrera como sucede en otros países del mundo.

Leandra Abarca Gómez, doctora coordinadora del Programa de Inmunizaciones de la CCSS, aseguró que esto explica también que los progenitores hicieron caso omiso de los argumentos esgrimidos por los grupos antivacunas y tomaron la decisión de proteger a la población contra la mortal enfermedad.

¿Qué es y cómo se contagia?

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa y grave causada por virus que se propaga fácilmente por el aire a través de gotas procedentes de la nariz, boca o faringe (como la tos y los estornudos) de las personas infectadas.

Los síntomas de esta enfermedad comienzan, generalmente, entre 8 y 12 días después de la exposición al virus, y entre los más comunes figuran las erupciones en la piel, que por lo general inician en la cabeza y se extienden a otras zonas, desplazándose cuerpo abajo.

También la picazón, los ojos rojos y llorosos, tos, fiebre alta, sensibilidad a la luz (fotofobia), dolor muscular, conjuntivitis y secreción nasal.

Además de dolor de garganta y diminutas manchas blancas dentro de la boca (manchas de Koplik).

Tales síntomas pueden producir complicaciones graves en todos los grupos de edad. Empero, los niños menores de cinco años y los adultos mayores de 20 años tienen más probabilidades de sufrir consecuencias más severas.

Estas complicaciones incluyen infecciones de oído y diarrea, neumonía (infección de los pulmones), encefalitis (inflamación del cerebro) y ceguera. Algunas de estas afecciones pueden llegar incluso a causar la muerte.

En el caso de las embarazadas, el sarampión puede provocar embarazos prematuros y el nacimiento de bebés con bajo peso.