Natasha Cambronero. 13 marzo
En el expediente que tiene el Ministerio Público consta esta imagen, en la cual aparece una bolsa plástica con fajos de billetes, al parecer, de la campaña de Restauración Nacional.
En el expediente que tiene el Ministerio Público consta esta imagen, en la cual aparece una bolsa plástica con fajos de billetes, al parecer, de la campaña de Restauración Nacional.

Personas que trabajaron en el corazón de la campaña del excandidato Fabricio Alvarado le relataron al TSE cómo el comando recibía dinero en efectivo, principalmente en fajos de $1.000, para pagar proveedores y empleados sin que ese flujo de recursos conste en los registros que exige la legislación electoral para conocer el origen de los fondos.

Así consta en la denuncia que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) le remitió al Ministerio Público sobre el financiamiento de la campaña del Partido Restauración Nacional (PRN), en la que se concluye que circuló dinero cuya procedencia se desconoce y con un mecanismo que propicia la opacidad: el manejo de efectivo.

Un testimonio también señala la convocatoria de cenas de recaudación en hoteles y restaurantes capitalinos, en las que habría participado Fabricio Alvarado, aunque el partido le reportó al TSE donaciones por menos de ¢7 millones en efectivo y ¢12,7 millones en especie.

A su vez, el TSE encontró tres proveedores que confirmaron haber recibido $96.000 (¢59,5 millones) en efectivo sin que aparecieran en los registros del partido.

(Video) Dinero en efectivo llegaba en 'bolsas’ a sede de campaña de Fabricio Alvarado

El informe atribuye el movimiento del dinero al jefe de campaña, Juan Carlos Campos, y al cercano colaborador de Fabricio Alvarado, el abogado Jonatán Picado. Ambos alegan que todo lo que se dice, es falso.

“En la casa de campaña (en Sabana norte, San José) se manejaba mucho dinero en efectivo. Jonatán Picado traía las bolsas de dinero en efectivo a la casa de campaña y siempre era en dólares (…). Ingresaba con bolsas negras del BAC y el dinero venía en paquetes de $1.000”, afirmó una exempleada de Restauración Nacional de apellido Fernández, quien era una cercana colaboradora de Juan Carlos Campos.

La versión de ella coincide con la que también brindaron al TSE el primo de Fabricio Alvarado, Luis Alonso Naranjo, y su esposa, Paula María Lucas, quienes fueron proveedores y cercanos colaboradores de la campaña en la parte de producción, gestión prensa y manejo de agenda del candidato.

Naranjo dijo que “algunos días me tocaba llegar a la casa de campaña para ver algunos temas y me sentaba en la sala principal de reuniones y observaba a Jonatán Picado contando dinero en efectivo y yo procedía, en son de broma, a hacer comentarios tipo ‘vos invitás al almuerzo’. Y procedí a preguntar cómo estaba el estatus de mis servicios, a lo que él me respondía ‘esta semana sin falta te resuelvo’. Me pareció interesante que él fuera ahora la persona encargada de resolver, pues nunca tuve claro quién era el tesorero de la campaña”.

Mientras, Paula Lucas le relató al Tribunal: “Jonatán le decía a Juan Carlos Campos que había conseguido equis monto de dinero”.

“No podemos precisar los orígenes de estos recursos. Por lo menos en tres ocasiones pude ver a Jonatán contando dinero en una mesa en la casa de campaña, pude ver cómo se realizaban pagos a funcionarios de la casa (de campaña)”, declaró Naranjo.

No obstante, Paula Lucas aseveró: “Yo, como manejaba la agenda (de Fabricio Alvarado), tenía información de las actividades que el candidato Fabricio Alvarado iba a tener. Directamente no estuve en algún evento; no obstante, Juan Carlos Campos me indicó que lo que se coordinaban eran cenas a las que iba el candidato, el jefe de campaña, Jonatán Picado, cenas privadas. El detalle que Juan Carlos Campos facilitaba directamente indicaba ‘cena de recaudación de fondos’”.

Entre los empleados que habrían recibido efectivo, Luis Alonso Naranjo mencionó a los periodistas Juan Diego López y Mónica Quirós.

(Video) Equipo de campaña de Fabricio Alvarado pagó $65.000 a empresas al margen del Código Electora

La Nación llamó a López para conocer si él había recibido pagos en efectivo. Él respondió: “El tema que me consulta se encuentra en las instancias correspondientes, prefiero no referirme a ello para no entorpecer ese proceso”.

Quirós, por su parte, aseguró que ella trabajó de manera voluntaria, que no tenía interés de recibir ningún pago y que su contacto directo era Juan Carlos Campos.

“No había dinero de por medio, solo fue por amor a la patria, en realidad fue amor al país básicamente porque creía mucho y creo en los valores promovidos por Fabricio y sigo creyendo que el país realmente necesita un candidato cristiano”, declaró.

El 24 de marzo del 2018, el entonces candidato presidencial Fabricio Alvarado visitó Hatillo, en San José. Foto: Diana Méndez
El 24 de marzo del 2018, el entonces candidato presidencial Fabricio Alvarado visitó Hatillo, en San José. Foto: Diana Méndez
Le encargaron cuidar las bolsas

En otra parte de su relato, la colaboradora Fernández afirmó que a ella le encargaron cuidar las bolsas de dinero y, en una oportunidad, hacer un pago del hotel Real Intercontinental, en Escazú.

“Un par de veces Jonatán me dejó cuidando las bolsas de dinero mientras llegaba Adriana Hernández (la asistente del jefe de campaña), que era la que manejaba los dineros”.

En cuanto al pago del hotel, citó: “Ese día, la cancelación se hizo en efectivo, con dinero que me dio Juan Carlos Campos en efectivo, en dólares, y yo lo entregué directamente a Pamela (ejecutiva del Intercontinental) en el hotel. El dinero que se me entregó era por el monto completo del pago”.

También, afirmó que personal de la agencia de publicidad, Repúblika Independiente, estaba en la sede de campaña y que ellos pudieron conocer la forma en que ingresaban los recursos: “Pienso que pudieron haber visto en algún momento entrar a Jonatán Picado con las bolsas de dinero o contando dinero en las mesas”.

“Siempre había dinero en efectivo en la casa de campaña, desconozco la regularidad con la que ingresaban las bolsas de dinero”, agregó.

Sorpresa por un sobre con dinero

Parte del relato de Paula Lucas también señala lo siguiente:

“El 26 o 27 de marzo (del 2018) estábamos en la casa de campaña y comenté que el fin de semana anterior una persona, estando en la casa club de Pavas, quiso entregarle un sobre con dinero a Ivonne Acuña (elegida por Restauración y actual diputada del bloque Nueva República). Mi comentario fue de sorpresa, porque no estaba familiarizada con este tipo de manejo de dinero”, declaró Lucas.

“En su momento, una persona de las que se encontraba en el lugar me dijo que eso era normal en la política, que mucho de las donaciones eran por favores políticos, dinero del narcotráfico o de lavado de dinero, esto me asustó mucho a una semana de las elecciones".

Pagos en efectivo por $96.000 a tres empresas

El Tribunal identificó a tres empresas a las cuales el comando le pagó en efectivo y en dólares.

La dinámica en los tres casos fue la misma. Según el informe del TSE, Juan Carlos Campos contrató a las firmas de manera verbal a nombre del partido o de su empresa One Sports y, posteriormente, los pagos los hizo Campos o su asistente en la sede de campaña en Sabana norte.

Así ocurrió con la firma Repúblika Independiente, a la cual se le contrató el servicio de generación de contenido para Facebook e Instagram de las páginas de Fabricio Alvarado y su esposa, Laura Moscoa, así como el manejo de la cuenta de Alvarado, en Twitter. En total, esa firma facturó $61.111 (¢37,9 millones) y se le pagaron en varios tractos, en efectivo.

Esa misma dinámica ocurrió con la compañía 4AM Saatchi &Saatchi, a la cual se le pagaron $30.000 (¢18,6 millones), en efectivo, en cuatro tractos, por la prestación de servicios en producción de pautas publicitarias.

La tercera empresa que confirmó el pago en efectivo fue Data24Lab, la cual recibió $5.000 (¢3,1 millones) por el servicio de monitoreo de redes sociales.

El exjefe de campaña de Fabricio Alvarado, Juan Carlos Campos. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal
El exjefe de campaña de Fabricio Alvarado, Juan Carlos Campos. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal
‘No hay estructura paralela, es una gran falsedad’

Consultado por este medio, Juan Carlos Campos negó que existiera una estructura paralela e insistió en que su empresa One Sport fue la que pagó a los proveedores y no existió dinero de terceros.

“Aclararte que no hay estructura paralela, es una gran falsedad. No es cierto que se pagó con dineros de terceros, todo pago que hizo One fue con fondos de One, cuando el Partido pretendió desconocer, no firmar ni pagar los contratos que sí conoció perfectamente de gente honrada y humilde que trabajó”, manifestó Campos.

Sobre el dinero en efectivo, su abogada Gloriana Valladares agregó que “no existe, ni existió absolutamente nada irregular”, pero que sobre ese tema solo se va a referir en los estrados judiciales y que este miércoles presentará prueba ante el Ministerio Público para desacreditar la denuncia del TSE.

“Sobre eso no me voy a referir, voy a esperar a que se vaya evacuando la prueba y eventualmente determinar si nos pronunciamos al respecto”, declaró Valladares.

Jonatán Picado, por su parte, negó que él haya manejado dinero en la campaña, cuestionó las pesquisas del TSE y enfatizó que demostrará su inocencia ante los tribunales de justicia y que se pone “a las órdenes de la Fiscalía”.

“Es totalmente falso y creo que la lógica lo enseña, ¿qué yo entre con bolsas de dinero?, ¿qué son bolsas negras de dinero? Ridículo, completamente ridículo, ¿cuánto dinero cabría en una bolsa? Tratar de decir que yo ingresaba con bolsas de dinero es totalmente falso. Pero también es totalmente falso decir que los pagos se hacían con dinero que yo suministrara.

“Confío en la Fiscalía, confío en los Tribunales de Justicia y no tengo ningún temor de abrir toda mi vida, voy a ir hasta las últimas consecuencias con las personas que están mintiendo, no voy a dejar que se ensucie mi nombre".

“Falso, de ninguna manera, nunca dí plata para pagar un proveedor, nunca recibí dinero, y yo lo que doné se reportó al partido y el partido lo reportó al TSE”, afirmó Picado.

‘Presuntos responsables’

Ante el Ministerio Público, el TSE denunció “el aparente uso de una estructura paralela para la obtención de recursos, gestión de pagos y contratación de servicios” durante la contienda electoral del 2018, al margen de las obligaciones legales y los controles establecidos por Restauración Nacional.

La legislación electoral, establece la obligación de canalizar todos los aportes privados –solo de personas físicas–, por medio de los miembros del comité ejecutivo del partido o por las personas que ellos designen. Y fija la obligatoriedad de depositar todas las contribuciones en una sola cuenta bancaria de la agrupación y reportar esos ingresos al TSE.

El incumplir esos dos requerimientos podría constituir en una de las violaciones establecidas en el artículo 274 del Código Electoral, la cual se sancionaría con penas de dos a cuatro años de cárcel.

Con base en los testimonios, el TSE denunció ante la Fiscalía que la campaña de Fabricio Alvarado se habría financiado por medio de mecanismos de recaudación de fondos contrarios a los que establece la legislación electoral.

Al mismo tiempo, el Tribunal menciona vínculos de la campaña de Alvarado con el personal de la empresa de Campos, One Sports Costa Rica.

"Se logró acreditar que el equipo de trabajo liderado por Juan Carlos Campos Hernández gestionó la contratación verbal con diversos proveedores de servicios relacionados con actividades político-electorales (publicidad, producción, audiovisual, manejo de redes sociales y generación de contenido digital, entre otros), que fueron cancelados con dinero en efectivo (la mayoría en dólares) a través de la señora Hernández Valverde, quien es empleada de la empresa One Sports.

“(...) En línea con lo expuesto, la investigación logró evidenciar también que en el local utilizado por este equipo de trabajo, ubicado en Sabana Norte, el señor Jonatan Picado León trasladó considerables sumas de dinero (dólares) con el objetivo de cancelar los gastos derivados del procesos electoral”, señala la denuncia en manos de la Fiscalía.

El Tribunal constató que Campos se encargó de contratar al menos tres proveedores, a los cuales además les pagaron, en conjunto, poco más de $96.000 (¢59,5 millones) en efectivo.

Esos desembolsos no aparecen en la liquidación de gastos que Restauración entregó al TSE y tampoco figuran como donaciones de Campos y Picado ante las autoridades electorales y ante la cúpula de Restauración, lo cual es una obligación, de acuerdo con el Código Electoral.

Ante el TSE, solo aparece que Juan Carlos Campos donó ¢2,2 millones en el alquiler de la sede de campaña en Sabana Norte y que Jonatan Picado contribuyó con ¢8,2 millones por concepto del alquiler de un vehículo para la campaña, el pago de diversos eventos en hoteles, viajes, entre otros.

Además, en reiteradas ocasiones, el presidente y diputado de la agrupación, Carlos Avendaño, ha dicho que Campos y Picado no tenían la autorización para recibir contribuciones y donaciones, y para realizar pagos, pues esa potestad solo la tenía el comité ejecutivo del PRN.

“Los principales responsables del aporte y uso de dinero, en efectivo, para cancelar bienes y servicios de carácter político electoral a favor del excandidato presidencial Fabricio Alvarado serían los señores Juan Carlos Campos Hernández y Jonatan Picado León.

“(...) Se presume que los dineros en efectivo aportados y manejados por los señores Campos Hernández y Picado León fueron entregados con carácter de liberalidad (donación) pero su origen es desconocido”.

“De las pruebas analizadas hasta el momento, se tiene que esta presunta estructura paralela, que funcionó prácticamente como comando de campaña al margen de los controles que impone el sistema normativo electoral, manejó importantes sumas de dinero en efectivo que se utilizaron para cancelar bienes y servicios para apoyar la gestión política del excandidato Alvarado Muñoz”.

“Además, que las únicas donaciones reportadas al PRN por parte de los señores Campos Hernández y Picado León al PRN no incluyen los bienes contratados y descritos en el apartado anterior, ni se tiene noticia de registros contables o gestiones formales que corroboren –fehacientemente–, la existencia de cuentas por pagar (créditos) a favor de estos señores por el uso de esos recursos”, señala la denuncia del tribunal electoral.

En la denuncia del TSE también se menciona el caso del publicista y productor, Giovanni Bulgarelli, quien asegura que a él le quedaron debiendo dos facturas por $150.350 (¢93,2 millones) y que fue contratado por Juan Carlos Campos, "quien “pactó que el precio se cancelaría en dólares”.

La semana pasada, él había dicho a este medio que Restauración le debía aproximadamente ¢40 millones.

“Con motivo de la segunda ronda electoral y en forma paralela a esta estructura oficial partidaria, un equipo de trabajo conformado alrededor del excandidato Fabricio Alvarado Muñoz y liderado por los señores Juan Carlos Campos Hernández y Jonatan Picado León, recolectaron y manejaron dineros en efectivo que utilizaron para cancelar diversos servicios de carácter político-electoral contratados en forma verbal con proveedores, con el objetivo de articular la logística y estrategia que giró alrededor de la candidatura del señor Fabricio Alvarado Muñoz”, concluye la denuncia del órgano electoral.

El caso se tramita ante la Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, donde existen dos expedientes relacionados con “las actuaciones del PRN” en las pasadas elecciones presidenciales.

Colaboró el periodista Gustavo Arias Retana.